CIUDADANA RADIO

En Ciudadana Radio, último libro de José Ignacio López Vigil, encontrarás anécdotas y mil recursos prácticos para llevar tu radio al primer lugar de audiencia.

Publicado el 14 de abril de 2013 a las 00:00


Y sucedió que cuando la unidad móvil de la radio iba de regreso, en la misma entrada de Jaén se cruza con un carro patrullero junto a un grifo de gasolina. Dos policías, en horas de trabajo, bebiendo cervezas y en la gran farra.

—Esto hay que denunciarlo ahora mismo —dijo Roxana Robles, la del programa En Familia.

—Para que no vean la antena de la móvil, compremos una tarjeta de teléfono y llamamos a la radio.

Va Roxana a la tienda de enfrente a comprar la tarjeta y hete aquí que se topa nada menos que con el comandante de la policía de carreteras. Ahí estaba como un gran pachá, rodeado de odaliscas, bajándose una cerveza tras otra, el rey del puterío.

—Aquí tiene su tarjeta —dice la dueña—. Si quiere usar este teléfono…

—No, mi señora, muchas gracias. Con permiso…

Roxana salió y la única cabina telefónica estaba a tres metros del carro patrullero donde los otros oficiales seguían la parranda.

—Dame pase que tengo una bomba —dijo Roxana en voz bajita para que no lo escucharan los policías a sus espaldas.

—¡Adelante, unidad móvil, desde la entrada de Jaén!

El asunto es que tanto en la tienda donde acicalaban al comandante, como en un local de la otra esquina donde venden carne seca, tenían sintonizada Radio Marañón a buen volumen.

—Amigos y amigas, ¡las cosas de la vida! Mientras en Chontalí el suboficial Cornejo pide a gritos una movilidad para erradicar la delincuencia, en Jaén nos damos el lujo de tener policías juergueros. El carro patrullero placa 2196 está bien cuadrado junto al grifo Vanesa. Estamos viendo a los uniformados, con armas y en horas de servicio, bebiendo cervezas. Y para colmo, el comandante de carreteras Olmos-Corral Quemado se encuentra en el bar de enfrente en una farra todavía mayor.

Cuando los tombos —léase policías— se dieron cuenta que era de ellos que se hablaba, escondieron botellas y vasos, las chicas atravesaban la avenida, blusas abiertas, corre para aquí, para allá... Los de la radio también arrancaron su camioneta. Como Roxana es chatita, la alzaron en hombros, la metieron en la parte de atrás, y salieron zumbando.

Anécdotas como ésta y mil recursos prácticos para llevar tu radio al primer lugar de audiencia en… CIUDADANA RADIO : El poder del periodismo de intermediación, José Ignacio López Vigil. 286 páginas. Precio: $10 (no incluye correo) Más información en: ignacio@radialistas.net o descarga su versión digital aquí.


Imagen de: http://www.flickr.com/photos/lafundicio/5383635755/

Hay 1 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
  • Jajajajaja ¡Qué friega le acomodaron a esos malos servidores públicos, bien hecho! Urge esa clase de periodismo comprometido con el pueblo.

    Ant2011, MEXICO, MX.

    11 de abril de 2013 a las 00:00
    Responder