UNA MINA DE CORAJE

La increíble historia de la radio minera Pío XII, en Bolivia.

Publicado el 30 de mayo de 2011 a las 00:00

La primera parte de la historia de Radio Pío XII, emisora situada en el campamento Siglo XX de Bolivia, fue escrita hace más de 25 años. Los testimonios de mineros y amas de casa, de periodistas y locutoras, y de tres emblemáticos directores que marcaron esta etapa de la radio fueron recogidos en el libro “Una Mina de Coraje”.

¿Qué cambió en la Pío? —se preguntaba el director de la radio, el sacerdote Roberto Durette—. Quizás los enemigos. Antes, los obreros nos tiraban la dinamita. Luego fueron los militares, los poderosos, los que nos trataron de acallar. Es que nos habíamos puesto del lado del pueblo. O mejor, fue el pueblo el que nos jaló, nos puso junto a ellos. A la Pío la cambiaron, la convirtieron, los mineros, los señoras, los campesinos, la lucha popular. El pueblo boliviano es una mina de coraje. Arruinaron la plata y el estaño, saquearon todo, menos el coraje de este pueblo. Ellos nos hicieron entender el Evangelio y el riesgo de la fe. Porque el pueblo está desarmado, paga la cuota alta de la represión. Y ponerse junto al pueblo es hacerse vulnerable, vivir su mismo sobresalto. Hemos pasado muchos momentos malos, sí. Nos han golpeado fuerte. Pero no acaban con nosotros. Aquí estamos, pues. Resistimos.

Un libro testimonial que mantiene plena vigencia. Por esto, en RADIALISTAS hemos querido digitalizarlo y subirlo a la web para que todo el mundo pueda descargarlo gratuitamente y conocer esta sorprendente historia.

Falta por escribir la segunda parte de la historia de Radio Pío XII, tan increíble y heroica como la primera. Algún día se hará.

Visita Radioteca y descarga más libros y manuales.

BIBLIOGRAFÍA
José Ignacio López Vigil, Una Mina de Coraje, ALER-Pío XII, Quito 1984
Hay 7 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.

  • Si los medios de comunicación social serían verdaderamente objetivos como dicen ser, sería otra cosa, pero la hipocresía de estos vendepatrias sólo les hacen repetir como loros, bajo el mando de los yanquis, que los medios deben ser imparciales, jajaja, cosa más absurda, haber si un familiar está en problemas y nosotros sólo tenemos que mirar y decir, "bueno yo debo ser imparcial y no debo meterme porque no es mi problema", ya ves que esta tontería de la objetividad de los medios no vale. Como decía Pooper, los medios debería tener un control para la difusión de notas, y sobre todo en control de programas basuras, y sí dar importancia a los problemas sociales y a los educativos.

    Elvis Guillermo, HUÁNUCO, PERÚ.

    30 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • Es importante la lucha y el coraje de todos trabajadores Bolivianos en especial su unidad-organizacion mas fuerte de la COB.(central obrera boliviana,es un ejemplo a seguir para los Peruanos-tener gobiernos progresistas a favor de las grandes mayorias y contar con medios masivos del pueblo luchador-NO q" esten en manos de los monopolios capitalistas neoliberales q" nos hunden y degeneran...mas ---

    Candelario Vera , PTO.MALDONADO, PERÚ.

    29 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • ¡Qué bieeeeeen! Al libro impreso lo leí como cuatro veces; con el digital, va la quinta (y confirmamos aquello de que "no hay quinto malo"). Espero con ansias la segunda parte prometida, ojalá llegue pronto.  Felicitaciones, abrazo fuerte a cada una y cada uno.

    Martha Susana Bravo, RIOBAMBA, ECUADOR.

    29 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • ¡Qué lindo aporte!, querido José Ignacio. Busqué el libro por aire, mar y tierra y no lo ubicaba por ninguna parte. Continúo creyendo que hace falta una reedición de este tremendo aporte a la historia de la radio boliviana y latinoamericana, pero, mientras tanto, la edición digital llenará el vacío. Un gran abrazo.

    Guimer Zambrana, LA PAZ, BOLIVIA.

    30 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • José Ignacio gracias por el regalo que nos has hecho con "Una Mina de Coraje". Qué hermosos ejemplos de generosa entrega por los sufridos hermanos trabajadores mineros bolivianos. Que esas vivencias nos animen a todos los comunicadores a asumir en cada rincón de esta Patria Grande, nuestra auténtica misión de ser voz de los que no la pueden poner en los medios manejados por los oligopolios. Anhelante quedó atento a la entrega de la segunda parte de este esperanzador documento.

    Alfonso Zúñiga , TEMUCO, CHILE.

    31 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • Parte de la historia de la radio también la cuenta el libro: "Si me permiten hablar, testimonio de Domitila..." y sobre todo cuenta la lucha de las mujeres de los mineros de Bolivia, la defensa de sus derechos y la opresión del sistema.

    Leonardo Armella, ABRA PAMPA, ARGENTINA.

    31 de mayo de 2011 a las 00:00
    Responder

  • Queridos Radialistas, sumemos producciones viejitas para recuperar nuestra rica historia como radios comunitarias. Abrazos.

    Cristina Cabral, VIEDMA, ARGENTINA.

    12 de agosto de 2011 a las 00:00
    Responder