CAPÍTULO 12 – ECUADOR Y COLOMBIA, UN SOLO CORAZÓN

Pasaron las hojas del calendario y llegó el 16 de diciembre, primer día de la Novena de Aguinaldos. Los vecinos y vecinas se juntaron en casa de doña Engracia, que había regresado de Tulcán.

Revisar la radionovela completa(enlace) Llegó la noche de las velitas. En Colombia, el 7 de diciembre, víspera de la Inmaculada, las calles se inundan de colores. Los balcones, terrazas y ventanas de las casas se llenan de velas y faroles. Cohetes y fuegos artificiales marcan el inicio de las fiestas navideñas.

EFECTO AMBIENTE DE FIESTA Y COHETES

NARRADOR En casa de Luz Marina y don Rigo, de este lado de la frontera ecuatoriana, tampoco faltaba el alboroto.

LUZ MARINA Vamos, mi gente, no se me queden pasmaos que hoy tenemos rumba
hasta que amanezca.

CANGREJO Pero déjenos probar antes esos buñuelos, Luz Marina, siquiera unito, no se
malita.

RIGO De ley. Antes del baile, un antojito.

ÁNGELA Y antes del antojito, un aguardientico.

CARLITOS ¡Y antes de todo eso, yo quiero la natilla!

EFECTO RISAS Y BAILE

NARRADOR Pasaron las hojas del calendario y llegó el 16 de diciembre, primer día de la Novena de Aguinaldos. Los vecinos y vecinas se juntaron en casa de
doña Engracia, que había regresado de Tulcán.

ENGRACIA Pues yo les agradezco sus oraciones porque mi pariente se recuperó. Y gracias, Angelita, que estuviste vendiendo con mi hijo en el mercado.

RIGO Y sólo les faltó vender las tablas del puesto, doña Engracia.

ENGRACIA Cierto es. En un mes han vendido por un año.

GALO Má, es que donde hay, hay.

ÁNGELA ¡Y donde no hay, se inventa! (RISAS)

ENGRACIA Bueno, vamos al pesebre, a los rezos, que luego vienen los buñuelos de queso… ¡que están pá chuparse hasta los dedos de los pies!

CONTROL MÚSICA NAVIDEÑA

NARRADOR Un día donde doña Engracia y otro día donde el Cangrejo. Un día donde el zapatero colombiano y al otro en casa de la vendedora de lotería. Un pesebre y el corazón lleno de alegría.

UN COLOMBIANO ¿Kiubo, ñaño? Kiubo, pues, ñañita querida? Ey, parceros ¿qué se dice? ¿Qué más?

UNA COLOMBIANA Eh, Ave María, hasta el abuelo vino hoy a la novena.

ABUELO ¿Y me iba yo a perder esta farra? Yo seré sordo, pero no pendejo.

LUZ MARINA (APLAUDE) Eso, abuelo, papaya partida, papaya comida. (RISAS)

NARRADOR Entonces, Ángela Rodríguez, con los ojos radiantes por la emoción y las lágrimas, mandó a callar a todos.

ÁNGELA ¡Ey, un momento, todo el combo!… Un momento de silencio que voy a darles un notición y no es carreta.

RIGO Desembucha de una vez, mija.

ÁNGELA ¡Mi papá llega mañana de Colombia!

TODOS (APLAUSOS, ALBOROTO)

ÁNGELA Hoy hablé con él y, si pasa bien la frontera, mañana al mediodía está con nosotros.

TODOS (APLAUSOS, ALBOROTO)

RIGO Luz Marina, mija, ¿y dónde le vamos a meter, dime?

LUZ MARINA Rigo, de la puerta pá dentro todo es cama, como decimos los pobres. Ya veremos en qué rincón lo acomodamos.

UN COLOMBIANO Pues vamos a echar un brindis por Diego Rodríguez, que lo tendremos bailando vallenato ventiao en esta navidad. ¡Salud!

TODOS BRINDAN Y SE RÍEN

CONTROL MÚSICA NAVIDEÑA

NARRADOR Al día siguiente, con unas horas de retraso, llegó Diego Rodríguez, el padre de Ángela…

ÁNGELA ¡Papá, papito lindo, mi papá!

DIEGO ¡Hija, pensé que no te volvía a ver!… He pasado cosas muy feas y todavía tengo miedo.

ÁNGELA Papá, usted me enseñó que los colombianos le sacamos pelo a un calvo. Ya verá cómo salimos adelante en este país.

CONTROL MÚSICA NAVIDEÑA

NARRADOR Y llegó el 24, la nochebuena, la Navidad. La casa de Luz Marina y Rigo parecía un farol gigante porque Ángela había puesto luces por todas partes, por los bordes de las paredes, por las ventanas, hasta en el techo se encaramó para iluminarla.

EFECTO COHETES

DIEGO ¿Y qué son esos bombazos, Angelita, hija?

ÁNGELA (SE RÍE) No, papá, no son bombas. Son cohetes de fiesta.

DIEGO ¿Estás segura, mija?

ÁNGELA Sí, papito, olvide la paranoia colombiana que aquí la gente puede quemar
fuegos artificiales en la calle. Y los niños, chispitas, como cuando era
chiquita, ¿se acuerda? Hasta las venden en los semáforos, no hay que
tirarse al piso.

NARRADOR Cada quien trajo algo para la cena de Nochebuena. Luz Marina preparó el infaltable ajiaco y Ángela se ocupó de las empanadas, los buñuelos y la
natilla. El Cangrejo se apareció con tamales costeños. Mantecadas
colombianas y quesadillas ecuatorianas. Aguardiente colombiano y
canelazos de Ecuador.

CANGREJO ¡Salud, don Diego, al centro y pá dentro!

CARLITOS ¿Y cuándo abrimos los regalos, ve?

LUZ MARINA Espere, Carlitos, eso se hace a la medianoche, cuando nace el Niño Dios.

ABUELO Oiga, Luz Marina…

LUZ MARINA Dígame, abuelo…

ABUELO Usted dijo el otro día que tenía una sorpresita guardada por ahí. Ya es tiempo que la suelte.

LUZ MARINA Pues… pues escuchen todos, que va con curva y sin freno. Resulta que Galo, aquí presente, el hijo de doña Engracia, y ésta mi querida Angelita… ¡están engalletados!

TODOS BULLA

LUZ MARINA Y según me dice un pajarito, la cosa va en serio.

TODOS APLAUSOS

LUZ MARINA (RIENDO) ¡Y no me levante así las cejas, doña Engracia, que no voy a pasar por debajo!

CANGREJO Pues entonces… ¡que comience la rumba! ¡A bailar se ha dicho!

CONTROL CUMBIA COLOMBIANA

NARRADOR Y comenzó la bailadera. Pero Galo, como buen ecuatoriano, necesitaba un par de tragos antes de decidirse a sacar su pareja.

ÁNGELA ¿O sea que usted no mueve el esqueleto o qué?

GALO Es para coger impulso, Angelita… Espere un poco…

ÁNGELA Mejor dicho, tilín, tilín y nada de paletas…. Le voy a dar un piquito a ver si se me anima… (LO BESA RUIDOSAMENTE Y ALBOROTO DE LOS DEMÁS)

CONTROL CUMBIA COLOMBIANA

LUZ MARINA Ustedes sigan parrandeando y dando lora, pero yo voy a ir sirviendo el ajiaco…

UN COLOMBIANO Sí, comadre, que ya tengo un filo que si me agacho me corto.

LUZ MARINA Doña Engracia, ayúdeme a servir… Y sonría, porque esa parejita está más derretida que la cuajada con melao.

NARRADOR Comenzaron los chistes y las rondas de aguardientico. Comenzaron también las nostalgias.

COLOMBIANA Es que yo recuerdo mi finquita y mis vecinos… (LLORA) ¿cuándo los volveré a ver?

LUZ MARINA No se me ponga a llorar ahora, mija, mire que de pena se murió un burro en Cartagena. No tenemos mucho billuyo, pero estamos vivos y con salud… y con amor, ¿verdad, Angelita? Y ya entrados en gastos… pues tomémonos un guarito… ¡salud!

TODOS ¡Salud, salud!

ÁNGELA ¿Y saben qué, parceros? Vamos a cantar villancicos. Que estamos en Navidad y hay que dar gracias a Dios. (BULLA) ¿Qué le parece a usted, abuelo?

ABUELO ¿Villancicos? Yo sólo me sé aquel que me enseñaron mis amigos colombianos… (CANTA) Con mi burrito sabanero voy camino a Belén, si me ven, si me ven, voy camino de Belén…

TODOS EN CORO Tuqui tuqui tuqui tuqui, tuqui tuqui tuquitá… Apurate mi burrito, vamos a ver Jesús.

TODOS RÍEN Y APLAUDEN

ABUELO A mí me gusta así, la hermandad, todos juntos sin eso de que tú vales más que yo ni yo valgo más que el de al lado. Una vez me preguntó Carlitos, mi nieto: ¿hasta dónde llega Ecuador, abuelo? ¿Hasta Tulcán por arriba y Loja
por abajo? Y yo le dije: No, Carlitos, Ecuador llega hasta donde hay ecuatorianos. (APALUSOS) Y lo mismo es pá Colombia: Colombia llega hasta donde hay gente colombiana. ¿Las fronteras? Las fronteras son pendejadas.

ÁNGELA ¡El más, abuelo, su mercé es el más, el sabio más sabio de todos los sabihondos!

ABUELO Entonces, yo brindo por Colombia y Ecuador, un solo corazón. ¡Salud! (BULLA)

LUZ MARINA ¡Y ahora, que sigan los villancicos!

CONTROL VILLANCICO

bq. * CAPÍTULO 1: ¡BIENVENIDA, ANGELITA!(enlace)* CAPÍTULO 2: CAMELLAR ES LO PRIMERO* CAPÍTULO 3: ACOSO EN EL HOTEL* CAPÍTULO 4: ENTRE YUCAS Y LLAPINGACHOS* CAPÍTULO 5: ÉRASE UNA VEZ COLOMBIA* CAPÍTULO 6: UNA VENDEDORA ROLA* CAPÍTULO 7: EL CARNET VERDE* CAPÍTULO 8: RECLAMO PORQUE RECLAMO* CAPÍTULO 9: PREPAGOS Y TRAQUETOS* CAPÍTULO 10: ¿DÓNDE ESTÁ DIEGO RODRÍGUEZ?(enlace)
* CAPÍTULO 11: HAY UN TIEMPO PARA TODO* CAPÍTULO 12: ECUADOR Y COLOMBIA, UN SOLO CORAZÓN

CAPÍTULO 12 – ECUADOR Y COLOMBIA, UN SOLO CORAZÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.