EL NUEVO MURO DE BERLÍN

¡Pobrecito México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!