EL SAPO VERDE

Un poema para niños que, sin querer queriendo, busca construir una nueva masculinidad. Para el 21 de marzo, Día Internacional de la Poesía.

El 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la Poesía. Estábamos buscando algo hermoso para enviarles, y llegó a nuestras manos este poema de la española Carmen Gil. Un poema para niños que, sin querer queriendo, busca construir una nueva masculinidad. ¡Gracias, Carmen, por haberlo escrito!

LIBRETO

Ese sapo verde
se esconde y se pierde;
así no lo besa
ninguna princesa.

Porque con un beso
él se hará princeso
o príncipe guapo;
¡y quiere ser sapo!

No quiere reinado,
ni trono dorado,
ni enorme castillo,
ni manto amarillo.

Tampoco lacayos
ni tres mil vasallos.
Quiere ver la luna
desde la laguna.

Una madrugada
lo encantó alguna hada;
y así se ha quedado:
sapo y encantado.

Disfruta de todo:
se mete en el lodo
saltándose, solo,
todo el protocolo.

Y le importa un pito
si no está bonito
cazar un insecto;
¡que nadie es perfecto!

¿Su regio dosel?
No se acuerda de él.
¿Su sábana roja?
Prefiere una hoja.

¿Su yelmo y su escudo?
Le gusta ir desnudo.
¿La princesa Eliana?
Él ama a una rana.

A una rana verde
que salta y se pierde
y mira la luna
desde la laguna.

BIBLIOGRAFÍA

EL SAPO VERDE

2 comentarios sobre «EL SAPO VERDE»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.