EN LA PALMA DE SU MANO

Helen Keller había quedado sorda, ciega y muda. Pero descubrió el misterio del lenguaje.