EN LO ALTO DEL CAMPANARIO

Un cura que confiaba demasiado en la Providencia.

CONTROLSICA ALEGRE

NARRADORA Se hallaba un sacerdote sentado en su escritorio, junto a la ventana, preparando un sermón sobre la Providencia de Dios. De pronto…

EFECTO EXPLOSIÓN LEJANA Y BULLA DE GENTE

NARRADORA … escuchó algo como una explosión y vio a la gente corriendo enloquecida de un lado para otro. El sacerdote supo que había reventado la represa, el río se había desbordado y el vecindario estaba siendo evacuado.

EFECTO RÍO DESBORDADO

NARRADORA El sacerdote comprobó que el agua ya había alcanzado el nivel de la calle en que él vivía. Pero no se dejó dominar por el pánico.

SACERDOTE Aquí estoy yo, preparando un sermón sobre la Providencia. Pues se me ofrece una oportunidad excelente de practicar lo que predico. No debo huir como los demás sino quedarme aquí y confiar en la Providencia de Dios.

NARRADORA En eso, cuando el agua llegaba a la altura de su ventana, pasó por allí una barca llena de gente.

BARQUERO (A LO LEJOS) ¡Salte adentro, padre, venga con nosotros!

SACERDOTE No, hijos míos. Yo confío en que me salve la Providencia de Dios.

NARRADORA El sacerdote subió al tejado y, cuando el agua llegó hasta allí, pasó otra barca llena de gente.

MUJER (A LO LEJOS) ¡Suba, padre, que se va a ahogar, venga!

SACERDOTE No, hija mía, no. Prefiero confiar en la Providencia de Dios.

EFECTO ARRECIA EL RÍO DESBORDADO

NARRADORA El sacerdote tuvo que encaramarse en lo alto del campanario porque el nivel del río seguía subiendo.

EFECTO MOTOR QUE SE ACERCA

NARRADORA Y cuando el agua le llegaba a las rodillas, pasó un agente de policía a rescatarlo con una lancha de motor.

SACERDOTE Muchas gracias, agente. Es usted muy amable. Pero yo confío en Dios. Él nunca ha de fallarme.

CONTROLSICA RELIGIOSA

NARRADORA Cuando el sacerdote se ahogó y subió al cielo, lo primero que hizo fue quejarse ante la presencia de Dios.

SACERDOTE ¡Yo confiaba en ti!… ¿Por qué no hiciste nada para salvarme?

VOZ DE DIOS (CON ECO) Bueno… La verdad es que te envié tres botes… ¿no lo recuerdas?

BIBLIOGRAFÍA
Anthony De Mello, La Oración de la Rana 1, Sal Terrae, Santander 1988.

EN LO ALTO DEL CAMPANARIO

4 comentarios sobre «EN LO ALTO DEL CAMPANARIO»

  1. Parece una historia ingenua, pero no lo es. Esa ha sido la mentalidad de muchos pastores religiosos y religiosas: enseñar el arte de la paciencia masoquista en lugar de enseñarle a la gente a resolver los problemas de la vida con acciones reales y no pseudoreligiosas.

    Ignacio Vargas, BUCARAMANGA COLOMBIA.

  2. Cada vez me apasiona más esta fabulosa red de comunicación. La temática de vuestros micros es muy ingeniosa y con ello se llega al corazón de nuestro público: Los oyentes. Radio Integracion de Federal, Provincia de Entre Ríos. República Argentina.
    Antonio Silveyra, ARGENTINA.

  3. !Qué bien¡ nos encanta que Radialistas Apasionados y Apasionadas nos envien diferentes tipos de micromensajes y spot. Sigan así que nosotros/as lo recibimos con mil gusto. Nos gustaría que hagan también algo acerca del calentamiento global. Sabemos que ya hay, pero sería bueno hacer algo diferente, que la gente entienda más y les llegue más. Gracias.
    Fuerza Joven, ENCARNACION, PARAGUAY.

  4. Un caso semejante pero en la vida real sucedió hace unos 12 años, cuando se apagó el motor de la lancha que navegaba por el río Aponwao, en la Gran Sabana de Venezuela. El cura de El Dorado con varios niños no quiso saltar al río para escapar de la caída por la catarata Chinak Merú y dijo que si la
    voluntad de Dios era que ellos murieran, así sería. No fue la voluntad de Dios sino la del cura al usar su albedrío.Otros pasajeros, turistas de Anaconda Tours, se salvaron saltando de la curiara y nadando a la orilla antes de que esta cayera desde una altura de 104 metros.
    Antonio Rodero, Voces Libertarias 97.3 FM. CARACAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.