¡FELICIDADES GUATEMALA!

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

¡Felicitamos al pueblo de Guatemala que durante 19 semanas de protestas ha demostrado su organización y su conciencia ciudadana resistiendo en las calles y logrando expulsar al presidente genocida Otto Pérez Molina! ¡Ojalá otros pueblos sigan su heroico ejemplo!

Artículo tomado de: Prensa Libre

p=. Crónica de una caída con sabor a 1944*

Por Gustavo Adolfo Montenegro
3 de Septiembre de 2015 a las 08:41h

Los 30 mil guatemaltecos que manifestaron en la Plaza de la Constitución el 25 de abril se convirtieron en más de 100 mil cuatro meses después: la Guatemala que aún parecía atada a un temor heredado de los años de la represión militar se atrevió a romper el silencio y salió a las calles para gritar su repudio a la corrupción, encarnada esta vez en el caso de defraudación aduanera La Línea que obligó al presidente Otto Perez Molina a renunciar en el mes 44 de su gobierno.

!(center)https://radialistas.net/wp-content/uploads/media/uploads/fotos_clips/prensalibre.jpg(prensalibre)!
Guatemaltecos hicieron presión social para que renunciara el binomio presidencial. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La iniciativa de un grupo de amigos, por medio de redes sociales, bajo el hashtag #RenunciaYa cuajó en aquella primera protesta ciudadana pacífica, un movimiento cuyos apellidos se mantendrían a lo largo de 19 semanas de manifestaciones: totalmente cívicas, libres de cualquier vínculo político-partidario y siempre en paz, sin ningún tipo de desórden, ni siquiera de molestia a la libre locomoción de quienes no participaban, pues la plancha de granito frente al Palacio nacional se convirtió en el punto de reunión.

Variaron las cifras de asistencia, las pancartas, el estado del clima y hasta las demandas, aunque desde el principio, la exigencia de salida de la Vicepresidenta (cuyo ex secretario privado Juan Carlos Monzón era considerado en inició la cabeza de la estructura) fue acompañada, como una sombra, por la demanda de renuncia de Pérez Molina: una sombra que creció hasta el punto de eclipsar la campaña electoral y de ensombrecer la imagen del gobierno del Partido Patriota que arrancó el 14 de enero de 2012.

Baldetti dimite el 8 de mayo cuando estaba por ser discutida en el Congreso la eliminación de su inmunidad como vicepresidenta. El 19 de abril dio una conferencia de Prensa que dejó más dudas que certezas. Tras su salida permanece varias semanas fuera de la esfera pública hasta ser capturada el 21 de agosto, en un hospital privado. El juez ordena que vaya a prisión preventiva, no tanto por peligro de fuga sino para evitar injerencia en la investigación. Sin embargo, su salida, lejos de bajar la presión social, la concentró sobre su compañero de fórmula.

Con la petición de renuncia de prácticamente todos los sectores sociales, que se acentuó en las últimas dos semanas y que alcanzó un nivel de clamor nacional el 27 de agosto, el presidente Otto Pérez Molina, se quedó prácticamente solo, únicamente con el apoyo institucional del Ejército aunque numerosos oficiales expresaban su descontento por el desgaste que el general retirado atrajo en cuatro meses sobre la institución, período que arrancó con la primera manifestación anticorrupción en la Plaza de la Constitución, el 25 de abril, a la cual concurrieron más de 30 mil personas.

*Traición política*

No obstante el golpe político final no se lo dieron los guatemaltecos indignados, ni el sector privado organizado que tácitamente le apoyó en un primer momento, ni la batalla verbal constante a través de redes sociales que a diario hacían eco, mofa y reiteración a los pedidos de depuración y de batalla a la corrupción. Tampoco se lo dio la investigación del MP y la Comisión Internacional contra la Impunidad, Cicig, con sus escuchas telefónicas, documentos y otras evidencias. La puñalada final al gobierno de Pérez Molina se la dio la propia bancada oficialista, que el 1 de septiembre votó a favor de que se le retirara la inmunidad. Quizá intentaban rescatar algo de caudal político de cara a las elecciones programadas para el inminente día 6.
Cierto: este no era el primer gobierno en que se identificaban escándalos de este tipo: la administración de Portillo (2000-2004) defraudó, la de Oscar Berger (2004-2008) dejó una estela de dudas, Colom (2008-2012) no se libró de los señalamientos, pero era la primera vez que se tenían grabaciones telefónicas en las que se ponía en evidencia la posible participación del binomio presidencial. Y Guatemala salió a las calles. La salida de Baldetti fue motivo de festejo. Cohetillos, gritos, algarabía. Pero en las primeras semanas no faltó quien dijera que la protesta en sábado era más bien anodina. Incluso el mismo Pérez Molina señaló que se trataba de “un pequeño grupo”. Tampoco faltaron quienes quisieran sacar rédito político pero ante la poca asistencia de la segunda, tercera y siguientes marchas, los aprovechados mejor se alejaron.

*Discursos que avivaron el fuego*

El 28 de abril, 12 días después de la revelación del caso de La Línea y solo 3 después de la primera manifestación, Pérez habló en cadena nacional. Dijo haber escuchado el mensaje de la población “de forma clara y contundente” y dijo estar indignado por el caso de defraudación y anunció una reestructuración de la SAT.
El 23 de agosto, tras la detención de Baldetti, en un mensaje grabado, el presidente declara que no piensa renunciar, acusa al sector privado de ser cómplices de otra “Línea” de defraudación e invoca incluso una estrategia de intervención extranjera para socavar la democracia en alusión a la Cicig. “Con el carácter que niego mi vinculación, no puedo dejar de reconocer que aconteció en mi gobierno y con funcionarios cercanos, y me obliga a pedir una disculpa pública y desde el fondo de mi corazón pedir perdón a los guatemaltecos”.

Pero los guatemaltecos no le perdonan y la exigencia de renuncia se acrecienta. El domingo 23 de agosto, el líder campesino Daniel Pascual, en representación de 72 organizaciones agrupadas en la Asamblea Social y Popular, llaman a tres días de “movilizaciones por la dignidad nacional”, cuyo objetivo principal es exigir la renuncia del Presidente.

El llamado tuvo efecto y desde el martes 25 de agosto, miles de ciudadanos empiezan a manifestarse en las principales ciudades de la provincia. La gran marcha convocada para el jueves 27 de agosto, se convierte en una inédita manifestación, sin precedentes en la historia moderna, y a la cual se unen, en todo el país, colegios, universidades, empresarios (mas no inicialmente el Cacif, que se sumó a último momento), colectivos sociales (excepto aquellos ligados a dirigentes afines al gobierno como Joviel Acevedo, magisterial, o Luis Lara, salubrista).

El grito fue atronador. La Plaza de la Constitución rugió como no ocurría en más de 70 años. Y también las calles y plazas de varias cabeceras departamentales. El eco fue colosal. Se comparó el movimiento con la gran marcha unionista de 1920, pero sobre todo con la Revolución del 20 de octubre de 1944. La fuerza de esta demostración obligó a los diputados (que con una treta legislativa le salvaron de un primer antejuicio) a lograr el quorum necesario para discutir el antejuicio, previamente avalado por la comisión pesquisidora y tramitado inicialmente por la Corte Suprema de Justicia a pedido del MP y la Cicig.

Pérez no acudió a la citación de la pesquisidora el 29 de agosto. Envió un informe escrito en el que negaba los señalamientos en su contra. De hecho nunca acudió como Presidente al Congreso de la República, que con todo y sus cuestionamientos, es legalmente la máxima representación del Pueblo.

Casi al morir el 2 de septiembre, Pérez Molina nuevamente se escudó tras una carta que envió al Legislativo. El 3 de septiembre amanece con una noticia que corre como brisa: tras 19 semanas de protesta, el presidente Otto Pérez Molina deja el cargo. Es imposible no pensar en la caída del general Federico Ponce Vaides, el 20 de octubre de 1944, pues la gente celebra en las calles, se respiran nuevas esperanzas y otro militar es expulsado después de 131 días de clamor popular, sin una sola gota de sangre aunque sí mucho sudor.

p=. *****************

*Fuente: El Tiempo

*Grandes esperanzas*

_Sergio Ramírez_
_Una oleada cívica incontenible ha desbordado las calles de Guatemala. Miles y miles de ciudadanos indignados ante una trama obscena de corrupción._

Todo parece una trama de mafiosos de barrio que por torpeza se cuidan poco las espaldas, como que tienen un teléfono al que pueden llamar los interesados en negociar el contrabando de mercancías en las aduanas. Pero no se trata de una banda formada por codiciosos burócratas de segunda, que se meten al bolsillo unos cuantos miles. Son millones de millones los esquilmados en impuestos de importación, al punto de descalabrar las finanzas públicas.

La banda la encabeza nada menos que el presidente de la república, al que en su argot los mafiosos llaman “el número 1”, o “el mero mero”, o “el dueño de la finca”; y la vicepresidenta es “la número 2”. Ambos perciben una mitad de las ganancias. La otra mitad va a dar a los bolsillos de los funcionarios involucrados. El público conoce ahora a la banda como “la línea”, por la línea de teléfono designada para las transacciones.

Todo ocurre en Guatemala, y el escándalo estalló en abril de este año, cuando se presentaron las primeras evidencias contra la vicepresidenta Roxana Baldetti. Obligada a renunciar, y ahora en prisión, está siendo procesada por los delitos de asociación para delinquir, defraudación y cohecho pasivo; y se han reunido pruebas suficientes para enjuiciar por los mismos cargos al presidente Otto Pérez Molina, quien se acerca al final de su mandato, y se resiste a dejar el cargo, abandonado por la mayoría de sus ministros después que la Corte Suprema ha autorizado unánimemente su enjuiciamiento por el Congreso Nacional.

Desde que se conocieron las acusaciones contra la vicepresidenta, un movimiento ciudadano comenzó a tomar cuerpo con vigor inusitado, y al revelarse lo que todos sospechaban, que el presidente de la república era el jefe de la banda, el país demanda su renuncia: la Iglesia católica, las iglesias evangélicas, las organizaciones de empresarios, los sindicatos, las universidades, los gremios profesionales, los maestros, estudiantes, empleados públicos, los medios de comunicación.

Una oleada cívica incontenible ha desbordado las calles de la capital y de las principales poblaciones, miles y miles de ciudadanos indignados ante esta trama obscena de corrupción, como no se veía desde que manifestaciones similares salieron a exigir la renuncia del dictador Jorge Ubico, que terminó yéndose al exilio en julio de 1944.

Y se probó esa vez que hay en Centroamérica un sistema de vasos comunicantes: las protestas sacudieron también El Salvador, donde el dictador Maximiliano Hernández Martínez resultó derrocado, y las dictaduras de Somoza en Nicaragua y Carías en Honduras fueron remecidas. Hoy, en Honduras la gente sale también de manera masiva a las calles a protestar contra la corrupción.

Cuando uno mira el desolado panorama de los países centroamericanos, los acontecimientos de Guatemala dan motivos de grandes esperanzas: de pronto, una rebelión cívica, sin violencia, en un país donde la represión política ha desembocado a lo largo de su historia en asesinatos, convocada a través de las redes sociales por jóvenes que prefieren el anonimato al protagonismo. Una sociedad sometida al terror ha terminado perdiendo el miedo. Una rebelión en las calles por la decencia.

¿Y cómo ha sido posible que un gobierno corrupto, con un presidente que viene de las filas militares represivas, no haya sido capaz de someter a jueces y fiscales, como es común en estas tierras?

Guatemala es el único país donde existe una Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig), creada por acuerdo entre el Estado y las Naciones Unidas. La comisión es independiente y lleva adelante investigaciones contra funcionarios públicos, como lo hizo en el 2008 al poner tras las rejas al expresidente Alfonso Portillo por corrupción.

Son los investigadores de la Comisión los que intervinieron los teléfonos de los implicados, y presentaron a los jueces las trascripciones de las conversaciones mafiosas. En una de ellas, el propio Pérez Molina da órdenes a un funcionario de aduanas, miembro de la banda.

El último capítulo no ha concluido. La gente seguirá en las calles. Un rótulo en la puerta de un restaurante cerrado en respaldo de las marchas, lo dice mejor: “Preferimos perder dinero a perder el país”.

Sergio Ramírez
__

www.sergioramirez.com
www.facebook.com/escritorsergioramirez
Twitter: sergioramirezm
Instagram:
sergioramirezmercado

¡FELICIDADES GUATEMALA!
Publicado en Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.