HAMBRE EN SOMALIA

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

30 mil niños y niñas han muerto ya por hambre. 800 mil esperan la muerte en pocos días.

¿Encuentras a Somalia en el mapa? Es un país pequeño, en el llamado cuerno de África, con diez millones de habitantes.

Es también tu país, porque en Somalia y los países vecinos, nacieron los primeros seres humanos, antepasados de toda la humanidad. Y desde Somalia y los países vecinos migraron y fueron habitando todo el planeta.

Somalia, como toda África, fue la gran víctima de Europa. Durante cinco siglos los países europeos traficaron carne humana. Arrancaron de su tierra a millones de seres humanos y los vendieron como animales en los puertos de América. El repugnante comercio de esclavos y esclavas duró hasta hace muy poco, hasta finales del siglo 19.

Todavía en el siglo 19, Somalia era colonia de Inglaterra, Italia y Francia. En 1960, después de haber saqueado todo lo posible, los países colonizadores aceptaron la independencia de la República de Somalia.

La tranquilidad duró poco. Apenas nueve años después de proclamada la independencia, el golpe militar de Siyad Barre acabó con la naciente democracia. Siyad Barre fue, a su vez, derrocado en 1991. Y desde entonces hasta hoy dura la guerra civil entre los clanes. Veinte años de violencia que han dejado al país en ruinas con más de 300 mil muertos y un millón y medio de desplazados.

Somalia es hoy un país sin instituciones ni ley. Transparencia Internacional lo ha calificado como el más corrupto del mundo. El más empobrecido del mundo también.

A la guerra entre los clanes, se sumó la intervención norteamericana, los acostumbrados abusos del Fondo Monetario y el Banco Mundial, y las atrocidades cometidas por los cascos azules de Naciones Unidas.

Y a esto se sumó el fanatismo religioso de la milicia de Al Shabab que pretende instalar un régimen islámico con la “sharia”, una ley intolerante que prohíbe la música, el fútbol y los sujetadores. Una ley despiadada hacia las mujeres y hacia los extranjeros.

Y al fanatismo religioso se sumaron los bombardeos norteamericanos buscando terroristas y la venta libre de armas en Mogadiscio, la capital.

Y a tantas calamidades se suma ahora la sequía, la peor en décadas. Paisajes desérticos, árboles secos, pueblos enteros sin una gota de agua, animales muertos por los caminos. Niños muertos también.

Hambre en Somalia. Miles y miles huyen cada día hacia la capital, Modadiscio. Hacia Kenia, hacia cualquier parte. En estos tres últimos meses, han muerto 30 mil niños y niñas por hambre. 800 mil más están condenados a morir en pocos días.

Hambre en Somalia y cinismo en los países ricos. Un avión bombardero B-2 cuesta 2,400 millones de dólares. Con el precio de un solo avión B-2 podrían comer los 800 mil niños y niñas somalíes, los condenados a muerte por hambre. Podrían comer durante cinco años.

Los países que más saquearon a Somalia fueron Inglaterra, Italia y Francia. Estos tres países tienen un presupuesto militar anual de 200 mil millones de dólares. Solamente con que renunciaran al 1 por ciento de ese gasto militar, sólo con el 1 por ciento, podrían salvarse las vidas de todos los niños y niñas de Somalia.

El presidente Obama, que no tuvo reparos en recibir el Premio Nobel de la Paz, presentó el presupuesto militar gringo para el 2011, el mayor de toda la historia. Un presupuesto de 700 mil millones de dólares. Con ese presupuesto podría comer toda la población de Somalia, los diez millones de somalíes, durante 100 años.

Cinismo de los gobiernos que se llaman cristianos. Y cinismo de las iglesias que se llaman cristianas. El Papa Benedicto 16 exhortó al mundo a no olvidarse de las víctimas de la hambruna africana. Pero la visita del Papa a Madrid ha costado 60 millones de euros. Con ese dinero se salvarían miles de vidas africanas.

Está bien. Que el Papa viaje a Madrid. ¿Y por qué, antes de viajar, no subastó una de las innumerables y ostentosas custodias que se amontonan en el Vaticano, custodias fundidas con oro y diamantes robados de África? Con el precio de una de esas joyas inútiles podrían comer todos los niños y niñas de Somalia, que son los verdaderos templos de Dios.

HAMBRE EN SOMALIA

9 comentarios sobre «HAMBRE EN SOMALIA»

  1. Se le parte el corazón a cualquiera, pero muy pronto la venida de Jehová acabará con estos malos gobiernos y le tendrán que darle cuentas a él  y tendremos un nuevo mundo donde el malo ya no será y ya nadie dirá tengo hambre o estoy enfermo solo un poco más y vendrá el fin y seremos felices gobernados por el Soberano Universal. Están en mis oraciones. Los amo hermanitos.

    Adelinette Robles, CEIBA, PUERTO RICO.

  2. Queridos amigos,

    Me veo obligada de rectificar algo que han escrito.

    Antes de ser víctima de Europa, Somalia ha sido víctima de los Árabes.

    Son ellos los primeros que traficaron esclavos. Europa ha retomado un tráfico iniciado por ellos. Es algo que no se dice lo suficiente ni se recuerda en el contexto de hoy, con Árabes muchas veces mostrados como « víctimas ».

    Al respecto también hay que recordar que hoy en día se llama « países árabes » a una serie de países países que en realidad no lo eran, pues estaban poblados de Bérberos, por ejemplo, y fueron conquistados por los Árabes.

    Como en muchos casos con grandes potencias, los Árabes dieron lugar en el pasado a lo mejor (ciencias, cosmopolitismo, transmisión de textos sagrados…) pero también a lo peor (en particular al tráfico de esclavos).

    Por lo demás, comparto totalmente su visión en cuanto a las responsabilidades y el cinismo de las grandes potencias. Salvo que creo que hay que distinguir cada vez más a quienes tienen el poder, por un lado, y al pueblo, por otro.

    Recuerden : en Europa los pueblos manifestaron masivamente contra la guerra en Irak o contra el ataque israelí de Gaza, pero nuestros dirigentes, con unas pocas excepciones, no hicieron caso.

    Gracias por rectificar ante sus lectores !

    Saludos amistosos

    Monique

  3. Y pensar que en los campos colombianos en muchas ocasiones se pierde la comida porque no hay a quien venderla. En Colombia hay muchas familias que también sufren de hambre, y no es precisamente por falta de alimentos, sino porque nos imponen a comprar productos importados. Yo creo que si un gobierno quisiera realmente ayudar a Somalia, los campesino colombianos podríamos aportar mucha comida al igual que en Somalia el nuestro también es un problema político.

    Leonel Tabares, MEDELLÍN, COLOMBIA.

  4. Primero felicitarles por los datos y por preocuparse de los más necesitados. Siempre digo: «que el mundo cambiara cuando cambiemos los humanos».

     Gutierrez Baldiviezo, BOLIVIA,TARIJA, BERMEJO.

  5. Me parece un gran apoyo para todos aquellos estudiantes de radiovisuales, ciencias de la comunicacion y para afisionados. Gracias por su apoyo.

    Fiorela, PERÚ.

  6. Es lamentable y desgarrador que se cometan tantas injusticias en el mundo, más aun la indiferencia de todas esas personas importantes, políticos y «representantes de Dios» en la tierra, si hay algo que pudieramos hacer favor de publicar donde llevar nuestros donativos y digo nuestros porque se que muchos nos unimos al dolor del pueblo de Somalia y que como seres humanos queremos solidarizarnos con ellos.

    Lorena Patzan, GUATEMALA.

  7. Bueno, esto lo encuentro muy malo…  Para los niños de Somalia les deseo lo mejor porque dios los va ha acompañar siempre y no van a morir. Les deseo mucha suerte. Chao amigos, los quiero mucho.

    camila barros, santiago de chile.

  8. Pienso que los asesinos de la humanidad, de donde sean, quizás tengan una razón para segar las vidas de sus víctimas de manera tan cruel, sin pensar siquiera jamás, que alcanza todo para todos y que cubiertas las necesidades básicas hay terreno de sobra para jugar a la guerra, a los disfraces, a las banderas, a los himnos, a las fronteras y al «a quien le ganaste» eterno y estúpido. A veces de tanta ignorancia que demuestran me rio, cuando ponen una chatarra inservible en semejante espectro estelar, porque a donde podrian llegar a 3 veces la velocidad del sonido y de llegar cuando podrian construir algo, yo podria aplaudir si alguien planta un arbol pero destruir el paraiso buscando otro, que insignificantes son. yo que hace 60 años que veo el camino de la vida en el planeta tierra, el camino de las estrellas en el universo y de los cometas que siempre vuelven, dandome la pauta de que estamos en algo inmenso pero circular, siento lamentablemente el deseo irracional, de que nuestro asesino que ya esta pronto a llegar, por intermedio de nuestro modo de destrucción ecológica, no permita que esta especie maligna pueda salir jamas, a contaminar nada que esté más allá de la helio pausa. Tal vez una hormiga al ver el modo de asesinar de los dinosaurios, habra pensado lo mismo, pero la vida comenzo de nuevo con su intento creativo y ya ven el resultado otros millones de años perdidos, para la inteligencia universal, espero que si hay un nuevo día después, la vida utilice una fórmula diferente para llegar hasta donde sea quiere llegar y no sea así probando un nacer y morir eterno hasta evolucionar a su gusto.

    Eduardo Julio Malnati, ARGENTINA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.