LAS CULTAS (9)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

¿Qué hay detrás de ese palabrerío con que pretendemos adornar nuestra locución?


Anterior

Nos dijeron que mientras más raro hablamos, más cultos parecemos. Nos enseñaron palabras difíciles en la escuela y más difícil en la universidad. Y nos convencieron de que quien dice “nalga” es un vulgar. Pero si decimos “glúteo” ya resulta más educado. Y si nos referimos al “derriere”, indudablemente ya saboreamos las mieles de la cultura.

Imitando a locutores comerciales o extranjeros aprendimos a presentar los discos con palabras rebuscadas, hasta extravagantes. Y a dar la hora diciendo “diez minutos completarán las 16 horas”. Y a complacer a las “distinguidas damiselitas” y a entrevistar al “burgomaestre”. Lo importante era separarnos del vocabulario de la gente de la calle. Es decir, de nuestro vocabulario, porque la mayoría de las locutoras y locutores vienen de sectores medios y populares. Pero algunos ya se avergüenzan de hablar como habla su mamá. Y cuando se ponen detrás del micrófono lo que más hacen es el ridículo.

Las Cultas… 

Del imperecedero cofre de las ensoñaciones, extraemos una selección musical para el deleite timpánico de nuestra prestigiosa audiencia.

Con ese lenguaje “dominguero”, con ese enredijo de expresiones, abusando de las jergas periodísticas, no se intenta otra cosa que deslumbrar a los ingenuos. Pero la gente es pícara y descubre al baboso aunque parezca muy juicioso.

¿Quieres desnudar a estos pedantes? La mejor forma es aumentarles la dosis de su misma droga. Acércate a uno de ellos que ande preocupado y dile: Tranquilo, hermano. Recuerda que a perturbación climática, rostro jocundo.

Como quedará desconcertado, le das una palmadita en el hombro y le dices: Ya sabes, vital líquido que no has de ingurgitar, permítele que discurra por su cauce.

Y cuando pase una presumida con la nariz alzada le comentas: Por lo visto, cavidad gástrica satisfecha, víscera cardiaca eufórica.

¿Qué hay detrás de ese palabrerío con que pretendemos adornar nuestra locución? La inflación de palabras suele estar en relación directa al vacío de las ideas. Como dicen que dijo el ilustre Sigmund Freud, algunos oradores cumplen esta consigna: Ya que no somos profundos… ¡al menos seamos oscuros!

Relátame con quien deambulas y manifestaré tu idiosincrasia.
Dime con quien andas y te diré quién eres.

Tenemos que cambiar de mentalidad y redescubrir la verdadera fuerza de la cultura popular. Para el locutor profesional, para la inteligente locutora, lo más elegante no será lo más raro, sino lo más sencillo. Y la palabra más culta será aquella que más gente entienda. Y el piropo mejor que escuchemos será cuando digan de nosotros: Habla como su pueblo.


¿Cómo hablan los locutores y locutoras de otras emisoras? ¿Cómo hablan tus propios colegas? ¿Cómo hablas tú?


Siguiente

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Imagen de: Pixabay.com
  • Locución en la radio popular, ALER, Quito 1991.
LAS CULTAS (9)

18 comentarios sobre «LAS CULTAS (9)»

  1. Mis estimados amigos radialistas, pertenezco a una radio rural soy la directora, la operadora la locutora, la editora, etc. conosco cada lugar de una emisora, valoro y rescato el trabajo en equipo. Hoy ya pasado unos años somos 6 personas estables en la radio. Amo o que hago, amo la conducción de programas interactuar con la gente, los oyentes. VIVA LA RADIO. SALUD.

    Sandra Calvo, VIEDMA, FTE SAN JAVIER, RÍO NEGRO, ARGENTINA.

  2. Me parece interesante para dejar el temor y darnos a conocer tal como somos, además nos permite mejorar el trabajo realizado con estudiantes de institución educativa ciudad la hormiga, Colombia. Señores deseo nos den unas pautas para introducir sonido a un radioclip.
    Guillermo Caicedo, HORMIGA, COLOMBIA.

  3. Me he reído mucho con el audio, y es verdad, eso de rebuscar mucho en el lenguaje solo aleja a quien nos escucha. Si bien mi programa tiene terminología algo técnica trato de simplificarla para que sea algo fácil de escuchar y concreto.
    Isabel Dávila, QUITO, ECUADOR.

  4. Sólo para decirle a GIAN CARLO de Caracas – Venezuela que me apena mucho la experiencia que cuenta. Eso de que a los OPERADORES no se les considere y menos si es verdad lo que dice (pues a veces ni se los menciona) además de hacer de operador produce y a las finales quien se lleva los créditos es quien presenta el producto al aire, pues creo que aquí debería  mencionarse los créditos de quien hizo el trabajo.

    Pero más allá de todo esto…creo que el trabajo en una radio debe ser tratado en EQUIPO, donde cada persona, desde el OPERADOR hasta el guionista, que a veces tampoco se le escucha al aire, sean piezas importantes y fundamentales y deberían  ser tratados de IGUAL A IGUAL. Seamos más EQUITATIVOS a la hora de trabajar en grupo, eso de seguro puede ayudar a que las cosas caminen mejor. Suerte

    Pues el aporte de uno es tan importante como el del otro para la producción de un programa.
    Elia Jimenez Chanta, JAEN, PERÚ.

  5. Yo creo que si no conoces al público al que piensas dirigirte, es mejor que no lo hagas, porque no te escucharán.
    Lewis Yuburi, SANTA ANA DE CORO, VENEZUELA.

  6. Jajaja… creo que a los oyentes se les debe hablar como a nosostros nos gustaría que nos hablen, así como somos NATURALES con nuestras risas y a veces hasta con nuestras tristezas. Contar una no estraría mal, uno entiende al otro cuando se le habla en su tono y con sus palabras. La naturalidad en radio es lo mejor, así como eres así muéstrate, claro que si en algún momento estás algo molesto, mejor cambia y sonríe.
    A los amigos hay que tratarlos como tales y nuestros oyentes deben ser considerados amigos creo.
    Elia Jimenez Chanta, JAEN, PERÚ.

  7. Saludos, fuí hasta hace un año operador de un estudio de grabación de una de las emisoras más potentes de la capital venezolana (Caracas). Renuncié porque no pude aguantar la arrogancia de este tipo personajes radiales (los cultos) al momento de referirse a nosotros los operadores.

    La discriminación (porque nos ven como burros, inútiles o hasta indignos), la explotación (aquí en Venezuela los locutores tapan la imagen del productor y del operador, cuando la verdad es que sin el operador ninguno sale al aire o pavonean sus producciones) y otras situaciones que no las comentaré. Han hecho que la audiencia nos vean, a los operadores, como los seres más insignificantes del mágico mundo radial y hasta nos lleguen a tratar como los sobrantes de la estación radial.

    Estos y muchos motivos más me llevaron a renunciar y hasta detestar un estudio de grabación. Porque soy un ser viviente que valoro mis cualidades y no permito que un o una gorila como cotufas en el cerebro, siguiera humillándome o lo peor de todo, quebrantando mi dignidad para exigirme crear productos radiales con mis ideas, mis conocimientos, mi material de trabajo; para que al final ellos terminen comiéndose los créditos y felicitaciones a costillas de los demás.

    Jean Carlos Pereira, CARACAS, VENEZUELA.

  8. Simplemente excelente y cuanta razón tienen estimados Radialistas.
    Yo, como director de La Mix FM lo noto porque estoy tratando siempre con estas «gentes».
    Muy bueno!

    Omar, GLEW,  ARGENTINA.

  9. Los felicito por elocuente crítica a los locutores que piensan que son cultos, pero que a la hora de la verdad se les sale la clase. Por lo menos aquí en Maracaibo hay unas cuerdas de locutores que se creen que tiene agarrao a Dios por los co……nes.
    Aquí los medios alternativos, como los medios comunitarios, buscamos la forma de cambiar con todos esos paradigmas tradicionales que lo que hacen es confundir a la población que están identificados con las clases populares.
    Para los medios radiales privados, las masas populares no tienen cabida. Hemos optado por la radio alternativa como por ejemplo RADIO BEMBA.
     
    Humberto Benitez, MARACAIBO, VENEZUELA.

  10. A veces se tiene miedo de hablar el lenguaje de la gente, porque creemos que por estar detrás de un micrófono somos los dueños y dueñas de la palabra. Hemos dejado de pensar que somos «medios de comunicación» y creemos que somos «la comunicación». Dejamos de ser «medio», para creernos que nos hablamos a nosotros mismos.
    También es importante que no es vulgarizar la palabra. Nuestro pueblo merece ser educado en el uso de un lenguaje que comunique, me parece que en eso está la clave para no caer en extremos. Pasar de un lenguaje muy selecto, a un lenguaje que llega a lo vulgar. Se trata fundamentalmente de saber comunicar, y con sentido.

    Vianney Lorenzo Solísi Soto., SAN CARLOS, COSTA RICA.

  11. Las terminologías usadas por los que hablan por micrófono creyéndose comunicadores sociales o locutores (ALGUNOS POCOS) son negativas, deprimentes.
    Utilizan risotadas no risas, diálogos con ellos mismos o con el operador, faltándole el respeto a la audiencia.
    Suguerimos profesionalizar en desarrollo humano, en lingüística, en vocablos o léxicos acorde con la zona. Gracias

    Trino Perez, MERIDA, VENEZUELA.

  12. Bueno, en mi ciudad existe un zoológico, por decirlo así de «locutores» que creen que se están devorando al mundo y a decir verdad, hay quienes su forma de hablar es chabacana.
    Cuando se trata de jóvenes dirigiendo programas, se esfuerzan más en engolar la voz y se les va el «programa» en tan sólo decir «Saludos a la jeva» cuando se refiren a las muchachas de su edad, «Saludos al pana Jerry que nos está escuchando» o por decir de las personas adultas haciendo chistesitos que ellos se cuentan fuera de los micrófonos y al estar en el aire las carcajadas sin sentido por la gracia que les causa la historia «El pana Jerry, no pudo estar en la rumba (fiesta) debido a que el pure ((padre) no le facilitó la nave (auto)». Y así, cosas tan grotescas que lastiman el castellano tiene el ser humano que soportar.

    Guillremo Chaviel, CARORA-ESTADO LARA, VENEZUELA.

  13. Gracias por este hermoso regalo que será compartido con los estudiantes de comunicación de la Universidad Particular de Iquitos.
    Guadalupe Eto
    Coordinadora Fac. Comunicación.

  14. Soy locutor informativo y en la emisora donde trabajo el director nos pide siempre manejar elegancia y términos elegantes al locutar y creo que, al menos en mi país, hay muchos oyentes que consideran a la emisora como la única que por lo menos enseña en ese sentido.
    Gracias y adelante, me fascina su web.
     
    José Luis Perales Loza, LA PAZ, BOLIVIA.

  15. Hola amigos radialistas, están buenos todos los temas sobre cómo locutar. Me gustaría que toquen el tema de esos locutores que cuando algo sale mal (se corta la música, manda una cuña mal, no encienden el micrófono, etc) le hechan la culpa al operador!
     
    Cristian Martinez, HUÁNUCO, PERÚ.

  16. En primer lugar quiero darles las gracias por esos materiales para la capacitación de los locutores; todos los anteriores a este son buenísimos, le dejan a uno un sabor a continuar creciendo y mejorando.
    Sin embargo, éste que no está malo, me pone a reflexionar cuando establecen dos límites sobre locución, los que se le dan de intelectuales lingüísticos y los que deben hablar como el pueblo. Entoces debemos decir cualquier cosa por un micrófono, aún distorsionado el lenguaje, repitiendo muletillas.
    «Se me olvidan algunas cosas y debo …» otros ejemplo:  «Voy pa´ Maturín, » otro «los malgariteños son el propio perfil de un oriental» y paren de contar, por favor díganme algo al respecto.
    Gracias y felcitaciones.
     
    Henry Andrade, PUNTA DE MATA, EDO MONAGAS, VENEZUELA.

  17. Me dirijo a mis Radioescuchas con un lenguaje sencillo y coloquial, de modo de llegar a todos.
     
    Antonio Vasquez, MARACAIBO, VENEZUELA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.