LENGUAJE ACTIVO Y PASIVO

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

¿Cómo hablas? ¿Qué palabras empleas? ¿Cuáles son las más radiofónicas?

Para hablar por radio hay que usar palabras sencillas. Palabras que se entiendan sin necesidad de agarrar un diccionario. Que se entiendan a la primera (¡porque no hay cómo llamar al locutor y decirle que repita!).

En los medios de comunicación masiva, el lenguaje sencillo resulta ser el más culto, es decir, el más adecuado para sintonizar con el gran público al que nos dirigimos.

Cuando estamos ante una pantalla o detrás de un micrófono, no hablamos para una élite o un grupo de expertos, ni siquiera para los colegas periodistas. Nuestra audiencia es la gente común y corriente, los ciudadanos y ciudadanas de a pie, el pueblo.

Ahora bien, ¿cómo saber si una palabra es sencilla? Pues muy sencillo. Clasifiquemos las palabras en tres clases:

Lenguaje activo
Son las palabras que la gente usa en su vida diaria.
Por ejemplo, “dolor de barriga”.

Lenguaje pasivo
Son las palabras que la gente no usa frecuentemente, pero sí entiende.
Por ejemplo, “malestar estomacal”.

Lenguaje dominante
Son las palabras que la gente ni usa ni entiende.
Por ejemplo, “complicaciones gástricas”.

¿Qué lenguaje es mejor para la radio? Sin duda, el activo. El que se habla en el mercado, en la cocina, en el autobús. En las radiorevistas y otros programas de animación, los locutores y locutoras utilizarán este lenguaje si quieren sintonizar con su público.

(No nos referimos a las “malas palabras” ni otras chabacanadas que también empleamos. De eso hablaremos en otro momento.)

El lenguaje pasivo también lo podemos utilizar en radio. Hay formatos (sobre todo, los noticieros) donde podemos trabajar con un lenguaje más forma, menos cotidiano. Pero siempre es indispensable que las palabras puedan ser comprendidas por la audiencia a la que se dirige.

En ese lenguaje pasivo tenemos un tesoro de palabras que se entienden, aunque no se utilicen demasiado, pero que irán enriqueciendo el vocabulario de nuestros oyentes. Conocer más palabras es poder expresar más ideas.

¿Y el lenguaje dominante, el que ni se usa ni se entiende? Ese lo dejamos fuera. Que lo empleen los profesionales en sus círculos cerrados. O que lo empleen los pedantes que piensan que por hablar más raro son más “cultos”.
Esas palabritas extrañas sólo sirven para humillar a la gente, para sugerir que el pueblo es bruto y nosotros somos los listos.

Este asunto del lenguaje depende de las formas de hablar en cada país, de los diferentes niveles de instrucción, de mil cosas. Lo que en Paraguay suena habitual a lo mejor en Honduras resulta una rareza. No importa. Cada emisora conocerá el lenguaje de su audiencia y se acomodará a ella. Porque no es la gente la que se tiene que adaptar a la radio, sino la radio a la gente.

INTERACTÍVATE
Y tú, ¿cómo hablas? ¿Lenguaje activo, pasivo o dominante? ¿Seguro, segura?

LENGUAJE ACTIVO Y PASIVO

13 comentarios sobre «LENGUAJE ACTIVO Y PASIVO»

  1. Chevere, por que debemos recordar que los periodistas somos de la sociedad, muchos nos debemos a esa sociedad y hablar con propiedad es nuestra responsabilidad. 
    Fabiàn Maisanche, AMBATO—ECUADOR.

  2. Bacán, por que usualmente cuando ingresamos a una cabina de radio o set de televisión nos acartonamos, nos desprendemos de nosotros mismos; para parecer cultos y frecuentemente parecemos confusos y complicados.

    Mildred Arriaga, ILO-PERÚ.

  3. Interesante radioclip porque muchas veces se confunde el buen lenguaje con el lenguaje complicado.
    La mayoría de las personas cree que cuanto más rebuscadas sean las expresiones que usa, más difíciles las palabras, más largos los textos, mejor es su idioma.
    El buen idioma no se mide por la cantidad, sino por la efectividad.
    Lo que no quiere decir, en ningún momento, que conocer el idioma, su variedad, la competencia lingüística, el contexto, la semántica, la semiótica y todos los recursos que el lenguaje nos brinda sea pedantería.
    El lenguaje importa cualquiera sea nuestro nivel cultural.
    Nuestro deber como usuarios de una lengua es respetarla: hablar y escribir con corrección. Y, para lograrlo, hay que trabajar.
    Lo que significa dedicación, estudio, aprendizaje, consulta, puesta al día en todo lo referente a la lengua.
    Es necesario que todos, comunicadores orales y escritos, usen con precisión, seguridad y claridad el idioma. No deben aprenderlo a los tropezones, después de cometer los errores. Nadie aprende lenguaje solo: ayuda sí la lectura, la observación del buen idioma de los demás, la responsabilidad que se siente en el momento de usarlo.
    Nilda, VENEZUELA.

  4. Desde la provincia, un abrazo muy especial para todo el equipo de radialistas.
    Muchas gracias,
    Luis Roberto Assia Puentes. SINCELEJO, SUCRE. COLOMBIA.

    1. Me parece una muy buena información porque las personas que hablan el lenguaje dominante tratan de vulgares a los que hablan lenguaje activo.
      Yulman Carola Lopez Guzman, GUATEMALA.

    2. Me parece una muy buena información porque las personas que hablan el lenguaje dominante tratan de vulgares a los que hablan lenguaje activo.
      Yulman Carola Lopez Guzman, GUATEMALA.

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.