LENGUAJE INCLUSIVO EN LA JUSTICIA

Una coproducción de Centro de Producciones Radiofónicas (CPR) y Radialistas Apasionadas y Apasionados. Entrevistamos a la jueza Leticia Lorenzo que escribe sus sentencias utilizando lenguaje inclusivo. ¿Qué piensa? ¿Por qué lo hace? ¿Qué es el lenguaje inclusivo?

CRÉDITOS

  • Entrevista, guión y montaje: Francisco Godinez Galay
  • Producción: Tachi Arriola, Francisco Godinez Galay
  • Locución: Celina Sereno
  • Voces: Juan Ruffo, Inés Binder, Karla Lechuga, Francisco Muñiz, María José Farías, Sofía Cuyén Caballero Farías.
  • Música utilizada: Boskozz.
  • Sonidos de FreeSound.org.
  • Foto: Hernán Piñera.

LIBRETO

LOCUTORA Nuestro lenguaje tiene algunas limitaciones. Cuando usamos el plural, siempre es en masculino: todos nosotros, los ciudadanos, los arquitectos, los abogados. Y el mundo no se compone solo de hombres.

Para no referirnos solamente a lo masculino, existen alternativas. Una de ellas es el lenguaje inclusivo, donde se remplazan las terminaciones en O por una E que incluya a todos los géneros: todes nosotres, les ciudadanes, les arquitectes, les abogades

CONTROL EFECTO MARTILLO

JUEZA Esa información, que no es sobre si creerle o no creerle a X, y que sí se vincula con entrevistar a la niña desde un lugar que probablemente les abogades no podamos asumir porque no contamos con las herramientas…

VOCES probablemente les abogades, les abogades…

LOCUTORA ¿Te suena imposible que en un ámbito como la Justicia, en un lugar como un juicio, se incluya así a todos los géneros?

LETICIA LORENZO Sobre el uso del lenguaje inclusivo, yo hace bastante tiempo que trato de adaptar mi comunicación tanto oral como escrita a una forma que permita sentirse identificadas a todas las personas a las que me dirijo.

LOCUTORA Ella es Leticia Lorenzo, jueza de garantías en Zapala, en la provincia argentina de Neuquén.

LETICIA LORENZO Los abogados y las abogadas y les abogades, recibimos una formación que está muy vinculada al uso de una jerga técnica barroca, muy llena de modismos, que en alguna medida garantiza, creo yo, una cierta separación o un cierto elitismo de nuestra parte y también nos permite muchas veces manipular la información que las personas tienen que recibir para tomar decisiones realmente informadas. El lenguaje inclusivo entonces en el ámbito del derecho y de la administración de justicia formal no tiene solamente que ver con usar asterisco, x o e sino que también con adaptar la forma de comunicación a estructuras más sencillas y comprensibles para los usuarios, las usuarias y les usuaries del sistema, que es algo bastante poco frecuente.

LOCUTORA ¿Por qué la E?

LETICIA LORENZO La E que es lo que ha causado algún tipo de novedad en las sentencias que yo escribo, yo la adopté la verdad que no me acuerdo muy bien cuándo, pero antes usaba la X y cuando empecé a usar la E como una forma de suplantara la X en la estructura escrita, me pareció buenísimo porque a diferencia de la X que no tiene una traducción en el lenguaje oral, si yo leo lxs, lo voy a traducir los o las y eso va a depender mucho e los patrones colonizantes que tenga insertos. Decía, cuando leo lo de la E me pareció muy piola porque permite la traducción al lenguaje oral. Si yo escribo les abogades, se lee les abogades.

LOCUTORA El uso de esta alternativa de lenguaje, no solo incluye a todos los géneros, sino que también sirve para llamar la atención sobre nuestro día a día, sobre cómo nombramos las cosas, y cómo nuestro lenguaje tiene efectos sobre nuestra forma de vivir y de hacer.

CONTROL EFECTO TIMBRE

MAESTRA Recreo. Todos salgan al patio

CONTROL EFECTO MULTITUD

MAESTRA Andreita, por qué te quedas sentada allí?

NIÑA porque dijo todos salgan al patio, y yo no soy niño
MAESTRA Ahhh, pero cuando digo todos, estoy incluyendo a todos y todas

CONTROL GOLPE MUSICAL

MAESTRA Todos los que quieran inscribirse para jugar al fútbol, levanten la mano

CONTROL EFECTO GRITO

MAESTRA Andreita, tu no, tu eres niña, no puedes jugar al fútbol

NIÑA pero dijo que todos podíamos

MAESTRA claro, todos, estoy hablando de los varones

LOCUTORA Claro, en un ámbito tan conservador y machista como la justicia, esto levanta más polvareda.

LETICIA LORENZO Vos tenés el Poder Judicial originalmente pensado como un ámbito de solución de disputas entre hombres de clase media alta blancos con patrimonio, y tenés una actualidad en la que empiezan, yo siempre lo digo porque me parece muy gráfico, esto de que irrumpen los vulnerables, aparecen las mujeres, las poblaciones indígenas, los trabajadores, los niños, las niñas, les adolescentes, reclamos colectivos, el ambiente, aparecen tantas temáticas y tantas personas que no tienen que ver con ese sujeto original sobre el que se supone que adjudicaba derechos el que tenemos acá una especie de confrontación importante entre quienes demandan reconocimiento o acceso de derechos al Poder Judicial y quienes administran el Poder Judicial y en ese contexto actual aparece el lenguaje inclusivo que es una herramienta más de muchas otras posibles para poner de manifiesto que hay otras personas, que hay disidencias sexuales, que hay mujeres, que hemos construido socialmente que lo masculino universaliza, que lo masculino recibe los buenos significados y lo femenino los significados insultantes.

HOMBRE 1 Oye qué buenos tenis te compraste guey, están muy padre, te deben haber salido carísimos

HOMBRE 2 pues ni modo, eso me vale madres

LETICIA LORENZO La justicia tiene dentro de sus grandes tareas la de reconocer y respetar las diversidades y me parece que esta es una forma más que interesante de hacerlo.

LOCUTORA Son gestos como los de la doctora Lorenzo los que nos permiten pensar cómo respetar mejor los derechos, y reconocer en qué nos hemos equivocado tanto tiempo.

LETICIA LORENZO ¿Y por qué lo empecé a usar en las sentencias? en principio porque yo escribo así en todos los ámbitos, escribo así artículos académicos, también soy docente y escribo así en el ámbito de la docencia y una sentencia judicial es un acto de gobierno y me pareció que una buena forma de aportar en traer a la justicia al siglo xxi al menos en el siglo xxi que me gusta vivir que es respetuoso de todos, todas y todes, era utilizar esta forma de escribir en el cotidiano que yo he adoptado, también en los ámbitos judiciales.

LOCUTORA La Dra Lorenzo no es la única que incluye estos cambios en la Justicia. En la Ciudad de Buenos Aires, la jueza Elena Liberatori también escribe sus sentencias en inclusivo, cosa que le valió un pedido de juicio político por parte del Dr. Badalassi:

HOMBRE Acabo de denunciar ante el Consejo de la Magistratura a una jueza por sentenciar en lenguaje inclusivo. Las sentencias judiciales deben escribirse en nuestro idioma y no en una neolengua marxista rechazada por la RAE.

LOCUTORA A la Dra Lorenzo también la denunciaron y pidieron su destitución. En su caso, por el uso de un acróstico en una de sus sentencias. ¿Qué es un acróstico? Un acróstico es un texto que expresa un mensaje en forma vertical. Los más comunes se forman con la primera letra de cada línea. En su sentencia, tomando la primera letra de cada renglón, podía leerse la frase “Típico de machirulo”. El caso era por abuso sexual.

LETICIA LORENZO Modestamente, pero yo creo que lo que ese acróstico implica es una interpelación que va más allá incluso del tema del género pero que tiene que ver también con cómo concebimos a la administración de justicia y a nuestra labor. Creo que uno de los desafíos que uno se puede poner como jueza es no perder la capacidad de imaginación en pensar en formas creativas de marcar las cosas sin recurrir a los sistemas disciplinarios.

¿Por qué usar el lenguaje inclusivo? Porque en estas formas de reconocimiento yo siento que si bien lo simbólico no es el punto de llegada, sí puede ser un punto de partida. Y si empezamos a establecer determinadas prácticas y determinados nuevos ritos si se quiere que haga que personas históricamente excluidas de los ámbitos de toma de decisión pública se sientan invitadas, se sientan contempladas, se sientan escuchadas, ya estamos dando algún paso en el sentido de una justicia más inclusiva.

LOCUTOR Son pequeños cambios que van aportando a reconocer las diferentes identidades, y también llamarnos la atención sobre nuestro cotidiano y sobre los lugares conservadores y machistas donde aún nos desenvolvemos, que gastan demasiada energía en escandalizarse por la forma más que por el fondo.

BIBLIOGRAFÍA

LENGUAJE INCLUSIVO EN LA JUSTICIA

5 comentarios sobre «LENGUAJE INCLUSIVO EN LA JUSTICIA»

  1. Saludos. Los códigos lingüísticos que nos impuso la academia, son la expresión del sistema de dominación colonial, centrado en el mensaje del más fuerte, el poderoso, es decir, el macho. Por eso todos los documentos que direccionan el comportamiento social, desde todas las perspectivas de dominación, tienen una matriz masculina. En la República Bolivariana de Venezuela, el Comandante Chávez, con su visión inclusiva logró incorporar al texto constitucional la equidad de género como un principio a partir del propio texto, las venezolanas y los venezolanos. De hecho, hoy es casi cotidiano que nos expresemos en modo, las y los.

  2. el lenguaje común cuando se habla en género masculino; desde siempre nos ha Invisibilizado; siento y creo que usar ( x o e ) aun nos están invisibilizando por incluir otros géneros. una opción es referirse a LAS y LOS todas y todas indicar que existimos que contamos. o en su defecto LAS ya que si hay mayoría de mujeres usaría LAS, TODAS. así quiebre la fragilidad masculina de algunos.
    para mi esta mal llamado el lenguaje inclusivo, ya que no va a cambiar el sexiso en las frases o palabras no va a cambias nuestras muertas, violentadas por MUERTXS O VIOLENTADXS
    MAS LENGUAJE INCLUSIVO DE GENERO FEMENINO

  3. La verdad, la letra E,deformando algunas palabras ya me parece irracional e innecesario; en algunas palabras ya está, pero no tenemos por qué deformar palabras. lenguaje inclusivo en mi personal punto de vista, es encontrar las palabras que engloben los géneros, en lugar de «les abogades», se puede decir quienes impartimos justicia o abogamos por la misma, quienes nos dedicamos a la arquitectura, a la medicina, a la docencia…
    Qué es éso de arquitectes, enfermeres, de plano, ya chole de deformar palabras para incluir, aunque de más trabajo, vamos a pensarle y no deformarle…

  4. Desviándome un poco del hilo conductor de esta entrevista, y para finalizar, ¿qué piensas del uso de la “E” como lenguaje inclusivo para no reproducir un sexismo lingüístico?
    El uso del morfema “E” para marcar el género gramatical en la lengua borra la diferencia sexual femenina, en un acto de renovado androcentrismo, pues vuelve a aglutinarnos dentro de una supuesta neutralidad que no existe y que no existe en la vida, porque no existe en el cuerpo y, por lo tanto, no existe en las palabras.
    Esto sucede porque hay mucha ignorancia acerca de la historia de las mujeres, del pensamiento libre de las mujeres, una ignorancia impuesta sin duda, y las universidades y las instituciones consideran que un manual de lenguaje inclusivo es una salida lo más progresista que hay, pero ¿no es acaso la sofisticación del mismo fundamento patriarcal de siempre, del mismo modus operandi que absorbe la diferencia sexual y reinstala el régimen del Uno? Si el pensamiento libre de las mujeres se estudiara, se leyera, se conociera su genealogía, hombres y mujeres podrían, al menos, identificar los disfraces que toma el régimen del Uno. No todas las mujeres queremos ser incluidas, tampoco excluidas. Más allá de esta otra falsa dicotomía, algunas mujeres buscamos independencia simbólica de los códigos dominantes para terminar con el desorden simbólico que intenta aplastar la libertad femenina (figura descubierta por la jurista de la diferencia sexual Lia Cigarini).
    Por otra parte, los cambios de la lengua no pueden quedarse en la superficie de la lengua, es decir, no se trata de usar un morfema u otro, porque la diferencia sexual está estructurada en la organización profunda del significado, del sentido. Por eso, cuando se intenta cambiar la lengua en la superficie, el sistema de la lengua absorbe esta transformación y la acomoda en la misma estructura androcéntrica de siempre, nos dice Patrizia Violi. Asimismo, los cambios lingüísticos no pueden imponerse por arbitrariedad ideológica, por decreto de ley o por ser políticamente correctas(os), porque palabra y cuerpo son inseparables y el cuerpo es siempre cuerpo sexuado, por lo tanto, las palabras sacan a la luz del sol nuestras necesidades, deseos, emociones, etc., encarnadas a nuestra diferencia sexual, que es contraria a la identidad. Nota completa en: https://www.facebook.com/Andrea-Franulic-Depix-200633090026454/notes/?ref=page_internal

  5. ¿Por qué usar el lenguaje inclusivo? Porque en estas formas de reconocimiento yo siento que si bien lo simbólico no es el punto de llegada, sí puede ser un punto de partida. Y si empezamos a establecer determinadas prácticas y determinados nuevos ritos si se quiere que haga que personas históricamente excluidas de los ámbitos de toma de decisión pública se sientan invitadas, se sientan contempladas, se sientan escuchadas, ya estamos dando algún paso en el sentido de una justicia más inclusiva.

    Donde dice personas, ¿no debería decir «persones»?

    LOCUTOR Son pequeños cambios que van aportando a reconocer las diferentes identidades, y también llamarnos la atención sobre nuestro cotidiano y sobre los lugares conservadores y machistas donde aún nos desenvolvemos, que gastan demasiada energía en escandalizarse por la forma más que por el fondo.
    Escandalizarse más por la forma que por el fondo, podría aplicarse para quienes también desean imponer el uso del lenguaje inclusivo, o inclusive.

    Veremos cuánto insultan.

Responder a María Rodríguez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.