LOS ELÉCTRICOS (2)

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Un segundo tipo de locutores y locutoras que encontramos en las emisoras de radio… ¿a quién se parece?

Aquí están las locutoras y locutores nerviosos, ansiosas, alterados, que hablan atropelladamente, casi gritan, parece que están pregonando frutas en el mercado. Cuando leen no respetan puntos ni comas y no hacen pausas ni para tomar resuello. Sudan los papeles y acaban el turno agotados.

ESCUCHA A UNA ELÉCTRICA

Bien, amigas y amigos, aquí andamos, es decir, aquí estamos para dar inicio, para iniciar este programa sabatino con música y vanidades, quiero decir, variedades… variedades musicales y también noticias… por ejemplo, el presidente erecto de Estados Unidos… perdón, ay Dios mío, el presidente electo… Es que en el departamento de prensa me estaban cacheteando, digo, chateando y me informaron la información, valga la redundancia, de que el nuevo presidente… uff….

La mayoría de estas eléctricas y eléctricos lo son por inseguridad, por baja autoestima. Tal vez, cuando entraron a trabajar, los locutores más veteranos se burlaron de ellos. En vez de animar a la principiante se rieron de su voz. Le dijeron que no era radiofónica. Y la principiante se acomplejó. Ahora trata de compensar sus nervios con un falso dinamismo, como si tuviera electricidad en el cuerpo. Cuando si hubiera fuego en la cabina.

Lo primero es perderle el miedo al micrófono. El remedio contra ese miedo es lanzarse a hablar. A nadar se aprende nadando y a locutar locutando. Olvídate de los nervios y acuérdate que nadie nace sabiendo. La segunda vez te saldrá mejor que la primera. Y la tercera mejor que la segunda. Todo es cuestión de práctica.

Si estás nervioso, si estás aterrada, respira hondo antes de entrar en cabina. Respira tres o cuatro veces profundamente. Siéntate cómodamente en la silla, ni muy doblado hacia delante (porque vas a respirar mal) ni muy echado hacia atrás (porque la voz te va a salir como cansada). Tampoco tengas prendas apretadas que dificulten la respiración: cinturones, corbatas, sostenes…

A muchas personas, cuando están nerviosas, les ayuda tener algo en la mano: un lápiz, una moneda, una piedrita… Por ahí se escapará la tensión y hablarás con más tranquilidad.

Esta clase de locutoras y locutores son los campeones de las muletillas. Repiten y repiten una palabra (¡o más de una!) por pura inseguridad.

DIÁLOGO DE MULETILLAS

– Oye, loco, eh, te quería preguntar, eh, que me digas cuál es, eh, la muletilla mía_
_- ¿Cómo, pues?_
_- La muletilla, eh, la palabra, eh, que uno repite, eh…_
_- Ya entiendo, pues… yo creo, pues, que repites mucho el eh_
_- ¿El eh?_
_- Sí, pues._
_- Gracias, pues._
_- De nada, eh.

Esta es una de las muletillas clásicas de los locutores: “Así es”.

¡Pero así no es! No hay que andar calificando lo que el otro dice o pregunta.

Casi todos tenemos nuestras muletillas. Y como no nos damos cuenta de ellas, lo mejor es pedirle a un compañero que nos las señale.

Si se te traba la lengua estando al aire, si te enredas o equivocas, no pierdas la calma. Pide excusas sin dar demasiada importancia al asunto. Si encuentras una salida humorística, mejor. La audiencia no se fija en esos errores. (¡Claro, si te ocurren a cada minuto, es la Dirección la que se va a fijar en ellos!)

En fin, recuerda siempre que los nervios se parecen a esos perritos que ladran pero no muerden. ¡Ríete de ellos y concéntrate en tu trabajo!


¿Qué otras características tienen los locutores y las locutoras eléctrícas?


 

BIBLIOGRAFÍA

LOS ELÉCTRICOS (2)

13 comentarios sobre «LOS ELÉCTRICOS (2)»

  1. Soy locutora desde mis 4 años, hasta ahora que tengo 28, es mi pasión y mi profesión. Trató de aprender cada día, asumo la gran responsabilidad que es dirigirse al público y por eso me da pena que se haya hecho de mi profesión un circo, perdón, una parodía de circo donde cualquier persona que sabe apenas decir su nombre ante un micro se da el lujo de llamarse locutor, personas que no saben que el fin de un medio de comunicación es educar a nuestra gente, involucrarnos con ellos, con su sentir, su realidad, sus vivencias, animarlos, darles confianza, compartir experiencias, hacerles ver lo que otros no quieren que vean, escucharlos y no sólo decirles: Hola mami!! cómo estas pe.., que cuentas flaca ah, besitos y saluditos cariñosos.
    Me da pena que en la tierra de los ciegos, el tuerto sea rey. Pero por el contrario sé que hay nuevas generaciones de quienes aman esta profesión y la sabrán desempeñar, con altura, con conciencia social, con ganas, con optimismo y por ellos me siento con más ganas de seguir adelante!!!
    Rocío, PUNO, PERÚ.

  2. Hay muchos locutores que se esfuerzan en tener un tono de voz que no es el de ellos; en las cabinas se notan inflados, llenos de oxigeno, pareciera que van a reventar; al salir de la cabina utilizan su voz normal. Esto me parece ridiculo

    David Saturno, BARINAS, VENEZUELA.

  3. Es importante destacar que las muletillas aparecen dependiendo del grado de inseguridad del locutor. He escuchado recomendaciones y una de ellas es preparar guiones cerrados, éstos ayudarán eliminar las muletillas.
    Jonny Rivas, MATURÍN VENEZUELA.

  4. Agradecido de la página. Me ha aportado varios aprendizajes significativos para no cometer tantos errores al momento de locutar.
    Victor Camacaro, BARQUISIMETO VENEZUELA.

  5. Es muy cierto lo que dicen. Soy estudiante de locución. En realidad este año empiezo a cursar la carrera. Nunca trabajé en una radio pero siempre escuché. Todos los días practico lectura y trato de tener una dicción más clara, ya que soy un caballo hablando: me como las «S» y otras cosas más pero esta página me sirve mucho. Los leo seguido y busco disminuir mis errores. Para perderle el miedo al micrófono estoy haciendo unos programas y los pongo en internet para que alguien los escuche. Quiero que el día cuando realmente me toque trabajar en una radio lo sepa hacer con el menor margen de error posible. Agradecido estoy de esta página, donde he encontrado cosas de mucha utilidad.
    Luciano, BUENOS AIRES, ARGENTINA.

  6. Aqui, hacen radio jovencitos sin ninguna formacion, no saben leer, no hablan con propiedad. Por ejemplo

    – LA SÉQUIA esta afectando

    – Haber chicas cuando le ponemos

    – Haber cuando hacemos un niño

    -Te espero esta noche en la fiestota y te reviento

    Toribio Rocabado Castro, CAPINOTA-COCHABAMBA- BOLIVIA.

  7. Alguna de las otras muletillas son, pues, bueno, y, este. Estas son alguanas de las comunes que se pueden encontrar.
    saludos
    Anaawkiixy, OAXACA, MEXICO.

  8. Tratan de identificarse con cierto tipo público para el cual hacen su trabajo y se nota muy forzado y ridículo. Aunque la adjetivación no gusta pero lastimosamente es así
    Hugo Narrete, QUITO ECUADOR.

  9. En mi país, y en mi ciudad, la locución ha caído por las patas de los caballos. Es común escuchar frases como: por acá estamos con saluditos, frecuencia tal y cual de radio tal y cual, faltan o restan tantos minutos para tal hora… Y eso a cada rato.
    Jorge Ruiz Dueñas, PORTOVIEJO-ECUADOR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.