LOS HERALDOS DEL ANTI-EVANGELIO (2)

Atrás del doctor Plinio… ¡vino Plinio Fernando!