MÁS MORTALES QUE EL SIDA

La indiferencia y el rechazo son más mortales que el SIDA.