MÁS VALE PREPARAR QUE LAMENTAR

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Un repaso de las cosas indispensables antes de salir a entrevistar.

¿Tienes que hacer una entrevista? Lo primero, mantener la calma. No hay que salir corriendo.

Repasemos las cosas a tener en cuenta antes de salir a entrevistar, todas ellas indispensables:

*EL EQUIPO DE GRABACIÓN*

Es lo más elemental y, tal vez por eso, lo que más descuidamos. Si la entrevista es en el estudio, la calidad del audio es tarea del operador. Pero si es afuera, revisa la grabadora, el micrófono, las pilas, el casete o minidisc, haz una prueba de voz… (¿No te ha pasado más de una vez que regresas a la emisora y compruebas, con desesperación, que no has grabado nada?)

*EL TEMA*

No se pide al entrevistador o entrevistadora que domine todos los temas. Pero sí que sepa dónde encontrar la documentación necesaria para prepararlos bien. Un buen periodista sabe dónde hallar los metros que saltó Carl Lewis en Atlanta 96, sabe cómo averiguar el índice de inflación proyectado y el real, encuentra la página web de los globalofóbicos y tiene un confidente en cada ministerio.

*EL CUESTIONARIO*

Aunque tengas muchas horas de vuelo haciendo entrevistas, te ayudará agarrar papel y lápiz, o computadora y ratón, y ordenar con cierta lógica los puntos fundamentales que vas a abordar en la entrevista. Unos apuntes básicos de las preguntas que no queremos que se nos escapen.
El cuestionario no hay que mostrarlo durante la entrevista. Se lleva en la cabeza.

*LA PERSONA ENTREVISTADA*

Si llegamos tensos, también pondremos tensos a quienes entrevistamos. Si estamos inseguros, contagiaremos inseguridad. Los nervios se pegan como las pulgas. Hay que crear un clima de confianza, de espontaneidad, al iniciar la entrevista. Presentándonos, diciendo de qué emisora venimos, con algunas preguntas sencillas y amables para crear un buen ambiente.

*EL LUGAR*

Lo principal es evitar los ruidos. No los sonidos ambientales, que pueden dar colorido a la entrevista, pero sí los mortificantes motores, la algarabía de una escuela, un fondo de música estridente. Si estamos al aire libre, cuidado con el viento. Ponte en contra de éste, con la espalda de parapeto, y protege al micrófono. En interiores, no te encajones en una esquina ni en habitaciones muy estrechas. Busca los espacios más abiertos.

*LA POSICIÓN*

No te coloques frente a frente al entrevistado ni le incrustes el micrófono en la boca. Esta posición es muy incómoda para ambos. Mejor es ubicarse de lado, en ángulo y al mismo nivel, para evitar ese sentimiento de agobio.

En fin, como decía aquel sabio periodista, más vale preparar que lamentar.

MÁS VALE PREPARAR QUE LAMENTAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.