¡NO AL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL!

Este radioclip no tiene audio.

En Radialistas nos solidarizamos con el pueblo Brasileño y su legítima presidenta Dilma Rousseff y condenamos enérgicamente el golpe de estado que ha sufrido.

Un golpe más, que se suma a la lista de esta nueva modalidad de atentar contra las democracias en la región.

Honduras ya lo sufrió. Y Paraguay también vio cómo las élites enquistadas en el Congreso sacaban por la fuerza a su legítimo presidente Lugo.

Ahora, los congresistas y senadores brasileños, muchos de ellos con varias causas de corrupción a sus espaldas, violan los procesos democráticos y sacan a la presidenta electa en las urnas por más de 54 millones de brasileñas y brasileños. Estos sólo tiene un nombre: “golpe de estado”.

*!Levantemos nuestras voces contra esta injusticia!

p. Te invitamos a leer este artículo publicado por https://lalineadefuego.info y http://www.vientosur.info/ por Perry Anderson.

p(tit2). *CRISIS EN BRASIL.

Los países BRICS están en apuros. Por un tiempo fueron las dinamos del crecimiento global, mientras Occidente estaba envuelto en la peor crisis financiera y recesión económica desde la Gran Depresión; pero ahora se han convertido en la principal fuente de preocupación en los cuarteles generales del FMI y del Banco Mundial. China, por encima de todos ellos, a causa de su peso en la economía global: producción desacelerada y un Himalaya de deudas. Rusia: sitiada, con la caída de los precios del petróleo y las sanciones restando su parte. India: asegurando mejor todos los temas, pero con preocupantes revisiones estadísticas. Sudáfrica: en caída libre. Las tensiones políticas emergen en cada uno de ellos: Xi y Putin responden a las tensiones con fuerza bruta, mientras Modi va hundiéndose en las investigaciones y Zuma es echado al fango junto con su propio partido. Sin embargo, en ningún otro lugar las crisis política y económica se fundieron de forma tan explosiva como en Brasil, cuyas calles el último año vieron más manifestantes que el resto del mundo en su conjunto.

Escogida por Lula para la sucesión, Dilma Rousseff, la ex guerrillera que se hizo jefa de Estado, venció en la disputa presidencial en 2010 con una mayoría aplastante de votos. Cuatro años después fue reelegida, pero en esa ocasión con un margen mucho más pequeño de votos, una ventaja del 3% sobre su oponente, Aécio Nieves, gobernador de Minas Gerais, con un debate marcado por una polarización regional nunca antes vista, con un Sur-Sudeste industrializado volviéndose contra ella y con un Nordeste dándole una ventaja aún mayor que la de 2010, con un 72%. Pero, aun así, fue una victoria indiscutible, comparable a la de Mitterrand sobre Giscard y mayor, por no decir también más limpia, que la de Kennedy sobre Nixon. En enero de 2015, Dilma —y en este momento vamos a abandonar los apellidos, como los brasileños acostumbran a hacer— comenzó su segunda presidencia.

*LEER COMPLETO*

¡NO AL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.