QUÍTENSE LOS ANILLOS…

Sólo hay un camino para erradicar la pobreza: distribuir mejor la riqueza del mundo.