RADIO “ON-LINE”

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Miles de radios se apuntan a la nueva moda: transmitir por Internet. ¿Ya lo haces?

Muchos recuerdan los esfuerzos y peripecias que se inventaban para escuchar radios de otros países con receptores de onda corta. Había que ingeniárselas para situar la antena en una posición determinada y así, oír transmisiones en ruso, árabe o francés.

Pero el hijo ilegítimo de estas radios solucionó el problema. Se llama “radio en línea”. Lo de ilegítimo es porque renunció a la transmisión por ondas electromagnéticas, como es la radiodifusión, y se montó en el vehículo de moda: Internet.

Cada vez son más las radios que transmiten por este medio. Desde las grandes cadenas hasta pequeñas emisoras locales.

Actualmente, no tienen mucho público y sus oyentes suelen ser extranjeros que escuchan la radio de su país. Pero su número va en aumento por varios motivos.

– A la hora de venderte ante tus clientes y oyentes tiene “caché” eso de ser una radio con cobertura mundial.

– No necesitas permisos. Ante la negativa de varios gobiernos a conceder licencias a pequeñas emisoras, muchas han tomado el camino de subirse a Internet y transmitir 24 horas por este medio. Internet es un dial infinito.

– Otro aliciente son los reducidos costos y equipos para transmitir. Todo se reduce a una computadora y una conexión de banda ancha a Internet.

Frente a esto, tenemos la ventaja que tan exitosa ha hecho a la radio convencional: que resulta gratis para el oyente.

La inversión para escuchar una emisora en AM y FM es sólo inicial: comprar un receptor. En cambio, el oyente de radio en línea tiene que estar conectado, es decir, pagando una conexión a Internet.

Pero, ¿qué hacer si quieres que tu radio esté a la vanguardia de la tecnología y empezar a transmitir por Internet?

Hay tres caminos:

*1 – Poner tu máquina como servidor.

Necesitas una computadora para que funcione como servidor. Desde ahí transmites y la gente se conecta directamente contigo.

La ventaja es el bajo costo, frente a los pocos oyentes que te sintonizarán.

Hay varios programas, aunque el más extendido es la pareja formada por Winamp y Shoutcast.

En estas páginas encontrarás dos manuales detallados para instalarlos.

Manual de instalación(enlace)* Toda radio en Internet(enlace)* Radio Web(enlace)*2 – Usar un servidor de streaming gratuito.*

Actualmente están apareciendo diferentes opciones gratuitas para colocar tu radio en línea. La más conocida es Listen To My Radio:http://www.listen2myradio.com

En este otro enlace tienes más opciones de streaming libre tanto para radio como para televisión.
http://all-streaming-media.com/streaming-audio-and-video-online/

3 – Contratar un servidor con streaming para radio.

Con esta formula conectas una salida de la consola de la radio a una computadora conectada a Internet y envías la señal a tu servidor.

Puede ser el mismo donde alojas tu página web, si cuenta con ese servicio. La cantidad de oyentes aumenta, ya que no se conectan a tú máquina, sino al servidor.

Pero el costo también se incrementa al tener que pagar el servidor.

Tú eliges. Y mientras lo haces, diviértete escuchando algunas de las miles de emisoras que ya están en línea. Radios de África, otras sonando Jazz, algunas informando y hasta radios pasando los últimos vallenatos de moda. http://www.shoutcast.com/

RADIO “ON-LINE”

31 comentarios sobre «RADIO “ON-LINE”»

  1. De todas la mejor es la tercera opción, contratar un servidor, porque la primera, lo que se «ahorra» en pago de streaming lo consume en energía, además, tiene que invertir en un PC para dejarlo ahí estático, por otro lado puede no tener mucha capacidad de oyentes. La segunda, lo gratis es gratis y ahí no hay garantías, en cuanto a capacidad, calidad y durabilidad. Mi emisora se llama http://www.megustaradio.com

    Lucas, MEDELLIN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.