RAPIDÍN Y LA SIRENA

Una parábola para que las niñas y niños hiperactivos controlen sus movimientos y desarrollen su concentración.

NARRADORA Rapidín era un pez pequeño y juguetón. Cuando estaba a flor de agua, su cuerpo brillaba bajo los rayos del Sol. Parecía de oro.

CONTROL PECES EN RIO

RAPIDIN ¡Ven, vamos a jugar, vamos…!

PEZ 1 ¡Vamos…sí!

NARRADORA Rapidín era muy inteligente y tenía un gran corazón. Todo el mundo lo quería y él era amable con todos los peces que lo rodeaban.

RAPIDÍN ¡Vamos, sigamos… vamos!

NARRADORA Pero a Rapidín le costaba mucho quedarse quieto. Cuando estaba con sus amigos y debía escuchar con atención las enseñanzas del Gran Delfín, no dejaba de mover su cola ni sus aletas.

DELFÍN Rapidín, ¿no te puedes quedar tranquilo?

RAPIDÍN Lo siento, lo siento.

DELFÍN Con tus movimientos distraes al grupo y tú mismo no te puedes concentrar…

RAPIDÍN Lo sé, lo sé, lo sé, pero no logro controlarlo. ¿Qué hago?

DELFÍN Trata de quedarte en calma. Bien, queridos pececitos y pececitas, continuamos con la clase de hoy… (FADE)

CONTROLSICA ACUÁTICA

NARRADORA Un día que estaba especialmente inquieto, Rapidín vio aparecer a una linda sirena con cabellos plateados que le hizo señas para que se acercara.

SIRENA Psst… Psst… Ven, pececito de oro… Ven…

EFECTO PEZ SE MUEVEPIDO

NARRADORA Rapidín fue a toda velocidad. Estaba maravillado. Él había oído hablar mucho de las sirenas, pero era la primera vez que se encontraba con una de verdad.

RAPIDÍN ¡Hola, sirena!

SIRENA Hola, pececito, ¿cómo te llamas?

RAPIDÍN Me llamo Rapidín.

SIRENA Te he estado observando, Rapidín, y veo que no puedes dejar de moverte.

RAPIDÍN Sí, lo sé, lo sé, lo sé. He hecho muchas cosas para controlarme…pero no lo logro.

SIRENA Intentemos algo, Rapidín.

NARRADORA La sirena le pidió que primero moviera su cola varias veces y luego la dejara quieta. Rapidín lo hizo sin problemas. Después le pidió que hiciera lo mismo con sus aletas.

RAPIDÍN Mira, sirena, lo estoy logrando.

SIRENA ¿Ves, Rapidín? Es tu cerebro el que controla tus movimientos.

RAPIDÍN ¿Mi cerebro?

SIRENA Claro. Y ahora vamos a hacer este ejercicio. Atiende bien. Respira profundamente… Así… (RESPIRA)… Hazlo tú también…

RAPIDÍN RESPIRA

SIRENA Así, respirando profundamente, tu cerebro se tranquiliza y tus movimientos también. ¡No te olvides de mis palabras!

RAPIDÍN Ya lo sé, sirenita. Nunca lo olvidaré.

RAPIDÍN RESPIRA PROFUNDAMENTE

NARRADORA La sirena desapareció como había llegado, dejándole ese consejo extraordinario a Rapidín.

CONTROLSICA TRASLACIÓN

NARRADORA A los pocos días, el Gran Delfín felicitó delante de todos los peces a Rapidín, el pececito de oro.

DELFÍN Hemos visto que tu atención ha mejorado notablemente y estás menos nervioso y tiene más control sobre tu cola y tus aletas. ¡Pido un aplauso para Rapidín!

EFECTO APLAUSOS EN AGUA

RAPIDÍN ¡Y yo, otro aplauso para la linda sirenita!

EFECTO APLAUSOS EN AGUA

CONTROLSICA ALEGRE

BIBLIOGRAFÍA
Michael Dufour. Cuentos para crecer y curar. Editorial. Sirio. Argentina, 1998.

RAPIDÍN Y LA SIRENA

2 comentarios sobre «RAPIDÍN Y LA SIRENA»

  1. Yo tengo un sobrino que a veces me provoca darle un tatequieto… no está tranquilo en ningún momento. Lo hemos llevado a clases particulares y médicos… no se me había ocurrido el cuento para curar. Lo intentaré y les contaré cómo me va. Un beso de agradecimiento, qué lindo cuento, lo usaré.
    Maríacelina, MARIACELINA26X@HOTMAIL.COM.

  2. Nos alegramos desde la Radiotekita que este cuento te sirva para ayudar a tu sobrinito. Te seguiremos enviando muchos más para que los compartas con otros niños y niñas. Muchos éxitos.
    Carlos Romero, QUITO, ECUADOR.

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.