SALVADO POR LA CAMPANA

Una anécdota… de terror.