UN OBRERO EJEMPLAR

El corazón no se cansa. Late más de cien mil veces al día. No deja de trabajar un solo segundo.