UNA EDAD PARA SER FELIZ

Rosita no va a la escuela. Debe salir a vender caramelos en la puerta del cine.