UNA SEMILLA NO ES UN ÁRBOL

A los seis meses de embarazo se estructuran las conexiones cerebrales que nos permiten pensar y tener conciencia.

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas, amigos, ¿cómo los trata la vida? ¿Bien? Me alegro. Y también me alegro de seguir conversando con ustedes sobre este tema difícil, el tema del aborto. Un tema que tenemos que aclarar porque hay mucho miedo y muchos sentimientos de culpa en las mujeres que han tenido que enfrentarlo… Las llaman asesinas, madres desnaturalizadas, las mandan primero a la cárcel y luego al infierno…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Sí, dígame?

MUJER ¿Y no son asesinas, doctora?

DOCTORA ¿Quiénes, las mujeres que interrumpen un embarazo?

MUJER Sí. Porque quien elimina voluntariamente una vida humana está asesinando, digo yo.

DOCTORA Claro, mi señora, pero la cosa, como decíamos en el otro consultorio, es averiguar cuándo comienza la vida humana. Ese es el asunto.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Aló, con quién tengo el gusto?

ALVAREZ Con el doctor Álvarez. Soy biólogo.

DOTORA Qué suerte la mía y la de nuestros oyentes… A ver si usted nos aclara, doctor Álvarez, cuándo comienza la vida humana.

ALVAREZ Bueno, nos han hecho creer que la vida humana comienza cuando un espermatozoide masculino entra en un óvulo femenino.

DOCTORA Eso dicen y repiten, sí.

ALVAREZ Pero esa es una visión muy materialista, muy poco científica.

DOCTORA ¿Y cuál es la visión científica? Explíquenos.

ALVAREZ Como usted sabe, doctora Miralles, un embrión de dos o tres semanas es apenas un puntito… el punto que usted hace con un lápiz es mayor que ese embrión… ¿Diremos que ese punto es una vida humana?

DOCTORA Lo que dicen, doctor Álvarez, es que ese punto, esa semillita, es ya un ser humano “en potencia”.

ALVAREZ Lo que pasa es que todas las células de mi organismo y del suyo son vida humana “en potencia”. Yo puedo tomar una célula de mi nariz y a partir del código genético que encierra puedo clonar, puedo fabricar un ser humano.

DOCTORA Le hago de abogado del diablo, mejor dicho, de abogada de la diabla…

Esa semillita, ésa y no otra, esa semillita que está en el vientre materno, si la dejamos crecer, llegará a formar un ser humano… ¿Entonces?

ALVAREZ Respondo con su mismo ejemplo, doctora. Cuando usted se toma un jugo de naranja, bota las semillas, ¿verdad? Todas esas semillas son árboles “en potencia”. Si las sembramos y dejamos crecer, tendríamos un bosque de árboles de naranja. Pero no vamos a decir que botar semillas es lo mismo que cortar un bosque, ¿verdad?

DOCTORA Es decir, una semilla no es un árbol. Y tampoco un embrión humano es un bebé.

ALVAREZ Exacto.

DOCTORA Doctor Álvarez, ¿y qué dice, entonces, la ciencia? ¿A partir de cuándo podemos hablar ya de un ser humano?

ALVAREZ Hay diferentes opiniones, claro. Pero científicos de la talla de Carl Sagan dicen que en las primeras doce semanas, es decir, en los tres primeros meses de gestación, no se puede hablar de un ser humano porque todavía no están establecidas las conexiones cerebrales que son las que nos hacen humanos.

DOCTORA Será por eso que en muchísimas legislaciones autorizan interrumpir el embarazo en esos dos o tres primeros meses.

ALVAREZ Imagínese, es a partir de los seis meses que se comienza a conectar el cerebro, y esas conexiones son las que nos permitirán pensar y tener conciencia… las que nos hacen seres humanos.

DOCTORA Muchas gracias, doctor Álvarez. Cualquier día lo llamamos nosotros a usted para que nos siga aclarando cosas.

ALVAREZ No, gracias a usted, doctora Miralles. Sabe que estamos a la orden.

DOCTORA Y bien, mujeres que me escuchan, especialmente aquellas que hayan tenido que recurrir alguna vez a un aborto por las razones que sólo ustedes conocen bien, no se sientan culpables ni condenadas, como si hubieran cometido un asesinato… Nada de eso. ¿Saben qué? En el próximo consultorio vamos a analizar algunos casos en los que el aborto está perfectamente justificado. Ahí la seguimos. ¡Hasta la próxima, mis amigas, y mis amigos también!

*Imagen cortesía de:* azoteasverdesenlaciudad.blogspot.com

UNA SEMILLA NO ES UN ÁRBOL

Unos pensamientos

  1. Claro, claro… Los cuerpecitos desmembrados, las cabecitas ensangrentadas y demás que se ven en los contenedores de las clínicas abortivas son “semillitas”. Lógicamente el desarrollo es paulatino,pero miren una ecografía de solo un mes, y descubrirán UN SER HUMANO. Así que las conexiones cerebrales que se completan a los seis meses nos hacen humanos, ¿es un dogma como el de las religiones? Las leyes de determinados países acaban permitiéndolo porque nos estamos deshumanizando; actualmente muchos médicos y científicos, por dinero, son capaces de… pongamos por caso, fabricar virus en laboratorios, crear epidemias o mantener enfermos en lugar de curarlos porque eso es más rentable. Las mujeres que han abortado, como quienes han colaborado con ello, están a tiempo de arrepentirse y rectificar en su vida; hacerse activistas provida ayuda mucho. Pero no sirve de nada ocultar la realidad de algo tan terrible que se ha hecho. Por cierto, actualícense y publiquen a todos los científicos (tantos, afortunadamente)que sí opinan que abortar es matar a un ser humano. El ejemplo de la clonación me parece patético.

    Antonio, ESPAÑA.

  2. Buenas noches doctora. Mi opinión acerca del aborto es desde un punto religioso. Pienso que Dios es el creador del universo entero, ya que creó el cielo y la tierra, el día y la noche, los mares, los animales y la naturaleza y por lo tanto la humanidad viene formado por las manos de dios nuestro señor… con barro tanto al hombre como a la mujer y nos dio un soplo de vida pero después vino el pecado producido por la mujer ya que fue tentada por satanás y se produjo la reproducción sexual o concepción.

    Norma Solangela Castro, SALTA, ARGENTINA.

  3. En mi opinión, me parece que nadie tiene derecho a exigirle a una mujer que tenga a un ser que no desea. Es el caso de las violadas. La Iglesia las condena, pero bien sabemos que la institución religiosa ha cometido pecados verdaderamente graves. Lástima que éstas cápsulas no tengan cabida en emisoras comerciales de México. Un abrazo y mi reconocimiento sincero a todos quienes hacen posible este esfuerzo de producción.

    Rafael Maestro, AGUASCALIENTES, MÉXICO.

  4. Me gusta que hayan planteado el tema del aborto, y como bien dices es un tema difícil, plantearse la idea de “¿cuándo empieza la vida?” a veces resulta muy ociosa, aunque es cierto que una semilla no es un árbol, pero las mujeres que ya somos madres, se nos hace duro que nos digan que no está vivo. Defiendo la despenalización del aborto, y que este sea dentro de las primeras 12 semanas, pero cuando estuve embarazada pude escuchar el latido de mi bebé en las primeras 6 semanas y los cambios en el cuerpo, que no se limitan al estiramiento de la piel, nos grita que esa semilla está viva. Para mi no deja de ser una acto doloroso el aborto, yo misma pasé por eso, pero lo defiendo porque me parece más doloroso todavía cargar con un embarazo no deseado y darle vida a una persona “no deseada”, es algo que lo llevará toda la vida. Lo mismo me mata cuando escucho que chicas que no se atrevieron a abortar y que son convencidas por los grupos provida, de tener y mantener a quien no aman, decir “ya le he de aprender amar”, y ese amar es amar a una agresión, amar un dolor, no niego que se pueda lograr, pero me parece simplemente injusto. Eso además del hecho que miles de mujeres mueren diariamente en abortos clandestinos, y aunque mañana condenen a muerte a las mujeres que abortan y a los médicos que las ayudan, el aborto va a seguir existiendo.

    Luisana Aguilar, QUITO, ECUADOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.