YO NO SOY ESCLAVA

Anastácia es venerada en Brasil como mártir de la dignidad de la mujer negra.

EFECTO PUERTO

NARRADORA Otro barco llegaba desde África hasta las costas de Brasil…

CAPITÁN ¡Bajen la mercancía!… ¡De prisa!

NARRADORA La mercancía eran 112 negros y negras capturados en el Congo y traídos al puerto de Salvador de Bahia para venderlos como esclavos… En la travesía, por el hambre y los malos tratos, había muerto más de la mitad…

CAPITÁN Lávenlos bien, apestan… ¡Y no les suelten las cadenas, que esos malditos se escapan!

EFECTO MERCADO

NARRADORA Era el año 1740. En el mismo muelle se hacía la compraventa.

PATRÓN ¿Cuánto pides por esta negra?

VENDEDOR ¿Ésta?… Mírale los dientes… (AHHH)… Mírale las caderas…

PATRÓN Que cuánto pides te pregunto.

VENDEDOR Tres mil reales.

PATRÓN ¿Estás loco?… Confórmate con mil, amigo.

VENDEDOR De acuerdo. Vengan los mil reales. (MEDIA VOZ) Pero me la prestarás alguna vez, ¿no? (RISAS)

CONTROL MÚSICA NEGRA

NARRADORA Delminda, una hermosa joven bantú, fue vendida al comerciante portugués Antônio Rodrigues Velho.

PATRÓN Denle de comer… y me la traen esta noche… quiero ver si esta negra vale los reales que pagué por ella.

NARRADORA Abusada una y otra vez por el amo, Delminda quedó embarazada.

PATRÓN A ver si pare un negrito… Necesito mano de obra en la plantación…

CONTROL MÚSICA NEGRA

EFECTO LLANTO BEBÉ

NARRADORA Pero nació una niña. Una niña negra como su madre violada y con ojos azules como los del violador. Nació un 12 de mayo y le pusieron por nombre Anastácia.

DELMINDA (TARAREA) Hija mía, cuando seas grande, no repitas mi historia… Tú no eres esclava de nadie… de nadie…

CONTROL TAMBORES

NARRADORA Anastácia se volvió tan hermosa como su madre. Los hijos del comerciante Rodrigues se fijaron en ella.

JOVEN Ya está madura esta fruta… Es tiempo de probarla, ¿no?… Ven acá… ¡que vengas te digo!

ANASTACIA No tengo que obedecer. Yo no soy esclava tuya.

JOVEN ¿Ah, no?… ¿Y de quién te crees que eres?

ANASTACIA De nadie.

JOVEN ¿No me digas?… Negra y respondona… Abrir las piernas y cerrar la boca, eso es lo único que tienes que hacer…. ¡Ahora verás!

ANASTACIA ¡No, no…!

JOVEN ¡Cállate, estúpida! (FORCEJEOS)

NARRADORA Abusaron de ella como habían abusado de su madre y de todas las esclavas.

JOVEN Ya entendiste lo que eres, una perra esclava…

ANASTACIA (LLORANDO) Yo no soy esclava…

JOVEN ¡Cállate y llámame señor!… Yo soy tu señor. Tu dueño.

ANASTACIA Yo no tengo dueño…

JOVEN ¡Que te calles he dicho!

NARRADOR Pero Anastácia no se callaba. Altiva, clavaba sus ojos azules en los del hijo del patrón. Y en los del patrón Rodrigues también.

PATRÓN Yo compré a tu madre. Eres una esclava.

ANASTACIA Yo no soy esclava. Soy libre.

PATRÓN Cierra esa boca sucia.

ANASTACIA Tú y tus hijos son los sucios.

PATRÓN ¡Maldita!… Ahora aprenderás… ¡Tráiganme el látigo!

EFECTO LATIGAZOS Y GRITOS DE ANASTACIA

NARRADORA La azotaron, le echaron sal en las heridas, la dejaron amarrada al tronco de los tormentos durante noches enteras. Pero Anastácia no se callaba. Al fin, el patrón decidió colocarle un bozal de hierro que sólo se lo quitarían para comer.

JOVEN Negra insolente… (FORCEJEOS)

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

NARRADORA Meses y meses con aquel bozal hasta que el hierro le cortó la cara y las heridas se gangrenaron. La llevaron a Rio de Janeiro cuando ya estaba muy enferma…

CONTROL MÚSICA RELIGIOSA

CURA Vas a morir, Anastácia… Vosotros, quitadle ese bozal que quiero oírla en confesión… (PAUSA)… Hija mía, arrepiéntete de tus pecados antes de presentarte ante el tribunal de Dios…

ANASTÁCIA No, señor cura, quienes tienen que arrepentirse son ellos…

CURA Ya pronto serás libre, hija mía.

ANASTÁCIA Yo nunca fui esclava. Nunca.

EFECTO CAMPANAS LEJANAS

NARRADORA Anastácia murió y fue sepultada en la Iglesia del Rosario. Con los años, su memoria se fue agrandando.

MUJER ¡Milagro!… ¡Anastácia ha curado a mi hijo!

HOMBRE No, comadre, el milagro de la negra Anastácia no es ése… El milagro de ella fue rebelarse contra la esclavitud y despertarnos la conciencia.

NARRADORA Anastácia es venerada en todo Brasil como mártir de la dignidad de la mujer negra. Sus palabras siguen vivas…

ANASTÁCIA Yo no soy esclava. Soy libre.

NARRADORA El nombre de Anastácia significa “resurrección”.

BIBLIOGRAFÍA
Eduardo de Oliveira, Quem é quem na negritude brasileira, biografias, vol. 1, CNAB/SNDHMJ, 1998.
YO NO SOY ESCLAVA

11 comentarios sobre «YO NO SOY ESCLAVA»

  1. Much@s afroscendientes hoy aún sufren la discriminación por el simple hecho de ser negr@s. Eso es lo que nos ha dejado la historia, por eso me parece necesario este tipo de relatos que sirvan como un despertar para la comunidad afrodescendiente y la sociedad en general. ¡Porque diferencia no debe ser desigualdad!

    Estéfany Villadiego, CARTAGENA, COLOMBIA .

  2. Basta con leer y el sufrimiento entre a mi sangre, ardiendo de coraje. Por ello el 22 de marzo de 2012 celebro junto a un grupo de mujeres «Carimbo en mi Piel». Homenaje a nuestras esclavas negras, quienes para nosotras nunca lo fueron. Nuestros negros son LIBRES y en Puerto Rico aún tienen un hogar.

    Jamie Pérez, MAYAGUEZ, PUERTO RICO.

  3. Me parece excelente el trabajo que han hecho elaborando esa viñeta, cautivó mi atención y me sumergió en el dolor de la negra, trasmite emociones, sentimientos, tristeza. Aunque en algunas partes utilizan malas palabras, eso respalda y le da fuerza al personaje. Gracias por instruirnos cada día, con cosas que aún no conocemos.
    Oralia Duarte, NICARAGUA.

    1. Gracias por la historia de tantas mujeres que lucharon por sus Derechos. En nuestro programa especial por el Día de la Mujer haremos escuchar algunos de los audios. Saludos a todas las mujeres de América Latina. «Mentes Lúcidas» el espacio de tus derechos. Programa del Servicio de Protección de los Derechos del Niño y del Adolescente- Puerto Madryn.

      Flavia Nuñez, PUERTO MADRYN- ARGENTINA..

  4. Esta historia relata perfectamente los sufrimientos de las esclavas negras. No conocía a Anastácia. Me alegra saber que existe un símbolo de este período.
    Ridarch Sandrine, GUADALUPE .

  5. Hola amigos de Radialistas… Estoy empezando en este mundo de la radio… La amo, creo que uno puede dar a conocer lo que uno siente de una forma natural y es fenomenal que puedas influir tanto en una persona… Amo la radio, la música y sé que algún día tendré mi propio programa musical…les dejo mi email para todos aquellos que aman la radio, el rock y la paz… Suerte amigos!
     soy_alee@hotmail.com
    Alejandra, PANAMÁ, PANAMÁ.

  6. Una obra de altura, de admirar en los espacios de los saberes, creados por los programas para incentivar a la libertad de los pueblos.
    Iris Garcìa, VENEZUELA, ANACO.

  7. wow!! que lindo uno de mis favoritos, que trabajo tan maravilloso. Recuerdo que hace tres años la profesora de radio de la universidad nos dijo que escucharamos Radialistas. net. Confieso que desde ese instante no he parado. Felicitaciones 🙂

    Patricia Uzcátegui Baptista, SAN CRISTOBAL, VENEZUELA.

  8. Me parece una excelente historia, la forma cómo la recrearon. No se mucho de radio, pero esta historia te transporta a la epoca, y te hace imaginar las escenas una a una. No tengo palabras para describir lo que la radio puede hacernos ver y sentir.
    Gimilat, MONTERIA-CORDOBA.

  9. Me parece una forma muy atractiva y dramática de llegar al público con un pasaje de la historia que, lamentablemente hoy se sigue manifestando aunque de una forma poco perceptible. La explotación y esclavitud hacia la mujer es un elemento que se presente en diferentes ámbitos de la sociedad; no lo vemos porque regularmente nuestros ojos y oídos están bloqueados. Por fortuna la radio es uno de los medios más propicios para hacer conciencia en la población.

    Greis María Flores, LOJA – ECUADOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.