106- ¡VIVA EL HIJO DE DAVID!

Jesús, en medio de una multitud que lo vitorea con ramos, avanza hacia Jerusalén y entra en el Templo por la Puerta Dorada.