80- ¿VIOLENCIA O NO VIOLENCIA?

Participé en la resistencia contra los romanos, revela Jesucristo. Audio completo.

RAQUEL Hemos regresado a Jerusalén cuando faltan pocos días para la
Semana Santa, y continuamos nuestras entrevistas exclusivas
con Jesucristo planteándole hoy una pregunta de candente
actualidad: ¿aprueba o condena la violencia?
JESÚS ¿Por qué dices que es de tanta actualidad?
RAQUEL Venga, acérquese a este quiosco… Le leo los titulares… 47
muertos en dos atentados… Nuevas amenazas de Estados
Unidos en Oriente Medio… Continúan las guerras tribales en
África Central… Nuestro mundo es muy violento.
JESÚS Y mi país también… En estos días, he visto soldados por todas
partes…
RAQUEL Soldados israelíes ocupando territorios palestinos…
JESÚS Yo también viví en un mundo de mucha violencia, Raquel…
RAQUEL Sin embargo, en las películas, su mundo parece sereno, idílico, de
flores y pajaritos.
JESÚS No, nada de eso. Cuando nací, mi país ya estaba ocupado
militarmente por los romanos.
RAQUEL ¿Qué significaba eso?
JESÚS Humillaciones, muertes. Y los impuestos. Nuestro país pagaba
tributos altísimos al emperador de Roma. Nos saqueaban.
RAQUEL ¿Le es familiar entonces el concepto de imperialismo?
JESÚS Muy familiar. Vi soldados romanos desde niño. Entraban a las
aldeas, robaban, violaban a las mujeres. Nos despreciaban. Se
creían dueños.
RAQUEL ¿Recuerda algún acontecimiento especialmente sangriento?
JESÚS Era joven cuando en Séforis, la capital de Galilea, los romanos
crucificaron a centenares de rebeldes. Fui hasta allá, lo vi con mis
propios ojos. Siempre había levantamientos contra los romanos.
RAQUEL ¿Guerrilla, violencia armada?
JESÚS Los romanos tenían espadas y escudos. Caballos. ¿Cómo
enfrentarlos sin armas? En Galilea, en mi tierra, nació el
movimiento de los zelotes, un grupo armado.
RAQUEL ¿El primer foco de resistencia?
JESÚS No, tenían antecedentes. Se inspiraban en los Macabeos, que se
levantaron contra el imperio griego cien años antes. Mi madre le
puso Simón a uno de mis hermanos en recuerdo de un gran jefe
macabeo.
RAQUEL Y usted… ¿participaba en esa resistencia?
JESÚS Todos participábamos, de una forma o de otra. Metidos en la
lucha o encubriendo a los que luchaban. Las mujeres llevaban
comida a los rebeldes que se escondían en las cuevas de Arbel,
me acuerdo…
RAQUEL ¿Y usted?
JESÚS De niño, yo pasaba mensajes. Avisábamos por dónde andaban
los soldados… De joven, los apoyé en varios momentos, sí.
RAQUEL ¿Era un movimiento nacionalista?
JESÚS Lo era. Queríamos un país libre, que se fueran los romanos.
RAQUEL ¿Los zelotes eran un partido político?
JESÚS Estaban muy bien organizados. Hacían atentados. Muy valientes,
pero muy fanáticos.
RAQUEL ¿Y en su grupo… usted admitió a este tipo de gente?
JESÚS Yo anuncié el Reino de Dios en Galilea y los primeros que se
sumaron fueron mis paisanos del norte. Algunos eran zelotes o lo
habían sido. Yo no andaba preguntándoles eso.
RAQUEL Volvamos al punto de partida… ¿Aprueba o condena la
violencia?
JESÚS Yo pienso que hay muchas formas de violencia, Raquel. La
ocupación de mi país por la fuerza militar era violencia. En los
impuestos que los romanos recaudaban se iba el sudor de
nuestra gente. Eso también era violencia.
RAQUEL En un mensaje, una oyente nos recuerda que Oscar Romero,
quien fue obispo de San Salvador, un santo de los de verdad,
distinguía entre la violencia institucionalizada de quienes tienen el
poder y la “violencia de respuesta” de quienes resisten. ¿Qué
opina usted de esto?
JESÚS Que está muy bien dicho. Porque no se puede medir con la
misma vara la violencia de los de arriba y la respuesta de los de
abajo. En mi tiempo, ¿cómo usar la misma medida con los
romanos y con los zelotes?
RAQUEL ¿Qué dirá el presidente de Estados Unidos de estas
declaraciones, qué dirán en la Unión Europea? ¿Abrirán un
expediente contra Jesucristo acusándolo de terrorista
internacional? Desde Jerusalén, Raquel Pérez, Emisoras Latinas.
CONTROL CARACTERÍSTICA MUSICAL
LOCUTOR Otro Dios es Posible. Entrevistas exclusivas con Jesucristo en su
segunda venida a la Tierra. Una producción de María y José
Ignacio López Vigil con el apoyo de Forum Syd y Christian Aid.

*MÁS DATOS SOBRE ESTE POLÉMICO TEMA…*

*Un mundo violento*

Jesús nació y vivió en un país ocupado militarmente. En su tiempo, el imperio
romano era el más poderoso de la tierra conocida entonces. Unos 70 años
antes de nacer Jesús, su país, Palestina, fue convertido en una más de las
provincias-colonias de Roma en las orillas del Mar Mediterráneo. Esto
significaba: gobiernos dependientes, ocupación del territorio por las tropas
romanas y explotación del pueblo, al que se cobraban altos impuestos.
En tiempos de Jesús, las tropas romanas mantenían el orden y la “paz” en
Galilea. Lo hacían con la soberbia propia de los ejércitos ocupantes, que se
sienten dueños de la vida y de las propiedades de la población sometida. Con
esta prepotencia, eran frecuentes las violaciones, el saqueo de los bienes de
los campesinos y la represión a quienes se oponían.

*El espíritu de los Macabeos*

Los hermanos Macabeos, héroes de la resistencia judía contra la dominación
griega de Palestina, vivieron unos 160 años antes de Jesús. Organizaron una
auténtica lucha guerrillera y lograron importantes victorias contra el poderoso
imperio heleno. En la memoria del pueblo eran símbolo de valentía, patriotismo
y libertad.
Heredero de la tradición macabea, Judas el Galileo fue el fundador del
movimiento zelote, escindido del grupo de los fariseos. La muerte de Herodes
el Grande, tras un reinado tiránico de 40 años, supuso un momento
especialmente crítico en Palestina, dominada ya por el imperio romano. Por
esos años, surgieron en Galilea ―al margen de la burocracia, el orden y la ley
que imperaban en el sur, en Jerusalén― movimientos insurreccionales
armados que tuvieron un gran arraigo entre el pueblo y de los que se nutrió el
movimiento zelote, de origen rural.
En los años del nacimiento de Jesús, Judas el Galileo organizó la oposición al
censo ordenado por Roma. Después, durante la juventud de Jesús,
protagonizó un gran levantamiento contra el poder romano. Conquistó la ciudad
de Séforis, apenas a unos seis kilómetros de Nazaret, que era entonces la
capital de Galilea y el principal centro comercial de textiles del país. Allí se hizo fuerte con un importante grupo de guerrilleros. Quintilio Varo, legado romano
en Siria, aplastó a sangre y fuego aquella revuelta. Séforis fue reducida a
cenizas y cientos de zelotes fueron crucificados en la ciudad. Herodes Antipas
la reconstruyó años después.
Para el movimiento zelote, el golpe fue duro y tardaron algunos años en
reorganizarse. Aunque estos acontecimientos no se relatan en los evangelios,
en los que no aparece siquiera el nombre de la ciudad de Séforis, todo esto
tuvo que conocerlo Jesús de primera mano por la cercanía entre Séforis y
Nazaret.

*Zelotes: celosos nacionalistas*

La palabra “zelote” viene de “celo”. Los zelotes eran celosos, apasionados de la
defensa del honor de Dios. El Dios celoso que no tolera otros dioses ―el
dinero, el emperador romano, la ley injusta― les daba su nombre: celosos,
zelotes. Los zelotes actuaban en la clandestinidad, algunos como guerrilleros,
especialmente en Galilea, en donde el control de Roma era más débil. Tenían
un programa de reforma agraria: proclamaban que la propiedad debía ser
redistribuida justamente. Proponían la cancelación de las deudas inspirándose
en la ley mosaica del Año de Gracia. Se oponían al pago de impuestos a
Roma. Los campesinos y los pobres de Israel, agobiados por los impuestos,
simpatizaban con el movimiento, encubrían a sus miembros y colaboraban con
ellos.
El grupo más radical dentro de los zelotes era el de los “sicarios”, que llevaban
siempre bajo la túnica pequeños puñales, llamadas “sicas”, y cometían con
frecuencia atentados contra los romanos. Zelotes y sicarios practicaban
secuestros de personajes importantes, asaltaban las haciendas y las casas de
los ricos y saqueaban arsenales romanos. Entendían su lucha como una
auténtica “guerra santa”. El castigo para todos estos delitos contra el imperio
romano era la muerte en cruz.
Los zelotes no eran revolucionarios sanguinarios, lo que hoy llamamos
“terroristas”. Tampoco se les puede identificar con un partido político, tal como
hoy entendemos este término. Su ideología arraiga en una tradición religiosa
profunda: los israelitas entendían que su país era “tierra santa” y no podía ser
oprimido por extranjeros. Les caracterizaba un apasionado nacionalismo y una
espiritualidad muy honda con base en los mensajes de los profetas. En cuanto
a su práctica, les distinguía el cortoplacismo: liberar de manera inmediata a
Israel de la dominación romana. Ideológicamente, era quizá el grupo que más
claramente representaba la sed de libertad que el pueblo de Israel había
experimentado en los últimos siglos de su historia.

*¿Cuántos zelotes había entre “los doce”?*

Por todas sus características, los zelotes tuvieron que tener en Jesús muchas
expectativas y el poder de convocatoria del profeta nazareno tuvo que atraer su
atención. Jesús, un galileo, tuvo que conocer a los zelotes y concordar con
ellos en muchas cosas.
Cuando Jesús inicia su movimiento con la proclama ¡El reino de Dios está
cerca!, coincidía con la proclama de esperanza que los zelotes ya habían
hecho popular por toda Galilea como bandera contra los ocupantes romanos.
Además, el hecho de que el movimiento de Jesús naciera y se desarrollara en
Galilea hace lógico que en su movimiento participaran zelotes. Entre “los doce”
Judas seguramente lo fue. Simón, uno de los doce, es apodado “el cananeo” o
“el zelote” (Lucas 6, 15). El sobrenombre que Jesús dio a los hermanos
Santiago y Juan, al llamarlos “Boanerges” (Hijos del trueno), y el sobrenombre
que dio a Simón Pedro, llamándolo “Barjona”, parecen ser también nombres de
lucha, alias relacionados con el movimiento zelote.

*Violencia estructural, violencia institucionalizada*

Al hablar del pecado estructural ―el pecado de sociedades que viven con
grandes desigualdades entre los pocos ricos y los muchos pobres, que toleran
injusticias contra la vida de los más pobres―, la Teología de la Liberación
propuso el concepto de “violencia estructural” y de “violencia institucionalizada”.
Estructuras de violencia son las que provocan hambre y latifundio, las que
atropellan a los más débiles y los dejan indefensos. Esa violencia se
institucionaliza también en leyes injustas. Y así, puede existir un orden legal
violento que atenta contra los derechos humanos.
A lo largo de la historia de la iglesia se han multiplicado las reflexiones sobre lo
que a partir del siglo XIII Tomás de Aquino llamó “guerra justa”, un concepto
tan amplio y flexible que ha servido para justificar esfuerzos armados justos y
también muchas barbaries.

*Monseñor Romero, San Romero de América*

En nuestros tiempos, y en América Latina, el arzobispo de San Salvador, Oscar
Romero, opuesto siempre a la violencia como método para resolver conflictos,
aún los más agudos ―asumió ese cargo en vísperas de que en El Salvador se
desatara una guerra civil que duró doce años―, trató en varias ocasiones, no
de justificar la guerra o la violencia, pero sí de diferenciar entre “violencia
institucionalizada” y “violencia de respuesta”. Esa línea, esa frontera, es una
constante no sólo en sus homilías, sino especialmente en su actuación diaria.
En su homilía del 26 de junio de 1977 lo explicaba así: La violencia
institucionalizada es aquella que oprime abusando de sus derechos. La
violencia que se institucionaliza es la que quiere abusar del poder. Ante ella
surgió una respuesta en América Latina. “Hay ―dicen los obispos en
Medellín― como un signo de los tiempos, un afán universal de liberación”. Y la
Iglesia, que siente que ese anhelo del hombre latinoamericano viene del
Espíritu Santo, que le está inspirando su dignidad y le hace ver la desgracia en
que vive, no puede ser sorda a ese clamor… Ante esta situación de violencia
que se hace institución, surgen movimientos de liberación: la lucha de clases,
el odio, la violencia armada…
Afirmando que la violencia armada “no es cristiana tampoco” y rechazando los
métodos violentos para resolver los problemas nacionales de su tiempo,
Monseñor Romero reflexionó, como Jesús, con “dos medidas”. Habló
duramente contra la “violencia institucionalizada” y la “violencia represiva”.
Condenó también la violencia “de baja intensidad” que Estados Unidos
comenzó a ensayar ya en su tiempo contra las organizaciones populares
salvadoreñas (Este nuevo concepto de guerra particular, que consiste en
eliminar de manera homicida todos los esfuerzos de las organizaciones
populares bajo pretexto de comunismo o terrorismo, la calificó así en su Diario).
Y trató de entender la que él llamaba “violencia revolucionaria”, considerando
que era una respuesta, un resultado de la “violencia represiva”.
Al igual que Jesús, Monseñor Romero era consciente de que la violencia de
unos y de otros, al multiplicarse, se convierte siempre en una espiral de
violencia incontrolable que perjudica principalmente a los más pobres e
indefensos. Era consciente, igualmente, de que la violencia represiva
arrinconaba a quienes se veían forzados a optar por la “violencia
revolucionaria”. Tratar de “entender”, con la mente y con el corazón, con
palabras y con actitudes, la opción revolucionaria de los pobres de su país, su
“violencia de respuesta” fue lo que le costó la vida.

*De dónde viene la guerra*

Sin mucha reflexión, pensamos que las guerras son un comportamiento
exclusivamente humano, olvidando que tienen sus raíces en el comportamiento
animal, y en el de nuestros parientes más cercanos en la escala biológica, los
primates. Así lo documenta la experta primatóloga Jane Goodall en su libro “A
través de la ventana”, al relatar la guerra entre poblaciones de chimpancés
emparentados. Los chimpancés son la especie con quien compartimos un
ancestro común hace unos seis millones de años.
El comportamiento humano está aún lleno de inercias y huellas de los
comportamientos atávicos de los primates que desembocan en guerras. Estos
comportamientos, que compartimos con ellos, son tres: la necesidad de
establecer y de defender territorios y fronteras que separen a los grupos, el
sentido de propiedad y el ordenamiento del grupo en base a rígidas jerarquías.
Los comportamientos agresivos para defender el territorio, la propiedad y el
liderazgo jerárquico están en el origen de todos los pleitos, de todos los
conflictos, de todas las guerras humanas, como lo están en el origen de todas
las guerras de los primates. Por eso, el compartir los bienes, la eliminación de
las fronteras ―respetando y celebrando las diferencias― y la supresión de las
jerarquías son estrategias de humanización. Hace dos mil años, y en un mundo
muy violento, Jesús de Nazaret propuso ya esas estrategias.

80- ¿VIOLENCIA O NO VIOLENCIA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.