CADA UNA CON SUS CADAUNADAS

¿La malicia está en la ropa o en los ojos que miran? El “pudor” varía según épocas y lugares.

LOCUTOR Primer acto. Sube el telón.

LOCUTORA En una habitación aparecen seis mujeres desnudas. Una es árabe, la otra es china, la tercera es japonesa, la cuarta filipina, la quinta occidental, y la sexta es una yanomami de la selva.

LOCUTOR Baja el telón. Segundo acto. Sube el telón.

LOCUTORA Sorpresivamente, entra un hombre en la habitación de las mujeres desnudas y se pone a mirarlas.

EFECTO GRITOS MUJERES

LOCUTORA La mujer árabe se tapa el rostro. La china esconde los pies. La mujer japonesa se pone de frente para que no le vean la nuca. La filipina oculta el ombligo. La occidental se cubre con una mano los pechos y con la otra el pubis. Mientras tanto, la sexta mujer, la yanomami, sigue haciendo sus cosas como si nada.

LOCUTOR Baja el telón. ¿Cómo se llama la obra?

VIEJA La obra se llama… ¡seis sinvergüenzas!

JOVEN Diga mejor un sinvergüenza. Porque ellas estaban tranquilas y fue el hombre quien vino a mirarlas.

VIEJA Pues ellas seis y uno más, siete sinvergüenzas. ¡Así se llama esa obra!

LOCUTOR Cálmese, abuela. La obra se llama “Cada una con sus cadaunadas”. Porque las culturas son distintas. Las nociones de pudor y decencia varían según las épocas y según los lugares.

CONTROL GOLE MUSICAL

LOCUTORA En la especie humana, la ropa sirvió inicialmente para protegerse del frío.

LOCUTOR Los vestidos se usaron también como adorno y para distinguirse socialmente.

LOCUTORA En algunas religiones, sin embargo, los vestidos se convirtieron en instrumentos del pudor, especialmente el femenino. La abundancia de ropa era la mejor muralla contra las tentaciones de la carne.

LOCUTOR Resultó peor el remedio que la enfermedad. Trajes, encajes, camisones, faldones, velos y mantillas, corpiños, enaguas, medias, refajos, y todo el obsesivo atuendo para ocultar el cuerpo sólo sirvió para excitar más la curiosidad de unos y otras.

JOVEN ¡Lo prohibido a los ojos es lo que más desean los ojos!

CONTROLSICA DE TRANSCIÓN

LOCUTORA Fíjense ahora en este nueva obra. Sube el telón.

EFECTO OLAS DE MAR

LOCUTOR Una playa de nudistas. Todo el mundo anda en cueros. Juegan, descansan y nadie molesta a nadie. Los niños y niñas son los que están más frescos. Nacieron desnudos y nunca sintieron vergüenza por su cuerpo.

CONTROLSICA DE TRANSCIÓN

LOCUTORA Sube nuevamente el telón. Una esquina de cualquier ciudad.

EFECTO AMBIENTE DE CIUDAD Y TRÁFICO

LOCUTOR Minifaldas, escotes, pantaloncitos cortos para chicos y chicas… Las modas han cambiado la idea del pudor. Los cuerpos se exhiben libremente. Coquetería. Picardía.

VIEJA ¡Diga mejor, sinvergüencería!… ¡Inmoralidad!… ¡Indecencia!

LOCUTOR Cálmese, abuela. Cálmese y dígame una cosa… ¿La malicia está en la ropa o en los ojos que miran?

CADA UNA CON SUS CADAUNADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.