EL ARTE DE ACARICIAR

¿Conocen ustedes, mujeres, las zonas erógenas de sus compañeros?

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas y amigos, aquí estamos nuevamente y con mil llamadas de ustedes. El programa anterior sobre las zonas erógenas de las mujeres ha despertado la curiosidad sobre esos rinconcitos más sensibles del cuerpo, pero ahora… del cuerpo de los varones.

CONTROLSICA SENSUAL

CHICA A ver, negrito, relájate…

CHICO Es que no puedo… yo…

CHICA Estás tenso… Vamos… déjate llevar… Un masaje suavecito… Así… en la espalda… Relájate, vamos… (MEDIA VOZ) Hay que aprender a acariciar y a dejarse acariciar…

CONTROLSICA SENSUAL

DOCTORA Lo que dijo esta joven es una verdad verdaderísima. Hay que saber acariciar, y muchos hombres han aprendido esto. Pero hay también que dejarse acariciar. Y en general, los hombres no se dejan. Piensan que es perder tiempo, que no es para ellos… Por eso, hoy vamos a hablar de las zonas erógenas de los varones…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Aló?

MUJER ¿Doctora Miralles?

DOCTORA Sí, dígame…

MUJER Creo que le va a sobrar tiempo en el programa de hoy.

DOCTORA ¿Por qué dice usted eso?

MUJER Porque los hombres, doctora —y lo digo por experiencia— sólo tienen una zona caliente, ¿me entiende?

DOCTORA ¿Usted se refiere a…?

MUJER A la entrepierna. Eso es lo único que les interesa.

DOCTORA Pues siento decirle, amiga mía, —y también lo digo por experiencia— que está equivocada. Muy equivocada.

MUJER Doctora, los hombres… sólo están esperando a que los agarren por donde usted sabe.

DOCTORA No, mi amiga. Los varones, igual que las mujeres, tienen terminaciones nerviosas en todo el cuerpo, no solamente en la región genital. Lo que pasa es que…

EFECTO TELÉFONO

HOMBRE … Lo que pasa, doctora, es que las mujeres son muy comodonas.

DOCTORA Y usted, amigo mío, ¿por qué dice eso?

HOMBRE Porque las mujeres tienen que tomar iniciativas también. Pero, ¿qué hacen ustedes? Le dejan todo al hombre. Y ustedes ahí, como la bella durmiente, esperando el beso y las caricias y los apaparruchitos del príncipe… Así no se vale…

DOCTORA Tiene usted mucha razón en eso.

HOMBRE Claro, y después la que llamó antes dice que sólo tenemos una zona caliente… Pero ella no calentó ninguna otra zona…

DOCTORA Es verdad. Los hombres tienen que aprender a dejarse acariciar. Y las mujeres, a tomar iniciativas.

EFECTO TELÉFONO

JOVEN ¿Aló, doctora?… Sí, aquí habla una con iniciativa pero… pero que no sabe por dónde iniciar… ¿Por qué usted no nos hace el mapa del cuerpo del hombre como el otro día hizo el de la mujer?

DOCTORA Pues comenzaré diciéndote que, en realidad, las zonas erógenas del varón son bastante parecidas a las de la mujer… Por ejemplo, el cabello… Acaríciale el cabello, así, suavemente… y acabarás poniéndole la carne de gallina —o de gallo—… de puro placer…

JOVEN Siga, doctora…

DOCTORA El cuello… Las orejas… La espalda… El pecho también…

JOVEN ¿Incluidas las tetillas?

DOCTORA Sí, claro… Los pezoncitos de los hombres son muy sensibles… No les des una mordida, porque sería molesto… Rózalos con los labios…

JOVEN A mí me han dicho que a ellos les gusta mucho cuando la mujer les acaricia las manos con la boca… les chupa los dedos…

DOCTORA Es verdad… A lo mejor es porque sospechan lo que viene…

JOVEN ¿Y por abajo, doctora?

DOCTORA Después, claro, está la zona genital. El glande, la punta del pene, es la parte más sensible del hombre porque allí están concentradas muchísimas terminaciones nerviosas.

JOVEN ¿Y los testículos, doctora?

DOCTORA Esa es una parte muy frágil del cuerpo masculino. Las caricias tienen que ser delicadas… Toda esa zona que se conoce como el perineo, entre los testículos y el ano, da mucho placer a los varones, pero tienen que hacerlo suavemente…

EFECTO TELÉFONO

CHICO Si yo comprendí bien, doctora, todo el cuerpo humano, de la mujer y del hombre, es zona erógena.

DOCTORA Así es. Podemos disfrutar en cualquier parte de la piel si la acariciamos bien. ¡Hasta la próxima, acariciadores y acariciadoras!

EL ARTE DE ACARICIAR

Unos pensamientos

  1. Ingrese a la página hace años y me quedé prendado de lo apasionante que es ser radialista. Personalmente nunca tuve oportunidad, siempre quise estudiar radio pero acá, en Bolivia, no hay cursos específicos. Lo más parecido es licenciatura en comunicación que no es lo mismo. Yo ya estudié dos carreras pero mi gusto aparte es ser algún día Radialista.
    Marcelo G, BOLIVIA.

  2. Hola amigos de Radialistas
    Gracias por compartir con nosotros sus trabajos de excelente calidad. Les cuento que los estamos utilizando en nuestro programa A Mecate Corto que se transmite por Radio Progreso.
    Rita Santamaría. HONDURAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.