EL BRILLO DE LA LUCIÉRNAGA

Un cuento que puede iluminar tu vida.

NARRADOR En el bosque, cuando la noche cubre todo con su manto, las luciérnagas se van encendiendo, una a una, como farolitos mágicos.

CONTROL PEQUEÑAS NOTAS MUSICALES

NARRADOR Cuentan que una vez, una luciérnaga vino a posarse sobre la cueva donde vivía una serpiente malgeniosa.

CONTROL NOTA MUSICAL

NARRADOR Al ver la luz, la serpiente sacó su cabeza, afiló la lengua, y se lanzó a la captura de la luciérnaga.

SERPIENTE ¡Ahora vas a saber quién soy yo!

NARRADOR La luciérnaga huyó despavorida. Pero la serpiente la seguía a todas partes.

SERPIENTE ¡Ahora vas a saber!

NARRADOR Si la luciérnaga se posaba en la rama de un árbol, en ese árbol se enroscaba la  serpiente. Si la luciérnaga se alejaba veloz, atrás de ella aparecía la serpiente mostrando sus venenosos colmillos.

EFECTO RUIDOS HIERBA

NARRADOR Y así, un día y otro y otro. Ya sin fuerzas para aletear, la luciérnaga decidió enfrentarla.

LUCIÉRNAGA (CANSADA) Ya basta, señora serpiente.

SERPIENTE Eso mismo digo yo, bicho asqueroso. Basta de huir. Resígnate a morir.

LUCIÉRNAGA Muy bien. Pero, antes de que me mate, ¿podría hacerle tres preguntas?

NARRADOR La serpiente, un poco extrañada, respondió:

SERPIENTE No acostumbro a conceder últimas voluntades a mis víctimas pero, como no tengo nada que perder, puedes preguntar lo que quieras.

NARRADOR La luciérnaga, haciendo gala de inteligencia, preguntó:

LUCIÉRNAGA Dime, serpiente, ¿pertenezco yo a tu cadena alimenticia?

SERPIENTE No entiendo tu pregunta, bicho infeliz.

LUCIÉRNAGA Digo que si a ti te gusta comer luciérnagas.

SERPIENTE No, me repugna.

LUCIÉRNAGA ¿Puedo hacer la segunda pregunta?

SERPIENTE Puedes.

LUCIÉRNAGA ¿Te he hecho yo algún mal?

SERPIENTE No, ninguno. ¿Qué mal podrías hacerme tú, un insecto insignificante?

NARRADOR La luciérnaga aleteó bondadosamente y se dirigió nuevamente al malgenioso reptil.

LUCIÉRNAGA Entonces, la tercera pregunta cae por su peso, ¿por qué quieres acabar conmigo?

NARRADOR Afilando su lengua, la serpiente clavó sus ojos amarillos sobre la luciérnaga…

SERPIENTE Porque… porque no soporto verte brillar.

CONTROL GOLPE MUSICAL

NARRADOR Y cuentan que aquel bichito de luz, haciendo un gran esfuerzo, brilló tanto que deslumbró a la serpiente envidiosa.

CONTROL FUGA MUSICAL

NARRADOR Y voló alto, muy alto, escapando para siempre de sus fauces.

CONTROLSICA EMOTIVA

NARRADOR No te canses. Brilla con luz propia, aunque a otros no les guste tu resplandor. 

BIBLIOGRAFÍA
Leyenda anónima.

EL BRILLO DE LA LUCIÉRNAGA

Un comentario sobre «EL BRILLO DE LA LUCIÉRNAGA»

  1. Es excelente. Realmente hay mucha gente a la que le molesta que otros brillen pero son esos que brillan los que en algún momento le dan luz a las serpientes.
    Claudia Perez, CORDOBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.