EL FÓRMULA UNO

Nunca compares a tu pareja con otro. O con otra. Nunca.