EL MUNDO AL REVÉS

En los días del carnaval sólo hay una ley: ¡Vive y deja vivir!