EL VIENTO ZONDA

Una leyenda de los valles calchaquíes, provincia de Salta, Argentina.

_La nueva Constitución del Ecuador, con gran sabiduría, define a la Naturaleza como sujeto de derechos. Gratamente sorprendidos por esta declaración, el Día de las Madres de este año lo dedicamos a nuestra Madre Tierra._

**************

CONTROL MÚSICA

NARRADORA Desde muy joven, Huampi había sido un diestro cazador. Para cazar la vicuña, reunía a sus compañeros y todos juntos, guiados por él, subían a los cerros.

HUAMPI Rodeen el lugar con estas lanas de colores.

NARRADORA La vicuña, intentando huir, se topaba con ese cerco de lana tan frágil que bien podría haberlo cruzado con un saltito de sus ágiles patas. Pero asustada por las cuerdas de colores, retrocedía y quedaba en poder de los cazadores.

HUAMPI ¡Gracias, Pacha Mama, por el alimento que nos das!

NARRADORA En aquellos tiempos, los hombres no eran despiadados. Cazaban sólo lo necesario y respetaban a la Pacha Mama, la Gran Madre, que desde algún lugar del cielo velaba por todas las criaturas.

CONTROL MÚSICA ANDINA

NARRADORA Pasó el tiempo y las cosas cambiaron. El joven Huampi fue elegido cacique y llegó a gobernar varios pueblos de los valles calchaquíes. Entonces, su corazón cambió.

HUAMPI ¡Cayca noccapa!

NARRADORA Afirmaba, soberbio, señalando cerros y hondonadas.

HUAMPI ¡Cayca noccapa!

NARRADORA Que en lengua calchaquí significa: “Esto es mío”.

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

NARRADORA El poder se le subió a la cabeza y se creyó dueño de la tierra…

MUJER Tenemos carne de sobra, Huampi, no sacrifiques más animales.

HUAMPI Todo esto es mío, ¿entiendes? Y con lo mío hago lo que quiero.

NARRADORA Su mujer no fue la única. Las tejedoras también le suplicaban:

TEJEDORA No persigas más vicuñas, Huampi. Tenemos suficiente lana.

NARRADORA Y el artesano encargado de los mantos de plumas para las ceremonias…

ARTESANO Basta ya, no mates más pájaros. No necesitamos.

NARRADORA Huampi, arrogante, no escuchaba consejos. Se sentía dueño del mundo.

CONTROL MÚSICA TRISTE

NARRADORA Los cerros, poblados de animales, parecían temblar cuando Huampi aparecía. El ñandú escapaba a zancadas y hasta la lechuza volaba lejos. Todos buscaban salvarse al verlo llegar porque Huampi mataba por matar y perseguía hasta a las crías indefensas.

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

NARRADORA Un día, la liebre, al ver a Huampi, huyó con las orejas tiesas para escapar de sus flechas. Fue entonces que por detrás de los cerros se oyó una voz como de mujer…

PACHA MAMA ¡Huampi!… ¡Huampi!

HUAMPI Ey, ¿quién me llama?

PACHA MAMA Huampi, el poder te ha cegado tanto que ya no sabes lo que te conviene. Si sigues dañando a la naturaleza, la naturaleza tomará venganza. Tu pueblo pasará hambre, tu pueblo pasará sed.

HUAMPI ¡Cayca noccapa!… Todo esto es mío.

PACHA MAMA Nada es tuyo. Y ten cuidado, porque hasta los dioses perdemos la paciencia.

CONTROL GOLPE MUSICAL

NARRADORA Por un tiempo, Huampi se asustó, dejó la cacería y los animales respiraron tranquilos. Pero pronto volvió a las andadas.

HUAMPI ¿Qué habrá sido esa voz? Un sueño. La tierra es mía, los árboles son míos, los animales son míos, y con lo mío hago lo que quiero.

NARRADORA Alzó entonces la vista y divisó en el cielo la majestuosa silueta del cóndor. La gran ave no era presa fácil pero Huampi fue tras ella, seguro de alcanzarla con sus flechas.

HUAMPI No escaparás… ¡Cayca noccapa!…

NARRADORA Siguiendo el vuelo del cóndor, llegó a un paraje desconocido.

EFECTO VIENTO

NARRADORA Cuando Huampi levantó su arco para matar, el cóndor se esfumó en el aire y en su lugar apareció el rostro de la Pacha Mama.

HUAMPI ¿Quién… quién eres?

PACHA MAMA Soy tu madre, Huampi, la Madre Tierra. Y por lo que veo, no entendiste mi aviso. Te he prestado los animales para que los cuides y tú los matas por gusto. Te he dado los ríos, los árboles, y nada has cuidado.

HUAMPI Yo soy el cacique, yo…

PACHA MAMA No eres nadie. Eres un ignorante. Ahora te mostraré lo que ocurre en la naturaleza cuando los hombres como tú le pierden el respeto.

EFECTO VIENTO HURACANADO Y SILBIDO

NARRADORA El rostro de la Pacha Mama se ocultó entre densos nubarrones… Huampi se acurrucó temblando al pie de un árbol. Entonces, oyó un silbido.

HUAMPI ¿Qué es eso, qué…?

EFECTO HURACÁN

NARRADORA Era un viento furioso que jamás antes había soplado en aquellas tierras. Un viento tan caliente que quemó las plantas, tan fuerte que secó los ríos. Un viento sucio, lleno de polvo…

HUAMPI No, no…

NARRADORA El vendaval le arrebató a Huampi su vincha de cacique y sus armas de muerte. Y la tierra quedó desierta.

CONTROL PUTUTO

NARRADORA Cuentan que así apareció en los valles calchaquíes el viento zonda, el viento cálido que la Pacha Mama, la Madre Tierra, tenía bien atadito en los palenques del cielo y que desató aquel día cuando perdió la paciencia por causa de un mal hijo, un cazador llamado Huampi.

EL VIENTO ZONDA

Unos pensamientos

  1. Muy lindo este texto, soy ecuatoriana y vivo en Francia, ánimo un pequeño programa de radio y este tema por el día de la madre me ayudará mucho. Muchas gracias por todo el talento y el corazón que ponen para hacer estos trabajos de radio, me ayuda mucho ya que apenas estoy comenzando en este mundo mágico de la radio.
    Moncayo Zaskia, ALBI, FRANCIA.

  2. Felicitaciones. Muchas gracias por esos trabajos radiofónicos tan especiales… Los aplicaré en mis talleres con los chicos. Dios les ilumine por siempre.
    Ramiro Antonio Aldana Maldonado, COLOMBIA.

  3. ¡Muy buen trabajo! Soy docente de Mendoza, Argentina.
    Aquí también conocemos directamente los efectos del viento Zonda. Encontré el sitio buscando la leyeda para dárselas a mis alumnos.
    Utilizaré el audio y el texto escrito en mis clases. ¡Muchas gracias!
    Amanda García, MENDOZA, ARGENTINA.

  4. Felicitaciones! muy buen trabajo, muy lindo cómo lo grabaron y el mensaje que da y la relación de la madre de uno con la madre tierra, la Pachamama.
    Y el viento zonda, realmente es como un “castigo”, provoca a menudo destrozos, incendios y malhumor, pero tiene su función, trae el frío, mientras más sopla más fuerte será el frío.
    En la leyenda original sale una deidad “Diaguita – Calchaqui” protectora de las aves, “El Llastay” que así como el “Coquena” protector de la fauna y la flora, son seres sobrenaturales muy interesantes y más vigentes que nunca y sería lindo grabar un audio también. Ojalá lo hagamos pronto desde los mismos valles Calchaquíes.
    Saludos.
     
    Sacha Haro Galli, CAFAYATE, VALLES CALCHAQUIES, ARGENTINA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.