LA DRAMÁTICA HISTORIA DEL TENEDOR

En Florencia nació el tenedor. La Iglesia condenó su uso. ¿Sabes por qué?

EFECTO COMIENDO

LOCUTOR Durante siglos, la gente comió con las manos. En la mesa o en el suelo, se compartían jarras, bandejas y vasos.

LOCUTORA Los cuchillos se usaban para cortar la carne. Las cucharas también se empleaban para tomar sopas y salsas.

LOCUTOR Pero para los alimentos sólidos, todo el mundo metía la mano al plato.

MUJER (SOFISTICADA) ¡Qué asco!… Bueno, que los plebeyos metan la mano. Pero nosotros, nobles, tocaremos los manjares solamente con tres dedos… ¡así!

LOCUTORA Y así fue. A partir de los tiempos romanos, las personas de buena crianza no se ensuciaban nunca el dedo anular ni el meñique.

LOCUTOR Tocaban los alimentos sólo con tres dedos: pulgar, índice y corazón.

CONTROLSICA DE ÉPOCA

LOCUTORA En Florencia, allá por el siglo 11, apareció el tenedor. Era como una manito con tres dedos, pero de metal.

MUJER ¡Belísimo!… ¡Belísimo y limpísimo!

LOCUTOR Pero el clero, inmediatamente, condenó su uso:

CURA Sólo los dedos humanos, creados por Dios, son dignos de tocar los alimentos que también nos da el Señor.

HOMBRE (TONO ITALIANO) Déjeme explicarle, señor cura. ¿Ve esta cuchara? La cuchara es una “extensione” de nuestra boca. ¿Y el cuchillo? Una “extensione” de nuestros dientes. Pues bien, el tenedor es… una “extensione” de nuestra mano, de los dedos.

CURA Basta de tonterías. Ningún tenedor hace falta a los hijos de Dios.

LOCUTORA Y siguió prohibido el tenedor.

LOCUTOR Durante cien años más, este utensilio se mantuvo como una “novedad escandalosa”.

LOCUTORA En Venecia, en un banquete, una mujer noble comió con un tenedor fabricado según su propio diseño. Incurrió en las iras de los clérigos presentes.

SEÑORA ¡Ay, qué dolor… ay!

LOCUTOR La mujer murió pocos días después a causa de una epidemia reinante en la ciudad.

LOCUTORA Pero los clérigos difundieron otra versión:

CURA ¡Castigo divino por usar el tenedor, por ese excesivo refinamiento al comer!

LOCUTOR Todavía en el siglo 16, el tenedor no era más que una curiosidad italiana, decorativa y costosa. Los hombres que lo usaban eran tildados de…

MUJER … de afeminados. (RISAS)

LOCUTORA No fue hasta el siglo 18 que se generalizó en Europa el uso del tenedor.

FRANCÉS ¡Los revolucionarios, con la mano; y nosotros… con el tenedor!

LOCUTOR La nobleza francesa, en su afán de distinguirse de los revolucionarios que pregonaban la igualdad de clases, promovió el uso del tenedor.

MUJER (SOFISTICADA) Si me amas, come con tenedor.

LOCUTORA El tenedor se convirtió, desde entonces, en símbolo de lujo y categoría social.

LOCUTOR (MEDIA VOZ) Y hasta los curas, para que no los confundieran con el populacho, comenzaron a usarlo y defenderlo.

LOCUTORA El tenedor, antes excomulgado, ahora estaba permitido y bendecido.

CURA (CANTA) ¡Amén!

BIBLIOGRAFÍA
Charles Panati, Las cosas nuestras de cada día, Círculo de Lectores, Barcelona, 1990.

LA DRAMÁTICA HISTORIA DEL TENEDOR

2 comentarios sobre «LA DRAMÁTICA HISTORIA DEL TENEDOR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.