LA TORPEZA DE LA PAVA

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Una parábola sobre la torpe reacción del actual gobierno norteamericano al terrorismo.

EFECTO GRAZNIDOS DE PAVO

LOCUTORA Las pavas madres son feroces guardianas de sus crías. Necesitan protegerlas de las ratas y comadrejas que merodean sus nidos.

LOCUTOR ¿Cómo reconocer a los intrusos? La regla simple y primitiva que emplea la madre pava es la siguiente:

LOCUTORA Cualquier cosa que se mueva cerca de tu nido, a menos que haga ruidos como un polluelo de pavo, es enemigo. Atácalo.

LOCUTOR La pava no se guía por lo que ve, sino por lo que oye. No atiende a lo que pasa en la realidad, sino a la consigna que le dicta su pequeño cerebro.

LOCUTORA La pava no hace distinciones ni entra en matices. Su mundo mental se divide en dos categorías: sus polluelos y todo lo demás.

LOCUTOR Si no son sus polluelos, representan un peligro para éstos. Si no son sus polluelos, están contra sus polluelos.

EFECTO GRAZNIDOS DE PAVO

LOCUTORA Esta conducta fue descubierta por un zoólogo austríaco llamado Wolfang Schleidt.

LOCUTOR El científico se dedicó a estudiar el fanático comportamiento de los pavos. Conoció sus costumbres, clasificó sus reacciones neuronales, su laboratorio más parecía una granja.

LOCUTORA Una vez, el zoólogo Wolfang Schleidt consiguió una pava grande y lustrosa. La cruzó y a las pocas semanas estaba empollando media docena de huevos. Una mañana, sus polluelos rompieron el cascarón y se alejaron buscando comida. Al poco rato, regresaron al nido.

LOCUTOR La madre pava, enfurecida, mató a todos sus polluelos con feroces picotazos.

LOCUTORA La razón era tristemente simple: esta pava era sorda. Su sistema nervioso no registraba los graznidos característicos de sus crías. Y los infelices pavitos, aunque corrieron confiadamente hacia su madre, cayeron víctimas de la muy limitada comprensión del mundo que estos animales tienen.

LOCUTOR Un torpe instinto de protección acabó en masacre.

BIBLIOGRAFÍA
Richard Dawkins, El Río del Edén, Debate, Madrid 2000.

LA TORPEZA DE LA PAVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.