LAS CORNUDAS

¿Qué piensan las esposas engañadas, las cornudas?

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas, amigos, ¿cómo va esa vida, cómo la van pasando? En estos últimos consultorios hemos estado hablando de amantes, de enamorados de mujeres y de hombres casados. Muy bien. Pero veamos la medalla desde el otro lado. ¿Qué piensan los maridos engañados, los cornudos? ¿Qué piensan las esposas engañadas, las cornudas? Seguro que algunos de ustedes, a veces, se tocan la frente y sienten unos bultitos, como unos chichones que crecen…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Veamos quién nos llama… ¿Aló?

MUJER 1 Doctora, le habla una cornuda. Una mujer traicionada.

DOCTORA ¿Tu marido te engañó?

MUJER 1 Sí.

DOCTORA ¿Y cómo te enteraste? ¿No me digas que por un pelo rubio en la camisa o un pintalabios en el cuello?

MUJER 1 No, nada de eso. Me enteré porque el muy imbécil se olvidó el celular en la mesita de noche. Y ahí escuché yo a esa bruja toda zalamera… su secretaria… Una puta (PITIDO)… Disculpe, doctora…

DOCTORA A ver, a ver… Dime una cosa. ¿Es la primera vez que te engaña?

MUJER 1 Creo que sí, no lo sé, doctora, pero desde que llegó esa puta (PITIDO) de su secretaria…

DOCTORA Bueno, ella será lo que sea, pero no le quites responsabilidad a él…

MUJER 1 No, él también es un puto (PITIDO)…

DOCTORA Ahora, dime otra cosa. ¿Tú lo quieres a él?

MUJER 1 Yo lo quiero… ¡Yo lo quiero matar, eso es lo que yo quiero! (LLORA) ¿Por qué me ha hecho esto, doctora? No es justo, yo le he dado lo mejor de mí y ahora viene esa pelandinga a levantarme el marido!

DOCTORA A ver, a ver, cálmate y veamos la situación.

MUJER 1 ¿Qué hago, doctora, qué hago?

DOCTORA Lo que tienes que hacer es hablar con él. Claro, clarito, tienes que decirle que lo sabes todo.

MUJER 1 ¿Y si lo niega?

DOCTORA Tienes la prueba en el celular.

MUJER 1 ¿Y si… si lo reconoce… y me pide perdón?

DOCTORA Ahí te toca decidir a ti, si lo perdonas o si lo mandas a freír huevos… Hagamos una cosa. Habla hoy mismo con él… enfréntalo… y en otro consultorio me cuentas el resultado…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Ay, estos hombres machistas… ¿Aló?… ¿Quién me llama?

MUJER 2 Otra cornuda, doctora Miralles. Yo estoy en el mismo caso de esa infeliz que llamó… Yo descubrí la infidelidad del mío porque lo vi por la calle abrazadito de una morena…

DOCTORA ¿Lo viste tú?

MUJER 2 Sí, sí, no me lo contó nadie, lo vi yo con estos ojos que se van a comer los gusanos.

DOCTORA ¿Y ya hablaste con él?

MUJER 2 Hablé y grité. Y el muy cínico me sale con que no es lo que yo estaba pensando, que era una amiga del colegio…

DOCTORA ¿Y tú le creíste?

MUJER 2 Yo me le tiré al cuello y le dije dije hasta del mal que iba a morir. Entonces, como estaba acorralado, se echó a llorar, que lo perdonara, que había cometido un error, que él sólo me quiere a mí…

DOCTORA ¿Y tú qué hiciste? ¿Lo perdonaste?

MUJER 2 Yo me acordé, doctora, de aquel refrán que dice: “La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda vez, la culpa será mía.” Lo perdoné, sí. Pero le dije: si me vuelves a poner cuernos y yo me entero, te vas a arrepentir toda la vida. Si me la haces otra vez, te largas porque te largas, basura de hombre.

DOCTORA ¿Y lo vas a cumplir?

MUJER 2 Lo juro por mi madrecita linda… (BESA DEDO)

DOCTORA Pues me parece un buen consejo, mi amiga. No se puede tropezar dos veces con la misma piedra. Perdón a la primera, paredón a la segunda. ¡Hasta la próxima, mis queridas y cor… cor-diales amigas!

LAS CORNUDAS

Un pensamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.