LOS MUERTOS NO PAGAN

El incendio del supermercado paraguayo: una parábola de lo que ocurre en nuestro mundo.

EFECTO CORTOCIRCUITO Y EXPLOSIÓN

MUJER 1 ¡Fuego, fuego!… ¡Esto se quema!

LOCUTOR Domingo 1 de agosto 2004. En uno de los almacenes del supermercado Ikúa Bolaños, en el barrio Trinidad, en Asunción, Paraguay, se declara un incendio.

MUJER 2 ¡Corran a la salida!… ¡Auxilio!

PAIVA ¡Maldición!… ¿Y cómo ha pasado esto?

JOVEN ¡Don Paiva, la gente se está yendo sin pagar!

PAIVA ¿Cómo que sin pagar?… ¡Pues cierren las puertas, carajo!… ¡De aquí no sale nadie sin pagar!… ¡Seguridad, cierren las puertas!… ¡Que cierren he dicho!

EFECTO PORTÓN QUE SE CIERRA

LOCUTORA Daniel Paiva, hijo del dueño del supermercado, no iba a tolerar que los
clientes, en medio del pánico, se fueran sin pagar la mercadería. Menos iba a permitir que algún amigo de lo ajeno, aprovechando la confusión, entrara a robar en su tienda.

PAIVA (ENFURECIDO) ¡Mis mercancías!… ¡Mías, mías!… ¡Todo esto es
mío!

EFECTO LLANTOS, INCENDIO, ALARIDOS, AMBULANCIAS

LOCUTORA El supermercado era devorado por las llamas y nadie podía escapar de
aquel infierno. Con las puertas cerradas, tampoco los bomberos podían ingresar para apagar el fuego.

CONTROL MÚSICA PARAGUAYA MUY TRISTE

LOCUTOR Centenares de heridos, con quemaduras graves, fueron trasladados de urgencia a los hospitales de Asunción.

LOCUTORA Dentro del supermercado, se achicharraron 379 personas. Decenas de
niñas y niños carbonizados.

PAIVA (ENFURECIDO) ¡Mío, mío!… ¡Todo esto es mío!

LOCUTORA Valían más las cosas que la gente.

LOCUTOR Al final, la ambición rompió el saco. Al propietario Daniel Paiva no le robaron, pero perdió la mercancía. Perdió todo. Porque los muertos no pagan.

CORTINA MÚSICA PARAGUAYA MUY TRISTE

LOCUTORA La tragedia del supermercado paraguayo es una triste parábola de lo que
hoy ocurre.

LOCUTOR El mundo se está quemando. Los gases de invernadero cierran la
atmósfera. Aumenta la temperatura, cambia el clima, desparecen los bosques, se extingue la vida.

LOCUTORA El mundo se incendia y hoy no hay escapatoria. Los organismos
internacionales, igual que el criminal Daniel Paiva cierran las puertas a los países pobres.

HOMBRE ¡Tienen que cumplir la deuda externa!… ¡Que no escapen sin pagar!

LOCUTORA Míralos, ahí están: el FMI, el Banco Mundial, la OMC, Estados Unidos
con sus cínicos tratados de libre comercio.

PAIVA (ENFURECIDO) ¡Mis mercancías!… ¡Todo esto es mío!

LOCUTORA Valen más las cosas que la gente.

LOCUTOR Al final, el mundo no será para ellos ni para nadie. Porque la tierra
muerta tampoco paga facturas.

BIBLIOGRAFÍA
Gabriel Fernández, http://alainet.org/active/show_text_pt.php3?key=6518

LOS MUERTOS NO PAGAN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.