NARIZ DEL INDIO

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Una leyenda guaraní sobre el origen del maíz.

CONTROL MÚSICA GUARANÍ

LOCUTORA Hace muchos soles y muchísimas lunas, la tierra guaraní sufría una terrible sequía. Los ríos se evaporaban, los peces morían y los cazadores regresaban con las manos vacías.

CAZADOR Nada, mujer. Ni un pez ni una tortuga. Nada para comer.

LOCUTORA También los pantanos desaparecían junto con las aves.

EFECTO VIENTO

VARIOS (INVOCANDO) Tupá, Dios de nuestros padres, ¿por qué no nos escuchas? Tenemos hambre. Tenemos sed. Nuestros hijitos están flacos, míralos. Nuestras niñas han perdido el color. ¡Danos lluvia, danos agua!

LOCUTORA Pero el Dios Tupá permanecía sordo a las desesperadas oraciones y el sol seguía resecando la tierra.

CONTROL MÚSICA GUARANÍ TRISTE

LOCUTORA Fue entonces que un desconocido apareció y aseguró ser un mensajero del Dios Tupá.

VIEJO ¿Qué andas buscando, mensajero?

MENSAJERO Alguien que quiera entregar su vida por los demás. De su cuerpo sacrificado nacerá una planta que dará de comer a todos.

LOCUTORA Dos jóvenes guerreros, Avati y Ñe’e’e se acercaron al padre de la comunidad.

AVATI Paí, somos los mejores guerreros de nuestras familias. Y estamos dispuestos a morir si fuera necesario para salvar a nuestro pueblo.

VIEJO Mensajero, aquí están los cuerpos y la sangre de nuestros mejores hijos. Calma con ellos la furia de Tupá y que haya alimentos para todos.

LOCUTORA El mensajero eligió a Avati. Su compaÑe’e’ero Ñe’e’e quedaría vivo y debería buscar un sitio al lado del río, cerca del pueblo, para enterrarlo.

ÑE’E’E Adiós, Avati. Por ti nos salvaremos.

LOCUTORA Ñe’e’e despidió llorando a su amigo y lo enterró dejando que asomara solamente la punta de su nariz. Todos los días lo visitaba y regaba la tierra con la poca agua que traía el río.

CONTROL ENTRA MÚSICA GUARANÍ MUY EMOTIVA

LOCUTORA Y sucedió que las palabras del Dios Tupá se cumplieron. De la tierra que cubría a Avati brotó una planta desconocida que floreció y dio frutos en abundancia. Eran mazorcas amarillas que crecían hacia el cielo.

VIEJO Gracias, padre nuestro Tupá. Gracias.

LOCUTORA Dicen los más ancianos que el mensajero de Dios volvió a la tierra. Y al ver los granos dorados del maíz les aseguró que nunca más habría hambre en el pueblo guaraní.

CONTROL MÚSICA MUY ALEGRE

LOCUTOR En Paraguay, el maíz se conoce como “avati”, que en lengua guaraní significa “nariz del indio”.

INTERACTÍVATE
www.geocities.com/Athens/forum/6413/leyendas/maiz.html
COLABORACIÓN DE
Ivonne Janeth Pico Flórez, San Gil, Santander, Colombia.
RECTIFICACIÓN

El radioapasionado Augusto dos Santos, de Radio San Roque, en Paraguay, nos corrige la leyenda guaraní: La palabra en realidad es “avati” o no “ayatí” como dice el radioclip. La etimología es: “ava” (indio) y “ti” (nariz). ¡Gracias, Augusto! No acabamos de redactar esta rectificación, cuando el amigo y colaborador paraguayo Vicente Brunetti nos remite la misma corrección. Y otra más: El nombre “Ñe” debe escribirse “Ñe‘é” en lengua guaraní. Vicente nos hace llegar un piropo que no podemos dejar de compartirlo con ustedes: “Les envío mis felicitaciones por el incansable trabajo felizmente insurgente y claramente subversivo”.

NARIZ DEL INDIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.