¿NATURALEZA ABORTISTA?

Apenas un 25 por ciento de los óvulos fecundados concluyen en un embarazo exitoso.

CONTROLSICA AMBIENTAL

MUJER Pero, ¿y a ti qué te pasa, Manolo?

HOMBRE Tengo un problema.

MUJER ¿Un problema?… ¿Un problema de qué?

HOMBRE Un problema de conciencia. De moral. De ética… ¿Cómo te diré?…

MUJER Pues dímelo de una vez.

HOMBRE Si la cosa es así, la naturaleza es sencillamente… asesina.

MUJER Acábala ya, por Dios, y dime qué ha pasado.

HOMBRE Escucha esta noticia y dime si no es para desesperarse. Escucha: “Recientes estudios científicos demuestran que en la especie humana apenas un 25 por ciento de los óvulos fecundados concluyen en un embarazo con éxito. El resto, la naturaleza los elimina. En otros mamíferos se dan tasas similares".

MUJER ¿Y?

HOMBRE ¿Cómo que y?

MUJER ¿Cuál es el problema?… O yo estoy dormida o no entiendo nada.

HOMBRE Pero, ¿no de das cuenta, mujer, de la gravedad de este descubrimiento?

MUJER Pues… no. La verdad, no.

HOMBRE Si sólo uno de cada cuatro óvulos fecundados acaba en un embarazo, ¿a dónde van los otros tres?

MUJER Dice que la naturaleza los elimina…

HOMBRE ¡Ése es el problema, que la naturaleza es abortista, que la naturaleza aborta 3 de cada 4 niños que vienen a este mundo!… ¡Asesina, genocida!

MUJER Tranquilízate, Manolo, que tú eres el que vas a acabar eliminado… Te puede dar una embolia…

HOMBRE Desde el momento en que el espermatozoide masculino se junta con el óvulo femenino, desde ese mismísimo momento, ya hay un ser humano… ¡con un alma inmortal!

MUJER ¿Quién ha dicho eso?

HOMBRE ¿Cómo que quién ha dicho? La religión. Mi religión. Tu religión. En el primer segundo de la concepción Dios infunde el alma inmortal. Y a partir de ahí, todo lo que se haga contra ese embrión es un crimen.

MUJER Pues la naturaleza no parece estar muy convencida porque si elimina la mayoría… ¿cuántos dijiste, tres de cada cuatro?… Quiere decir…

HOMBRE ¡Quiere decir que la naturaleza no respeta la vida!

MUJER Pero, Manolo, ¿cómo vas a decir que la naturaleza no respeta la vida si la naturaleza es la que da la vida?

HOMBRE Hay que hacer algo… Hay que hacer algo para salvar a esos miles, millones de óvulos fecundados con alma inmortal que van a parar a… me da horror decirlo… a las alcantarillas.

MUJER ¿Y qué solución propones tú, Manolo, que las mujeres guardemos en frasquitos la sangre de las menstruaciones?

HOMBRE Hay que hacer algo urgente…

MUJER Lo más urgente es que sigas leyendo tu noticia, a ver si aclara un poco las cosas…

HOMBRE Escucha lo que dice después. “En la mayoría de los casos, estas pérdidas de óvulos fecundados se producen porque existen anormalidades o defectos de implantación en la mucosa uterina. Estos abortos espontáneos muestran la gran sabiduría de la naturaleza que elimina los embriones que no tienen asegurada su supervivencia extrauterina.”

MUJER ¿Oíste? La gran sabiduría de…

HOMBRE Pero, ¿cómo va a ser sabiduría un aborto, millones de abortos?

MUJER Pues yo, Manolo, confío más en la naturaleza que en esos religiosos amigos tuyos que a saber de dónde se han inventado lo del alma inmortal en el primer segundo… ¿No serán ellos los que están confundiendo las cosas?

HOMBRE ¿Por qué dices eso, mujer?

MUJER Porque si Dios creó a la naturaleza, y la creó bien creada, no puede ser que la naturaleza esté funcionando tan mal… ¿No será que esos religiosos quieren saber más que Dios?

HOMBRE No sé, yo, estoy muy confundido…

MUJER Piensa, Manolo, piensa por tu propia cabeza… No por lo que te digan los demás, sino por tu propia cabeza.

CONTROLSICA DE CIERRE

BIBLIOGRAFÍA
José Enrique Campillo Álvarez, La Cadera de Eva, Ares y Mares, Barcelona 2005.

¿NATURALEZA ABORTISTA?

2 comentarios sobre «¿NATURALEZA ABORTISTA?»

  1. ¡Menuda estupidez! Una cosa son los abortos espontáneos y otra muy distinta los abortos provocados. No es cuestión de religión, es tan simple como mirar una ecografía… o los horribles y ensangrentados fetos muertos.
    Antonio Muñoz, ESPAÑA.

  2. Es genial…No podemos perdernos en pensamientos superficiales acerca de la grandeza del creador y su obra. Dios es sabio y la naturaleza, salida de sus manos, como un acto de infinito amor, no puede fallar, porque sus leyes, sus preceptos, sus cambios, sus mutaciones, por más que no podamos entenderlos, son genialmente pensados y movidos por alguien como Dios. Les dejo esta pequeña pero profunda frase que una vez escuché en mi salón de teología: La imposibilidad en que me encuentro de probar que Dios existe, me prueba su existencia ¡¡¡qué Dios nos bendiga!!!!
    Yamilka Nueva Ramos, LA HABANA, CUBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.