NUNKUI, CREADORA DE LAS PLANTAS

Este radioclip no tiene audio.

Leyenda del pueblo shuar.

Hace muchos años, cuando el pueblo shuar recién empezaba a habitar las tierras orientales del Ecuador, la selva no existía. En su lugar se extendía una llanura manchada por escasas hierbas. Una de éstas era el “unkuch”, el único alimento de los shuaras.

Gracias al “unkuch”, pudieron soportar durante mucho tiempo la aridez del suelo y el calor sofocante del sol ecuatorial. Cierto día, la hierba se esfumó y los shuaras comenzaron a desaparecer lentamente.

La gente mayor, recordando antiguas desgracias, culparon a Iwia y a Iwianchi, seres diabólicos que desnudaban la tierra comiéndose todo cuanto existía. Pero otros continuaron sus esfuerzos por encontrar el ansiado alimento.

Una mujer, Nuse, venciendo sus temores, buscó el “unkuch” entre los sitios más ocultos y tenebrosos, pero todo fue inútil. Sin desanimarse, volvió donde sus hijos, y contagiándoles su valor, reiniciaron la búsqueda.

Caminaron muchos días siguiendo el curso del río. Pero a medida que transcurría el tiempo, el calor agobiante terminó por aplastarlos. Así, Nuse y sus hijos quedaron tendidos en la arena.

Entre sueños, le pareció ver que sobre la transparencia del río aparecían pequeñas rodajas de un alimento desconocido. Nuse se lanzó al agua y las tomó. Era la yuca.

Apenas probó esa raíz sabrosa y dulce, sintió que sus ánimos renacían misteriosamente y enseguida corrió a socorrer a sus hijos. Nuse se estremeció cuando sintió que alguien la observaba. Inquieta, hundió sus ojos por todos los rincones, mas sólo vio la soledad inmensa del desierto. De pronto, descubrió a una mujer bellísima frente a ella.

Nuse retrocedió asustada. Pero la mujer le sonreía dulcemente.

—¿Quién es usted, señora? —preguntó Nuse temorosa.

—Yo soy Nunkui, la dueña y soberana de la vegetación. Sé que tu pueblo vive en una tierra desnuda y triste, en donde apenas crece el “unkuch”.

—El unkuch ya no existe —replicó Nuse—. Era nuestro alimento y ha desaparecido. Por favor, señora, ¿sabe dónde puedo hallarlo? Sin él, todos los de mi pueblo morirán.

—Nada les ocurrirá. Tú has demostrado valentía y por ello te daré, no sólo el “unkuch”, sino toda clase de alimentos.

En segundos y ante los ojos sorprendidos de Nuse, aparecieron huertos exuberantes con plantas olorosas y frutos de todos los colores.

Nuse quedó extasiada pues jamás había visto nada semejante. El paisaje era majestuoso y la música que cantaba la floresta le había robado el corazón.

Nunkui continuó:

—Y para tu pueblo, que hoy lucha contra la muerte, te obsequiaré una niña prodigiosa que tiene la virtud de crear el “unkuch” y la yuca que has comido y el plátano y todos los alimentos que necesiten.

—¡Gracias Nunkui, gracias!

Nunkui desapareció y en su lugar surgió la niña prometida.

Nuse aún no salía de su asombro cuando la pequeña la guió entre la espesura. Tan a gusto llegó a sentirse en ella, que deseó permanecer allí para siempre. Sin embargo, el recuerdo de su pueblo la entristeció. Entonces, la pequeña, la hija de Nunkui, como luego la llamaron, le anunció que allá, en el territorio shuar, la vegetación también crecería majestuosa. Entonces, alborozada, Nuse reanimó a sus hijos y retornaron a su pueblo.

Cuentan que la niña cumplió su ofrecimiento y la vida de los shuaras cambió por completo. El dolor fue olvidado. Las plantas se elevaron en los huertos y cubrieron el suelo de esperanza.

BIBLIOGRAFÍA

RECOPILACIÓN:
Carlos Osorio Matzke.

NUNKUI, CREADORA DE LAS PLANTAS

Unos pensamientos

  1. Hola, me encantó el mito si sabes más de esta cultura me gustaría saber qué lengua es la que hablan y si sabes qué significado etimológico tiene el nombre ‘Ujukam’

  2. Es fascinante la historia, gracias por el aporte es crucial que demos esta riqueza de nuestros pueblos milenarios.

    Daniel Almeida, QUITO, ECUADOR.

  3. Voy a intentar ponerle música para enviarla a mis amigos pero necesitaré ayuda. Me pareció muy bella.

    María Elisa García Buttini, MENDOZA,ARGENTINA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.