SENTIRSE Y SENTARSE BIEN

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Entramos a cabina. Falta poco para empezar el programa. ¿Qué es lo primero que debemos hacer?

Llegó el momento de entrar a cabina. El bombillito rojo “en el aire” se ha encendido. Es hora de hablar. ¿Cómo acometer el desafío de la palabra?

¨ Lo primero, SENTIRSE BIEN.

Olvida tus preocupaciones personales. ¿Peleaste con la novia, te esperan las facturas del teléfono y la luz, tienes diez kilos más de peso, te robaron el carro, te duelen las tripas? Al público no le interesa nada de eso.

Cuando entres a cabina, deja fuera, engavetadas, tus preocupaciones. Desconéctate. Concéntrate en tu trabajo. Y comienza a hablar como si acabaras de ganar la lotería. Eso es profesionalismo.

Si estás de mal genio, reconcíliate contigo mismo. Controla tus sentimientos. Porque ellos se transmiten a través del hilo mágico de la voz. Si estás triste, tu público se entristecerá. Si estás alegre, se alegrará. Si estás frío, enfriarás a quienes te escuchan. Si cansada, salpicarás cansancio a tu audiencia.

Llénate de energía positiva. Cárgate de entusiasmo. Ponte pilas nuevas. Aunque no tengas muchas ganas de hablar, repite para tus adentros: “Quiero conversar. Me cae bien la gente. Amo a mi público.”

¨ Y lo segundo, SENTARTE BIEN.

Si estás al borde de la silla, la voz te saldrá nerviosa, insegura.

Si estás doblado hacia delante, la voz te saldrá también doblada, tendrás problemas para respirar.

Si estás retorcida, también tendrás problemas de respiración. Y si te descuidas, se te retorcerán las ideas.

Si estás repantigado, descolgado hacia atrás, la voz te saldrá dormida, sin fuerza.

Siéntate bien. Acerca la silla. Espalda recta, pecho bien levantado. Mirada al frente. Descansa las manos sobre la mesa. Colócate bien frente al micrófono.

¿Tienes corbata? Aflójala, para que puedas respirar bien. ¿Tienes sostén? También aflójalo, para que te sientas cómoda. Sueltos los cinturones, sueltos los bluyines que oprimen la panza. Que tu cuerpo esté tan relajado como tu mente.

Respira bien. Relájate. Experimenta cómo el aire fresco ventila hasta el último rincón de tu cuerpo, desde la coronilla hasta el dedo gordo del pie.

Siéntete bien. Siéntate bien. Y echa a volar tus palabras.

SENTIRSE Y SENTARSE BIEN

2 comentarios sobre «SENTIRSE Y SENTARSE BIEN»

  1. Muy buenos los concejos, la otra cosa que hay que hacer es, IDENTIFICARSE CON EL PÚBLICO, CON SU REALIDAD. Y sobre todo, QUE LA RADIO TE APASIONE, QUE SIENTAS UN PLACER MÁGICO AL MOMENTO DE INGRESAR A CABINA, ES MAS O MENOS, COMO CAER POR EL TÚNEL DEL CONEJO.
    Saludos desde Radio Riberalta en la amazonía boliviana.

  2. Esta información es de tremenda ayuda para los formados y también para los que empezamos en este bello arte de la locución.
    Ernesto Dumont, PORLAMAR, VENEZUELA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.