UN ELEFANTE OCUPA MUCHO ESPACIO (2)

Segunda parte del sugestivo cuento de la argentina Elsa Bornemann.

<< ANTERIOR ||

LIBRETO

LEÓN Bah, pamplinas… ¿Cómo piensas comunicarte con los hombres? ¿Acaso alguno de nosotros habla su idioma?

VÍCTOR Sí. El loro será nuestro intérprete.

NARRADORA Y enroscando la trompa en los barrotes de su jaula, el elefante Víctor los dobló sin dificultad y salió afuera. En seguida, abrió una tras otra las jaulas de sus compañeros.

EFECTO BULLA ANIMALES

NARRADORA Al rato, todos los animales del circo retozaban libres… ¡hasta el león!

CONTROL MÚSICA DRAMÁTICA

NARRADORA Los primeros rayos del Sol picaban como abejas zumbadoras sobre las pieles de los animales cuando el dueño del circo se desperezó ante la ventana de su casa rodante (BOSTEZO)

DUEÑO Pero… ¿qué es esto, qué ha pasado aquí?… ¡Auxilio, auxilio!

NARRADORA El dueño del circo pidió socorro y después se desmayó. De inmediato, los domadores aparecieron en su auxilio:

DOMADORES (A CORO) ¡Los animales están sueltos!

UN DOMADOR ¡Busquemos los látigos, de prisa!

NARRADORA Entonces, el loro tomó la palabra ante los domadores dispuestos a encerrarlos nuevamente.

LORO ¡Ya no vamos a trabajar en el circo!… ¡Huelga general, decretada por nuestro delegado, el elefante!

UN DOMADOR ¿Qué disparate es éste? ¡A las jaulas!

NARRADORA Los látigos de los domadores silbaban amenazadoramente.

ORANGUTÁN ¡Ustedes a las jaulas!

NARRADORA … gruñeron los orangutanes. Y allí mismo se lanzaron sobre los domadores y los encerraron. Pataleando furioso, el dueño del circo fue el que más resistencia opuso. Por fin, también él miraba correr el tiempo detrás de los barrotes.

CONTROL MÚSICA DE CIRCO

NARRADORA La gente que esa tarde se aglomeró delante de las boleterías, las encontró cerradas por grandes carteles que anunciaban:

LORO Circo Tomado Por Los Trabajadores. Huelga General De Animales.

NARRADORA Entretanto, Víctor y sus compañeros trataban de adiestrar a los hombres:

VÍCTOR ¡Caminen en cuatro patas y luego salten a través de estos aros de fuego!

OSITO ¡Mantengan el equilibrio apoyados sobre sus cabezas!

LEÓN ¡No usen las manos para comer! ¡Rebuznen! ¡Maúllen! ¡Ladren! ¡Rujan!

DUEÑO (LLORANDO) ¡Basta, por favor, basta!

NARRADORA … gimió el dueño del circo al concluir su vuelta número doscientos alrededor de la carpa, caminando sobre las manos.

DUEÑO ¡Nos damos por vencidos! ¿Qué quieren?

NARRADORA El loro carraspeó, tosió, tomó unos sorbitos de agua y pronunció entonces el discurso que le había enseñado el elefante:

LORO Patatín patatán. O nos envían de regreso a nuestras selvas… o…

DUEÑO ¿O qué?

LORO O inauguramos el primer circo de hombres animalizados, para diversión de todos los gatos y perros del vecindario. He dicho.

EFECTO RISAS ANIMALES

CONTROL MÚSICA IRÓNICA

NARRADORA Las cámaras de televisión transmitieron un espectáculo insólito aquel fin de semana: en el aeropuerto, cada uno portando su correspondiente pasaje en los dientes (o sujeto en el pico en el caso del loro), todos los animales se ubicaron en orden frente a la puerta de embarque con destino al África.

DUEÑO (3 P) ¡Maldición!

NARRADORA Claro que el dueño del circo tuvo que contratar dos aviones: en uno viajaron los tigres, el león, los orangutanes, la foca, el osito y el loro. El otro fue totalmente utilizado por Víctor… porque todos sabemos que un elefante ocupa mucho, mucho espacio.

Siguiente


¿QUÉ MENSAJE TE DEJA ESTE CUENTO?


BIBLIOGRAFÍA

  • Adaptación para radio del cuento de Elsa Bornemann, Un elefante ocupa mucho espacio. Este cuento fue prohibido en la época de la dictadura militar argentina.
UN ELEFANTE OCUPA MUCHO ESPACIO (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.