YO CONOZCO ESA MADERA

Los fieles devotos de San José estaban felices, pero…

NARRADORA Érase una vez un campesino que tenía una plantación de ciruelos. Todos los árboles daban sabrosas frutas, menos uno.

HOMBRE ¡Qué raro!… Este árbol lo he regado y cuidado igual que los otros… pero no da ciruelas.

NARRADORA El campesino decidió darle otra oportunidad para que el árbol demostrara su fertilidad.

HOMBRE Este ciruelo tiene que dar frutos, pues en todos mis años de agricultor ninguno me ha fallado.

NARRADORA Después de un buen tiempo y viendo que todo era inútil, el campesino decidió cortar el ciruelo sin frutos.

EFECTO HACHA

HOMBRE Se acabó… Este árbol está más seco que un hueso seco… Lo cortaré… Pero, ¿qué hago con el tronco?… Ya sé. Lo regalaré a la carpintería de la comunidad. Para algo les servirá, digo yo.

NARRADORA Después de cortar el ciruelo que no daba frutos, el campesino llevó el tronco seco a la carpintería.

EFECTO TALLANDO MADERA

NARRADORA Con la madera, el carpintero talló una estatua de San José y la donó a la iglesia del pueblo.

CARPINTERO ¡La estatua ha quedado preciosa!… ¡Los devotos de San José estarán felices!

EFECTO CAMPANAS DE IGLESIA

NARRADORA El campesino, antiguo propietario del ciruelo, fue un domingo a la iglesia y vio que todos estaban rezándole a la estatua de San José.

SACERDOTE Y usted, hijo mío, ¿no quiere también rezarle al santo?

HOMBRE ¿Yo? ¿Rezarle yo? ¿Y para qué?

SACERDOTE ¿Cómo que para qué? Para pedirle un milagro, hijo mío.

HOMBRE (SE RÍE) ¿Un milagro?… Perdone, padrecito… es que yo conozco esa madera. Si no pudo producir una sola ciruela… ¿cómo va a hacer un milagro, dígame?

CONTROLSICA IRÓNICA

LOCUTORA Moraleja: No es oro todo lo que brilla, ni es santo todo lo que está en la iglesia.

BIBLIOGRAFÍA
Anécdota comentada por Fernando De Fabritiis para la revista The New Yorker.

YO CONOZCO ESA MADERA

8 comentarios sobre «YO CONOZCO ESA MADERA»

  1. Es un mensaje ofensivo a los católicos (nosotros no pedimos nada hacia imágenes) y además, sin gracia. Yo bien sé que tienes muchas cosas mejores que publicar. Saludos.  
    Luciano Ferreira, CORAÇÃO DE MARIA, BAHIA, BRASIL.

  2. Las imágenes, las estatuas, los crucifijos, nunca han hecho milagros ni es lo que se cree en la religión católica. Eso creen los que no la conocen y por eso se lo imaginan. Sólo nos recuerda, igual que una fotografía, a quien nos dirigimos. Por lo tanto es crítica equivocada. Saludos.
    Javier Gomez A., MORELIA, MEXICO.

  3. Está muy bueno, les felicito pero les puedo contribuir a ampliar un poco más el concepto de enajenación. Esta se refiere a cuando el hombre o mujer construye o transforma algo con sus propias manos o en su mente y luego ese algo que ha “creado” lo domina, es decir, el hombre se doblega, se subordina, se arrodilla y se humilla ante lo que él mismo ha hecho.

    El ser humano es dominado por ese algo que ha “creado”. Ej: Los seres humanos con su trabajo diario, “crean” el capital que cada día hace más y más poderoso al capitalista, luego se doblega ante el capital y el capitalista. Cada día el hombre trabaja más y más hasta construir a un monstruo, el capitalismo, que luego se impone sobre él. El ser humano crea además dioses, fantasmas y diablos en su mente, que luego lo dominan.

    Con la fuerza de su trabajo el hombre creó todos los poderes del Estado y el Estado se impone sobre él. El hombre con sus propias manos corta del árbol un pedazo de su tronco, lo talla, crea una imagen o figura y luego se arrodilla ante ella porque cree que es algo divino.

    La enajenación tiene muchas caras y muchas formas de ser pero en realidad se refiere a que el objeto creado, domina al sujeto que lo ha creado.

    Las religiones son una creación del hombre, sus dioses y demonios han dominado siempre a los humanos y los han sumergido en la más cruel pobreza. Su fuerza creadora en contra de sí mismo ha sido tanta, que el mismo hombre ha creado imperios e imperialismos y ha vivido de rodillas ante ellos.
    Francisco Romero, ANACO, VENEZUELA.

  4. Qué precioso cuento y qué oportuna moraleja. Me encantan las voces. Es imposible que no gusten a los oyentes. Qué linda labor. Saludos.
    Ignacio, BUCARAMANGA, COLOMBIA.

  5. Ofensivo para los que creen, si creemos que solo nuestra postura es correcta, ya estamos equivocados, como gente de radio que hace radio, creo que hay que tener mucho cuidado antes de mostrar libremente cosas que puedan llevar a la falta de fe a los que escuchan o mostrar, como escuche en sus clips, posturas pro abortitas…Es sólo una opinión, no descarto que puedo compartir su postura en parte, pero si sé que debemos ser muy cautelosos para expresarlo. Saludos y mis respetos.
    Hector Collante, TUCUMAN, ARGENTINA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.