1. DOS OREJAS Y UNA BOCA

Granja latina es una fábula de contenido social con animales que sienten, hablan y luchan por su libertad. La granja representa a América Latina, a cualquiera de sus países, a cualquiera de sus grupos oprimidos. Los toros Ban y Dido representan a las clases dominantes, nacionales o extranjeras, que abusan de su poder. Los animales, con sus errores, dificultades y esperanzas, simbolizan al pueblo, ese que busca -a tientas- un modo de vida más conforme con la dignidad humana.

<<–INICIO || SIGUIENTE–>>

LIBRETO

NARRADORA Aquel día amaneció como todos los días… El gallo Kiko como de costumbre rompió a cantar avisándoles a todos los animales de la granja que ya el cielo había abierto su gran ojo amarillo.

EFECTO KIKIRIKI

NARRADORA El sol, ya se asomaba por los bordes de una nube y comenzaba su rutinaria carrera! De una punta a la otra del cielo.

NARRADORA La gallina Kika, como buena esposa, se tiró pronto de la rama de almendro donde dormía y fue acompañar a su marido y a reunir a sus hambrientos hijos.

EFECTO (ANIMALES) CLO CLO CLO… PIO, PIO, PIO…

NARRADORA Todos los demás animales que Vivian en granja latina sacudieron sus patas, sus rabos y sus alas dispuestos a comenzar una nueva jornada de trabajo.

EFECTO (ANIMALES) KIKIRIKI… GUAO GUAO GUAO,… CUÁ CUÁ CUÁ… PIO, PIO, PIO, BEE, BEE.

NARRADORA El puerco Simón fue el último en salir de la cama, oing, oing… al fin el hambre pudo más que la pereza y Simón fue a reunirse con sus compañeros.

EFECTO AMBIENTE DE GRANJA

NARRADORA Como todos los días, los animales de la granja latina, esperaban ansiosos la aparición de un animal especial que usaba sombrero y que cada mañana repartía el necesario alimento a todos. Este animal era el granjero. Pero aquel día no se dejaba ver en ninguna esquina de la granja. El gallo Kiko pensó que su reloj se había adelantado y quizás había cantado antes de tiempo, pero cuando el sol avanzó y avanzó a través del techo azul de la tierra y quedó colgado como una gran lámpara sobre las cabezas de todos ellos. Los animales sé convencieron que el granjero no vendría aquella mañana. Entonces Macario ladró decepcionado.

EFECTO PERRO LADRA

MACARIO ¿Acaso haya viajado a la capital? Pero yo no lo sentí salir por la puerta.

NARRADORA El puerco Simón gruñó.

SIMÓN Oing, oing, ¿A caso está durmiendo todavía? Eeeh? Y no es mala idea.

NARRADORA La chiva Matilde barrió:

MATILDE Beee, ¿A caso no vuelva jamás donde nosotros?

NARRADORA El pato Bernabé graznó:

BERNABÉ cuá, cuá, cuá, ¿entonces nos moriremos todos de hambre?

KIKA clo, clo, clo,… que sinvergüencería, que sinvergüencería, clo, clo,…

NARRADORA La gallina Kika chillaba presa de la decepción.

KIKA Que falta de responsabilidad, mírenme a mí con tantos muchachos y sin un grano de maíz para desayunar, clo, clo,…

NARRADORA: Desde entonces, reinó el desorden en Granja Latina, reino también el miedo, pero sobre todos los sentimientos reino el hambre. Todos daban vueltas y más vueltas entorno del inmenso roble, que regalaba su sombra en el centro de la granja. Después metían los picos, los hocicos en el comedero vacío y cuando se cansaban de esta búsqueda inútil se dedicaban a espiar con tristeza por entre las vigas de la puerta de madera que daba acceso al camino que conducía al pueblo, pero estaba solitario y la puerta cerrada. Por fin el viejo perro Macario, salto sobre la cerca de piedra y desde allí, comenzó a ladrarles a todos los animales.

MACARIO Guao, guao,… compañeros si no hacemos algo terminaremos mordiéndonos unos a otros, gua, guao,… y yo pregunto: ¿Quién tiene alguna idea para solucionar esta terrible situación?

NARRADORA Todos se miraban sin saber que responder. La gallina Kika muy angustiada rompió el silencio.

KIKA Clo, clo, clo… que sinvergüencería, mis hijos no han desayunado, no han almorzado tampoco y no estoy dispuesta a acostarlos sin cenar.

MACARIO Eeh por favor Kika, eso ya lo sabemos todos estamos en las mismas condiciones. En vez de lamentarnos busquemos entre todos una solución, por ejemplo, tú Canuto ¿Qué piensas de esto? El burro canuto, levantó con sorpresa sus grandes orejas y lanzó al aire su acostumbrado rebuzno.

CANUTO Yo opino, que, eh, eh, yo opino que no se me ocurre nada.

MACARIO Y a ti Catalina, tampoco se te ocurre nada.

NARRADORA La vaca Catalina, alzó los cuernos del suelo de donde había arrancado unas pocas hierbas, terminó de mascar con mucha calma su bocado y después de espantarse las cuatro moscas del lomo mugió su opinión:
CATALINA Muu Yo tengo una idea, esta servidora trabajó unos años en una lechería del pueblo, y ahí funcionaba una organización, yo propongo, formar una organización o como decían en el pueblo una cooperativa.

NARRADORA El puerco Simón gruñó con descontento.

SIMÓN Una cooperativa, nunca en mi puerca vida he oído hablar de semejante cosa.

NARRADORA El burro canuto resopló con indiferencia.

CANUTO ¿Una cooperativa? Si no te explicas mejor prima catalina, no entenderé nada.

NARRADORA La chiva Matilde, también meneó sus barbas con muchas dudas.

MATILDE Una cooperativa, bee, no conozco esa marca de alimento.

KIKA Clo, clo. Yo no quiero comer cooperativa, lo que yo quiero es maíz, maíz para mis pobres hijos.

SIMÓN ¡Va! Mejor me voy, a acostar mientras ustedes discuten.

KIKO Y yo también que bastante he madrugado hoy.

MACARIO Gua, gua. Un momento Simón no te vayas, ni tú tampoco gallo impaciente, esto es un problema de todos y entre todos tenemos que resolverlo, todavía no hemos escuchado la opinión de catalina, por favor catalina, explícate mejor…

CATALINA Muu… Yo decía que una cooperativa, es como una organización para poder hacer…

KIKA ¡Que sinvergüencería!, yo lo que quiero es maíz, maíz, para…

MACARIO Cállate ya Kika, y no seas estúpida solo piensas en lo tuyo, cállate y deja oír la sugerencia de Catalina.

KIKA Clo, clo. Y porque tengo qué callarme yo y tú sigues ladrando, te crees muy importante porque tienes buenos colmillos eh, pero has de saber que las espuelas de mi marido son más fuertes que tus colmillos viejos. Clo, clo.

MACARIO Querida Kika no se trata de eso ahora jajaja. Atiéndeme bien, nunca te has puesto a pensar ¿Por qué todos los animales nacemos con un par de orejas y una sola boca? Si, si tú que presumes de inteligente, respóndeme a esto, La gallina Kika se quedó pensativa y fue a refugiarse tímidamente bajo las brillantes alas de su marido el gallo Kiko.

MACARIO Haber no te calles ahora, resuélveme el enigma, ¿Por qué todos tenemos dos orejas y solamente una boca?

NARRADORA El pato Bernabé, que permanecía agachado junto a su charco de agua, dio un brinco hacia adelante, se acercó al perro Macario y graznó molesto.

BERNABÉ Yo tengo pico y no boca.

NARRADORA Entonces el gallo Kiko levantó la cresta para apoyar la protesta de Bernabé.

KIKO Y yo también y además no compares mis orejitas con las orejotas de canuto, asique más respeto.

NARRADORA El burro Canuto intento rebuznar.

CANUTO Eh, yo digo que debemos… Pero el puerco Simón lo interrumpió.

SIMÓN Usted no dice nada, usted se calla porque es burro.

CANUTO Y usted un puerco.

MATILDE Y a todo puerco se le llega su San Martín.

SIMÓN Me estas amenazando chiva apestosa.

MATILDE Mas apestoso eres tú puerco grosero que no has aprendido a bañarte en todos los años que llevas en este corral.

NARRADORA Don Macario, el viejo perro guardián trató de restablecer el orden entre sus compañeros, pero ya era demasiado tarde… todos chillaban al mismo tiempo y se insultaban, el gallo Kiko le clavó la espuela al puerco Simón y este pensando que era Matilde le tiró un mordisco a la pata de la chiva. Matilde arremetió contra canuto y el burro lanzó una patada a ciegas que desplomó al pato Bernabé mientras Kika, trepada en el lomo de catalina, le picoteaba las orejas. En pocos minutos la algarabía era insoportable.

EFECTO LLUVIA

NARRADORA Por suerte, en ese momento comenzó a llover y el agua enfrió los ánimos de todos. Entonces el perro Macario ladró desalentado.

MACARIO Eh compañeros parecemos animales ¿Qué logramos peleando entre nosotros, esto nos ha pasado por no saber escuchar a los demás, ni respetarnos entre nosotros, para eso precisamente la naturaleza nos regaló: DOS OREJAS Y UNA BOCA, o dos orejitas y un piquito… querido Bernabé Para que escuchemos más y hablemos menos.

NARRADORA La lluvia, se mezcló con la oscuridad y Granja Latina, se cubrió con el manto negro de la noche y todos los animales se resignaron a acostarse en ayunas, esperando un nuevo día.

CONTROL CORTINA DE LA SERIE

BIBLIOGRAFÍA

  • Colaboración el transcripción del libreto: Oblatas Del Corazón De Jesús, Managua Nicaragua.

GRANJA LATINA

1. Dos orejas y una boca [Escuchar]
2. El que no trabaja no come [Escuchar]
3. Una rana podrida [Escuchar]
4. Los dos visitantes [Escuchar]
5. Alimentos por piedras [Escuchar]
6. Simón el supervisor [Escuchar]
7. Suben los precios y baja la moral [Escuchar]
8. Los nuevos propietarios [Escuchar]
9. Sesenta piedras mensuales [Escuchar]
10. Tres tristes trucos [Escuchar]
11. El gallo negro [Escuchar]
12. Una gata planificada [Escuchar]
13. Tranquilidad viene de tranca[Escuchar]
14. Elecciones en la granja [Escuchar]
15. Gotas de amor [Escuchar]
16. La gran pelea [Escuchar]
17. ¡Váyanse de aquí! [Escuchar]
18. La muralla [Escuchar]
19. ¡AL FIN LIBRES! [Escuchar]
20. EL VERDADERO FINAL [Escuchar]

1. DOS OREJAS Y UNA BOCA

Un comentario sobre «1. DOS OREJAS Y UNA BOCA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.