11 CIANURO, ARSÉNICO Y OTROS VENENOS

Mi hijo Fredy me lo contó. Que los de la radio Buen Vivir habían ido a la comunidad indígena que vive en la cabecera del río, donde una empresa extranjera quiere instalar una mina de oro. [Kichwa] Pertenece a la radionovela: En el barrio el jabonero.

<< ANTERIOR || SIGUIENTE >>

LIBRETO

CONTROL MÚSICA CARACTERÍSTICA

LOCUTOR En el Barrio del Jabonero.

LOCUTORA Historias de la pandemia.

LOCUTOR Capítulo once.

LOCUTORA Cianuro, arsénico y otros venenos.

CONTROL MÚSICA CARACERÍSTICA

EUSEBIO Mi hijo Fredy me lo contó. Que los de la radio Buen Vivir habían ido a la comunidad indígena que vive en la cabecera del río, donde una empresa extranjera quiere instalar una mina de oro. Y como ahí no llega la señal de internet, grabaron entrevistas con Amaru, el dirigente de la comunidad, y con otros compañeros y compañeras.

FREDY Entonces, ya están enterados de la empresa minera que quieren poner por acá.

AMARU Claro, el otro día vinieron a ver el terreno, a hacer mediciones, trabajo de exploración… Dicen que somos (ENGOLA) “mendigos sentados sobre un banco de oro”.

FREDY Y ustedes, ¿qué piensan de eso?

AMARU ¡Que lo que quieren es llevarse el banco y dejarnos en el suelo!

CAMPESINA Prometieron trabajo, escuela, un puente… Promesas falsas. Más falsas que moneda de cuero.

AMARU Vamos a decidir con la comunidad. Pero aquí esa empresa no entra. Y díganlo alto por la radio, para que se vayan enterando. No entran porque no entran.

FREDY Cambiando de tema… Por acá, ni soñar todavía en vacunas…

AMARU Nada. El gobierno no se acuerda que existimos.

LULA ¿Y se han enfermado muchos?

AMARU No tantos. Las mayores saben de hierbas y con eso nos hemos ido aliviando. Yo mismo me contagié y, poco a poco, he ido saliendo.

CAMPESINA Aquí se respira aire limpio y se come del campo. Eso asusta a los bichos malos.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

EUSEBIO En el Barrio del Jabonero estamos ya impacientes. La alcaldesa había anunciado vacunas contra el covid pero éstas no llegaban nunca. Ni las gringas ni las chinas ni las rusas ni las cubanas…

ALCALDESA La paciencia todo lo alcanza, como dicen los santos. Esta semana ya tendremos el primer lote para la tercera edad. Es decir, quienes tienen más de 65 serán los primeros en pincharse. Así que, llenen la solicitud por internet y esperen el día y la hora. Y lleguen puntualitos, ¿eh? Que si pierden el turno, tienen que ponerse a la cola y esperar otro día. ¿Alguna pregunta?

VIEJO Alcaldesa… yo no sé ni cuántos años tengo… Mi madre decía que yo nací cuando el terremoto… pero como ha habido tantos temblores…

ALCALDESA Bueno, por lo calvito que está… usted ya cruzó la raya, abuelo. Ponga 75 y a lo mejor se queda corto.

VECINO 1 (GRITA EN 3P) ¡Más viejo es el viento y todavía sopla! (RÍEN)

EUSEBIO Señora Alcaldesa, ¿y para quienes somos menos mayorcitos?

ALCALDESA Hay que esperar un poco…

JOVEN (IRÓNICO) Claro, usted está muy tranquila porque usted ya se vacunó…

ALCALDESA Sí, lo hice con autorización del Ministro de Salud. Pero ahora estoy muy preocupada por la demora.

VECINO 1 ¡No se preocupe tanto y resuelva!

ALCALDESA Voy a presionar en el Ministerio. Me han asegurado que en este mes se vacunan hasta los jóvenes. Entonces, aguanten un poco. A inscribirse ya los abuelitos… ¡y a seguir todo el mundo con mascarillas!

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

EUSEBIO Yo me fui a hablar con la alcaldesa, pero no sobre vacunas sino sobre la empresa minera. Me habían contado que ella los iba a apoyar. No podía creerlo.

ALCALDESA Don Eusebio, le cuento que su hijo Fredy está empujando bien la emisora. Lo felicito.

EUSEBIO Gracias, gracias…

ALCALDESA Y dígame, ¿su esposa está participando en el proyecto de huertos familiares?

EUSEBIO Mi esposa murió hace muchos años, tantos como los que tiene Fredy.

ALCALDESA Uff… No sabía, don Eusebio. Lo siento de veras.

EUSEBIO Yo no venía a hablar de la emisora, alcaldesa, sino sobre ese proyecto minero.

ALCALDESA Ah, sí, me parece una oportunidad buenísima para nuestro municipio.

EUSEBIO No tan rápido, alcaldesa. Me gustaría que hable con los de la comunidad donde piensan instalar esa mina. ¿No le parece necesario?

ALCALDESA De acuerdo, sí, pero… ¿cómo los contacto?

EUSEBIO Tranquila por eso. Yo le aviso a Amaru, el dirigente. Un hombre serio, a carta cabal.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

EUSEBIO Les cuento que las mujeres que organizaron los huertos familiares están con las pilas puestas. La bodeguera Gumersinda les ha enseñado a sembrar en cualquier rincón de sus casas. Una pone macetas con lechugas y rábanos en la azotea. La otra planta perejil y culantro en la ventana. La otra cuelga botellas y tubos en las paredes y en cualquier lugar donde pueda crecer una col o una cebolla. ¡Solo les falta sembrar en los zapatos!

GUMERSINDA Compañeras, tenemos de todo, frutas, verduras, hierbas… Y ahora, hasta nos están sobrando productos.

VECINA 2 ¿Y entonces?

GUMERSINDA A mí se me ha prendido un foquito. ¿Por qué no ponemos una tiendita que sea propiedad de nuestra cooperativa?

VECINA 1 ¿De cuál cooperativa, Gumer?

GUMERSINDA La que vamos a formar. ¿Cuántas somos ya? Como doce, ¿no? Doce productoras de alimentos. Si nos organizamos como cooperativa podemos juntar los gastos y vender.

VECINA 2 Sembramos separadas pero vendemos juntas. ¿Eso propones?

GUMERSINDA Sí, hermana. Y hacemos un fondo común. Y cuando necesitamos semillas o herramientas compramos juntas también. ¡Una cooperativa, compañeras!

VECINA 1 ¿Y saben qué, compañeras? Nos podemos capacitar para hacer otras cosas. Jabones con romero, con manzanilla… ¡qué rico!

VECINA 2 ¡Y velas con flores de lavanda!

GUMERSINDA ¡Y ruda para atraer el dinero!

VECINA 1 ¡Cómo sueñas, Gumersinda!

GUMERSINDA Hay que volar alto, como el gavilán. Si no, te come el tigre.

VECINA 2 Yo tengo una comadre en el norte que trabaja en una cooperativa y me dice que les va muy bien. Producen, van a las ferias orgánicas. A lo mejor podemos trabajar con ellas.

GUMERSINDA Escuchen, mujeres. Como me dijo una amiga “Solas somos invisibles. Pero unidas somos invencibles”. (APLAUSOS)

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

EUSEBIO Dicho y hecho. Me fui a calentarle las orejas al dirigente Amaru Sánchez en su comunidad río arriba. Y esa misma tarde, con su sombrero de paño negro que no se quitaba ni para comer, Amaru estaba frente a la alcaldesa Magdalena Ayala.

AMARU Con mucho respeto, señora alcaldesa, pero mi abuelito me enseñó que antes se coge al mentiroso que al cojo.

ALCALDESA Conozco el dicho, pero no sé a qué se refiere, Amaru Sánchez.

AMARU Al mentiroso de esa empresa minera que vino a verle y a prometerle el Inti y la Killa, el Sol y la Luna.

ALCALDESA ¿El señor Wilson Gualachi?

AMARU Ese señor vino por nuestra comunidad con la misma canción. Alcaldesa, ¿usted sabe cómo trabajan esas minas que las llaman a cielo abierto?

ALCALDESA No en detalle, pero entiendo que hacen un trabajo responsable…

AMARU ¿Responsable? Mejor le cuento y le adelanto este pañuelito para que llore. Escuche. Lo primero que hacen es dinamitar la montaña. Luego trituran toneladas de roca y las convierten en polvo. Después, lavan todo con miles y miles de litros de agua mezclada con cianuro, arsénico y no sé cuántos venenos más para separar los granitos de oro sueltos en ese lodo.

ALCALDESA Agua que sacarían del río de su comunidad…

AMARU Exacto.

ALCALDESA Pero no se preocupe tanto. Me explicaron que esas empresas hacen un tratamiento al agua y la devuelven más limpia que antes.

AMARU Eso no pasa en ninguna parte del mundo, alcaldesa. Porque limpiar el agua cuesta carísimo. Y esas empresas quieren mucho dinero y rápido.

ALCALDESA ¿Entonces?

AMARU Toda esa agua cochina va otra vez al mismo río, y mata los peces y se filtra bajo la tierra. El agua ya no sirve para beber y el suelo ya no sirve para sembrar.

ALCALDESA Usted decía cianuro, arsénico…

AMARU Mercurio también. Esos venenos están prohibidos en Canadá y Estados Unidos porque son super dañinos para la salud de las personas. Enséñeme su mano, alcaldesa.

ALCALDESA ¿Mi mano? ¿Qué…?

AMARU Ese anillo de oro que tiene usted en su dedo… pesará, no sé, unos cinco gramos de oro. Pues para conseguir esos gramitos hay que envenenar cinco mil litros de agua.

ALCALDESA Está bien, todo eso es verdad, pero… pero, al menos, dan trabajo… miles de empleos…

AMARU No me haga reír que tengo el labio partido. Escuche esto, alcaldesa…

PERIODISTA “Quienes defienden la megaminería argumentan que genera riquezas y miles de empleos. Falso. Según la CEPAL, a 2017 le minería sólo representó el1.8% de los empleos en Chile y el 1.1% en Perú, dos países donde se ha desarrollado la megaminería. En las minas se genera empleo sólo en las etapas iniciales, pero en la etapa de explotación el empleo desciende completamente y son trabajos altamente peligrosos.

AMARU Es un reportaje muy serio hecho por un periodista ecuatoriano.

ALCALDESA Pero entonces…

AMARU Y en cuanto a las mujeres, ningún trabajo. Lo que hay es explotación sexual. Prostitutas en las cantinas.

ALCALDESA Eso es cierto, lo sé bien. Pero también están las regalías, lo que gana el Estado…

AMARU Al Estado le quedan migajas… Si tiene suerte, un 10 por ciento. La empresa extranjera se lleva el 90 y a nuestro país le queda el 10. ¿Le parece justo?

ALCALDESA No, claro que no…

AMARU Regalamos nuestras riquezas. Este cuento, alcaldesa Magdalena, comenzó hace más de 500 años en el Cerro Rico de Potosí, en Bolivia.

ALCALDESA Le reconozco, Amaru Sánchez, que me ha puesto a pensar.

AMARU Solo pensar no sirve, alcaldesa. Póngase a actuar.

CONTROL MÚSICA DE CIERRE

LOCUTORA Una producción de Radialistas Apasionadas y Apasionados.

LOCUTOR Esta historia continuará

11 CIANURO, ARSÉNICO Y OTROS VENENOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.