EL JUEGO DE LAS ESPADAS

Anacaona, cacica de Jaragua, en las tierras altas de Haití .

NARRADORA Se llamaba Anacaona que, en idioma taíno, significa Flor de Oro.

NARRADOR Era la cacica de Jaragua, en las tierras altas de Haití .

NARRADORA Era poeta. En los areítos, fiestas indias de hermandad, Anacaona componía los versos, invocaba al Sol y la Luna, y a los zemis, dioses protectores de su raza.

EFECTO OLAS

NARRADOR De los españoles tenía malos recuerdos. Su esposo, el cacique Caonabo, dirigió la primera insurrección del nuevo mundo contra los recién llegados. Pero el almirante Colón lo capturó y lo llevó a España encadenado. El indio rebelde murió en el trayecto.

CONTROL TAMBORES

NARRADORA En la isla, bautizada por los conquistadores como La Española, gobernaba Nicolás de Ovando.

HOMBRE Cacica Anacaona, dicen que ese tal Ovando está viniendo por estos lados.

ANACAONA ¿Viene en son de paz?

HOMBRE Parece que sí. Pero con esos barbudos uno nunca sabe.

ANACAONA Pues lo recibiremos con hospitalidad.

MUJER No sea ingenua, mi reina. Los españoles son malos. Mire lo que hicieron a su esposo Caonabo. Dicen que lo mataron en la canoa grande y arrojaron su cuerpo al tiburón.

ANACAONA Tal vez no todos los forasteros sean así. Nosotros no queremos mal para ellos. ¿No podemos vivir en paz si hay peces y yuca y agua para todos?

CONTROL TAMBORES

NARRADOR A los pocos días se apersonó el gobernador Nicolás de Ovando con una expedición de 60 hombres a caballo y más de 300 peones.

ANACAONA Bienvenidos, forasteros, si vienen con buen corazón.

EFECTO RELINCHO CABALLO

OVANDO (ESPAÑOL) Venimos en nombre de la cristiana reina Isabel de Castilla a negociar con vosotros que estáis ocupando una tierra que no os pertenece.

ANACAONA Después negociaremos. Ahora, bajen de esos animales y coman casabe con nosotros. Fumen el tabaco de la hermandad. ¡Y que suenen los tambores y los caracoles!

NARRADORA Las mujeres se pusieron a cantar y los indios, los más jóvenes, enseñaban a los españoles el juego de pelota.

OVANDO Pues, nosotros conocemos otro juego mejor… ¡Soldados!…

EFECTO DESENVAINANDO ESPADAS

OVANDO Es el juego de las espadas… A ver, mis hombres, metan a todos estos indios desvergonzados, que ni siquiera se ponen ropa, en esa choza… ¡Vamos, de prisa!

NARRADORA Rodearon a toda la población del batey. A empujones, los hicieron entrar en el bohío grande.

EFECTO FUEGO Y ALARIDOS

NARRADORA Los españoles encendieron fuego y los quemaron vivos. A quienes intentaban escapar, los perseguían a caballo y los atravesaban con las espadas.

OVANDO ¿Así que ésta es la famosa reina Anacaona?… Ja, ja, ja…

ANACAONA ¿Qué mal te ha hecho mi pueblo para que nos trates así?

OVANDO Amárrenla y llévenla a Santo Domingo. De ésta me encargo yo.

NARRADORA La trasladaron a la ciudad construida por los conquistadores en la costa sur de la isla. Abusaron de ella. Y la ahorcaron.

CONTROLSICA TRISTE

NARRADOR Haití contaba con una población de medio millón de indígenas. En los primeros 20 años de invasión española, fueron exterminados más de 400 mil. Pocos años después, ya no quedaba una sola taína, ni un solo caribe, ni una sola voz india para contar lo ocurrido.

BIBLIOGRAFÍA
Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, 1542. Sarpe, Madrid 1985.
EL JUEGO DE LAS ESPADAS

Un comentario sobre «EL JUEGO DE LAS ESPADAS»

  1. Es una historia real de lo que vivió esta raza, por esto me da coraje ver nombres de españoles en las calles o monumentos de mi país; fueron unos sanguinarios en nombre de la reina católica y la religión,  fueron unos mercaderes de la maldad.se hacian llamar cistianos y solo eran asesinos en nombre de la corona .
    Ana, VEGA VAJA PUERTO RICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.