EL MEJOR RINCÓN DE SONIDOS

Este radioclip es de texto y no tiene audio grabado.

Las tres voces del lenguaje radiofónico caben en este maravilloso rincón de sonidos: nuestra boca.

En las cabinas de grabación de las emisoras, siempre había un “rincón de sonidos”. Ahí podíamos encontrar los cachivaches más aparentemente inútiles.

¿Dos cascarones de coco? Servían para hacer galopar caballos en la imaginación del oyente. ¿Un serrucho largo y oxidado? Para las tormentas. ¿Tablas viejas? Pasos en una habitación. ¿Una caja con arena? Pasos en la playa. El papel celuloide para sugerir incendios y las botellas vacías para soplar vientos… Después llegaron los discos de efectos sonoros que tanto ayudaron a los operadores técnicos.

Pero antes de los discos y de los rincones de sonido, estaban la boca, la lengua y las cuerdas vocales. Nuestro aparato fonador, si así queremos llamarle. Con éste, no solamente emitimos palabras. Cantamos, podemos reproducir innumerables sonidos de la naturaleza. En realidad, las tres voces del lenguaje radiofónico (palabra, música y efectos) caben en este maravilloso rincón de sonidos que es nuestra boca.

Lo que pasa es que nuestra boca se ha ido subdesarrollando. Hemos atrofiado sus posibilidades expresivas. Pregúntale a un chofer por su camión. Te responderá sumando la palabra a la onomatopeya del motor. Habla con una niña sobre sus profesores. Se pondrá a imitar la voz de cada uno.

¿Y nosotros, radialistas? ¿Y nosotras, animadoras de programas? Nos solemos olvidar de la magia de los sonidos, teniendo la capacidad de ir más allá de las simples palabras. En nuestra locución podemos doblar voces, “actuar” supuestos diálogos, añadir efectos sonoros que grafican una situación, silbar, tararear, reír, abuchear, suspirar, susurrar…

Haga un experimento. Lea el siguiente párrafo. Después, incorpore las indicaciones que se señalan en LETRAS MAYÚSCULAS.

Entra el Ministro…. PSSSST… Todos se callan… EJEM, EJEM… Desde la tribuna empieza a hablar… ENGOLANDO VOZ… “La crítica situación económica que atravesamos…” BOSTEZO… Ese cuento ya lo hemos oído, señor Ministro.

En fin, se trata de sacarle mucho más provecho a la lengua, nuestra más dócil colaboradora en el arte de comunicarnos con expresividad.

EL MEJOR RINCÓN DE SONIDOS

10 comentarios sobre «EL MEJOR RINCÓN DE SONIDOS»

  1. Me gustó mucho esta lectura y me da mucha nostalgia de ver y comprobar como el modernismo y el avance tecnológico nos vuelve perezosos y nos limita la creatividad ,si es verdad que la radio de hoy puede tener mas limpieza en cuanto a su instrumentación, documentación y a la hora de salir al aire, pero no se compara a la de la radio de nuestros abuelos. La naturalidad la espontaneidad y la improvisación daba más espacio a que afloraran las ideas y mantenían a la expectativa a los oyentes, que bueno poder recuperar esta radio costumbrista.

    Ana Edit Gomez Escobar, PTO BERRIO COLOMBIA.

  2. Excelente como se hace la comparación entre una radio que escucharon nuestros abuelos y una radio la cual se ve marcada por el uso de tecnologías de sonido cada vez mas imnovadoras, se hace evidente que muchas de nuestras emisoras comunitarias funcionan en base al tesoro de esos líderes y gomosos del tema radial los cuales ven en este medio una forma de expresar las necesidades de sus comunidades.

    Alexander Marulanda, TULUA COLOMBIA.

  3. Creadividad, astucia para detectar lo esencial a la comunidad, humor, impacto, y unos buenos «narradores de cuento», son elementos que enriquecen la radio comunitaria. Con grandes dosis de interés por las problemáticas de la comunidad. Y unos buenos abrebocas al iniciar la emisión.

    Guillermo Martinez Paez, BOGOTÁ,COLOMBIA.

  4. La radio es jugar con la imaginación es poner a interactuar al oyente y a pesar que en estos tiempos existen más recursos para alimentar y ambientar una situación, en mi humilde opinión creo que las personas que hacen radio deberían utilizar más los cocos, tablas viejas, etc. pues si quieres despertar la imaginación de los demás primero hay que despertar la nuestra.

    Eduard Amaya Barreto, CHALAN COLOMBIA.

  5. Los docentes podemos aplicar esta técnica que se ha quedado en el ovido. Podemos incluir sonidos en nuestros comentarios y conversaciones con estudiantes y las clases puden ser más BRILLANTES.

    Robinson Erazo, IPIALES – COLOMBIA.

  6. Emocionante saber cómo se hace la comparación del ayer con el hoy, pero sobre todo como este radioclip, con sus contenidos y ejercicios, nos hace participes de la historia con nuestros propios sonidos.

    Adriana Mazo, MEDELLIN – COLOMBIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.