EL PADRE DE LA CRIATURA

La virginidad… ¿virtud o prejuicio? Pregúntale a la doctora Miralles.

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la Doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA DEL CONSULTORIO

DOCTORA ¿Qué tal, amigas y amigos? ¿Cómo están? En un consultorio anterior hablamos del himen, esa telita residual que cubre la entrada de la vagina y que, en realidad, no sirve para nada, pero que la cultura patriarcal ha vuelto exageradamente importante.

CONTROLFAGA MUSICAL

MUJER LLORA

HOMBRE ¡Qué vergoña!… ¿Qué van a decir de nuestra famiglia? ¡Desflorada!… ¡Desvirgada!… ¡Ya no vales nada!…. ¿Cómo voy a poder casarte si ya estás usada!… ¡Porca miseria!

CONTROLFAGA MUSICAL

DOCTORA El himen. El mito del himen. (MEDIA VOZ) En realidad, el mito no es el himen, sino la virginidad que supuestamente asegura. (A SU TONO) Por eso, hoy hablaremos de la virginidad. Así que, vayan preparando sus preguntas…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Tenemos una primera llamada… ¿Sí?… Aló…

MUCHACHA (CON FILTRO) Doctora, yo quiero preguntar sobre ese tema. Pero me da vergüenza…

DOCTORA ¿Qué te da vergüenza?

MUCHACHA Es que… yo voy a casarme pronto… Y no le he dicho a mi novio que… que… que ya yo tuve ya mi movidita por ahí, ¿usted me entiende, doctora?

DOCTORA Que ya has tenido relaciones sexuales.

MUCHACHA Sí, doctora. ¿Y qué hago yo ahora, doctora?

DOCTORA ¿Y qué problema hay, muchacha? Conversa con él. Si has tenido
relaciones con otra persona antes de tu novio actual, él debe saberlo. Pero no tienes que angustiarte ni avergonzarte. Si fue una decisión tuya responsable, no hiciste nada malo.

MUCHACHA Pero… ¿y qué va a pensar él de mí?

DOCTORA Lo mismo que tú vas a pensar de él cuando te cuente las suyas. Pregúntale si él no ha tenido también su movidita por ahí…

EFECTO TELÉFONO

VIEJO (CON FILTRO) Un momento, doctora. Usted tiene que aclarar muy bien las cosas. A ver, dígame, ¿no es bueno que la mujer llegue virgen al matrimonio?

DOCTORA Yo no voy a decir ahora si es bueno o malo que llegue virgen. Lo que le voy a explicar es qué hay detrás de todo esto. Por ejemplo, ¿por qué se le pide virginidad a la mujer y no al hombre?

VIEJO (CON FILTRO) Bueno, imagino que es una ley espiritual establecida por Dios.

DOCTORA No, no metamos a Dios en los asuntos que inventamos los humanos. A ver, amigo mío, piense usted. ¿Por qué nosotras sí y
ustedes no?

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Sí?… ¿Quieres responder a mi pregunta?

MUJER Yo creo que eso es puro-purito machismo, doctora.

DOCTORA Y dilo alto. Escuchen, bien, sobre todo, las personas mayores. El origen de la virginidad exigida a las mujeres no tiene nada de espiritual. En las antiguas culturas patriarcales, el matrimonio era visto como un negocio. El hombre “compraba” una mujer para tenerla a su servicio y para que le diera hijos. ¿Cómo se aseguraba ese hombre que los hijos fueran verdaderamente suyos? Consiguiendo una mujer virgen.

MUJER Claro, porque si no era virgen, ¿cómo sabía que ella no se había embarazado de otro y se lo estaba achacando a él?

DOCTORA Exacto. Esa es la razón, la verdadera razón, de la tan sublimada “virginidad” de la mujer: saber con certeza quién es el padre de la criatura.

EFECTO TELÉFONO

VIEJO Insisto, aunque a usted no le guste, doctora Maravilla.

DOCTORA Doctora Miralles, mejor.

VIEJO Pues querida doctora Miralles, yo siempre he oído que la virginidad es la flor más hermosa que una esposa le regala a su esposo…

DOCTORA … y que el esposo le regalará a la esposa, para que queden empatados.

VIEJO Bueno, de los esposos, como le decía, yo no sé, porque…

DOCTORA Escuche, amigo mío. La tan celebrada virginidad no es otra cosa que un mecanismo que inventaron ustedes, los varones, para controlar a las mujeres antes de la boda. Después, la querrán seguir controlando con otras prohibiciones.

EFECTO TELÉFONO

JOVEN Doctora, yo la llamé antes…

DOCTORA Ah, sí, la de las moviditas…

JOVEN Es que oyéndola a usted no me queda claro si es mejor o peor llegar virgen al matrimonio… ¿Me lo puede aclarar?

DOCTORA Por supuesto, pero en el siguiente programa. ¡Hasta la próxima, vírgenes y no tan vírgenes!

EL PADRE DE LA CRIATURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.