EL TAZÓN DE MADERA

Una pareja joven, un abuelo y un niño.

NARRADORA El anciano vivía con su hijo, su nuera y un nietecito de siete años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos eran lentos e indecisos.

ESPOSO ¡Papá, apúrate, la mesa está servida!… ¡Papá!

NUERA Este viejo me va a acabar la paciencia… Nunca está en su sitio.

NARRADORA El abuelo se sentaba con dificultad y comenzaba a servirse…

EFECTO PLATO QUE CAE Y SE ROMPE

ESPOSO (MOLESTO) ¡Otra vez!… Pero, papá, caramba, ¿es que no puedes comer decentemente?

ANCIANO Perdóname, hijo, es que no veo bien y…

CONTROL MÚSICA TRISTE

NARRADORA El arroz, los guisantes, se le escapaban de la cuchara y caían al suelo. Y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.

NUERA Ya no lo aguanto. Es tu papá, pero ya no lo aguanto. Bota todo, hace ruido al comer y, a este paso, acabará con la vajilla. Tienes que hacer algo.

ESPOSO Yo también me cansé. Verás lo que voy a hacer.

NARRADORA Así fue como el joven matrimonio decidió poner una pequeña mesa en la cocina. El abuelo comería ahí y los dejaría en paz.

ESPOSO Y para que no acabe con tu vajilla, le servirás la comida en este tazón de madera.

CONTROL MÚSICA TRISTE

NIÑO Mamá, ¿por qué el abuelo come ahí, en ese rincón?

MAMÁ Porque le gusta, hijito. El abuelito está muy cómodo ahí.

NIÑO ¿Y ese tazón de madera?

MAMÁ A los viejitos les gusta así. Ese es su plato.

NARRADORA En el almuerzo, en la cena, los papás y el niño se sentaban a la mesa, mientras el anciano los observaba desde el rincón de la cocina.

ESPOSO Ahí tienes tu comida, papá. Ten cuidado no derrames la sopa, ¿oíste?… ¿Oíste bien?

NARRADORA El niño observaba todo. También vio una lágrima en los ojos del abuelo cuando éste intentaba, sin lograrlo, llevarse la cuchara a la boca.

CONTROL MÚSICA TRISTE

NARRADORA Una tarde, antes de la cena, el papá observó a su hijo cortando unos trozos de madera.

ESPOSO ¿Qué estás haciendo, muchacho?

NIÑO Un tazón de madera para ti y otro para mamá. Van a quedar lindos. Y cuando yo sea grande, ustedes comerán en ellos.

NARRADORA El niño sonrió y continuó su tarea.

CONTROL MÚSICA MUY EMOTIVA

NARRADORA Esa tarde, a la hora de la cena…

ESPOSO Ahí no, papá. Ven con nosotros a la mesa. Siéntate en la cabecera.

CONTROL SUBE MÚSICA EMOTIVA

EL TAZÓN DE MADERA

5 comentarios sobre «EL TAZÓN DE MADERA»

  1. Hola, una gran lección, para los futuros padres y que la juventud, debe aprender a tener amor a los que nos dieron la vida, así mismo pagarles con el mismo amor y cariño cuando lleguen a viejos. El adagio popular, «así como tratas, te tratarán a ti», los padres son el fiel reflejo de los hijos,en casa se aprende los primeros pasos, las y al árbol desde pequeño se debe enderezar, para que no crezca torcido, porque lo que tu siembras cosechas. Un hijo malcriado,no tendrá respeto ni así mismo, peor a sus propios padres.

    Carmita Quintanilla, CALUMA-ECUADOR.

  2. En libro de levítico 19:32 se nos demanda: «delante de las canas te levantarás y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor». Yo Jehová. Hemos olvidado el mandamiento y las bendiciones que este produce cuando lo practicamos, pues vivimos en un mundo decadente e inmoral que nos cobra las consecuencias nefastas de no tomar en cuanta los mandamientos de Dios en nuestra vida, siendo infelices y haciendo infelices a los demás como en el caso de nuestros ancianos. 

    Hilda Gonzalez, SAN SALVADOR EL SALVADOR.

  3. Es muy triste, pero el niño lo hizo reflexionar al papá para que el abuelo volviera a sentarse en la mesa junto a ellos tres.

    Dario Ruben Chialvo, VILLA MARIA, CORDOBA.

  4. Dios es amor, un niño es un ángel de Dios, el anciano es un niño. No desperdicies la oportunidad de estar más cerca de Dios.
    Roberto, QUITO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.