¿HABLAR DEL ABORTO?

Dos de cada tres óvulos fecundados no se implantan en el útero… Entonces, ¿la naturaleza sería abortista?

LOCUTOR A continuación, nuestro habitual espacio “El consultorio sexual de la doctora Miralles”.

CONTROL CARACTERÍSTICA CONSULTORIO

DOCTORA Amigas, amigos, nuevamente con ustedes y nuevamente para hablar de temas que no hablamos en casa ni en la escuela, los temas del sexo. Y hoy, siguiendo una excelente sugerencia de una amiga en el anterior consultorio, vamos a comenzar a hablar del aborto. Digo comenzar a hablar, porque este asunto tiene mucha tela que cortar. El aborto. Un problema grave, gravísimo, de salud pública. Escuchen este dato: 600 mil mujeres mueren cada año en el mundo por practicarse abortos clandestinos, en pésimas condiciones higiénicas. El aborto. Un tema que no es nada sencillo, que tiene muchos matices…

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA ¿Sí, aló?

HOMBRE ¡Ningún matiz, doctora!… Usted me perdona, pero el aborto es un crimen. Y punto. Un crimen, un asesinato. Y no hay más que discutir.

DOCTORA Un momento, un momento, señor. No lo diga tan rápido. Usted, como hombre que es, tal vez nunca se vio frente a un dilema tan grave…

HOMBRE Y usted, como incrédula que es, tal vez nunca leyó la ley de Dios. Aquí no hay que dar demasiadas vueltas, doctora. Matar a una criatura indefensa es un crimen. Y punto.

DOCTORA Claro, el problema está en saber cuándo comienza a ser criatura una criatura…

HOMBRE ¿Cómo que cuándo comienza?

DOCTORA Le pregunto a usted que cuándo comienza a ser “humano” un ser humano.

HOMBRE Desde el primer momento de la concepción.

DOCTORA Es decir…

HOMBRE Desde que un espermatozoide masculino entra en un óvulo femenino, ahí comienza a haber un ser humano, una persona.

DOCTORA ¿Usted cree?

HOMBRE Y desde ese primer instante, Dios infunde un alma inmortal… ¿Escuchó bien? ¡Un alma inmortal! Desde el primer momento de la concepción.

DOCTORA ¿Usted está seguro de eso, mi amigo?

HOMBRE Segurísimo. La santa madre iglesia lo enseña.

DOCTORA Y eso quiere decir…

HOMBRE Eso quiere decir que abortar un ovulo fecundado, desde el primer momento, es un a-se-si-na-to.

DOCTORA Creo que usted está equivocado, mi amigo, y la santa madre también. Porque si fuese así, Dios, ese Dios que usted menciona, sería un a-se-si-no.

HOMBRE Pero, ¿qué disparate está diciendo usted, doctora?

DOCTORA A ver, mi amigo. Tranquilícese y respóndame: ¿quién creo la Naturaleza? ¿Fue Dios, verdad?

HOMBRE Por supuesto.

DOCTORA Pues entonces, como le digo, Dios y la naturaleza son asesinos, abortistas. Porque usted debe saber, y si no sabe se lo digo yo, que dos de cada tres óvulos fecundados no se implantan cuando llegan al útero, no prenden, y son expulsados con la sangre menstrual de la mujer…

HOMBRE ¿Y qué me quiere decir con eso?

DOCTORA Que esos óvulos fecundados, según usted, ya tienen un alma inmortal… y Dios permite que sean abortados… Explíqueme eso, porque Dios sería entonces cómplice de asesinato, y todas las aguas residuales del mundo estarían llenas de almas inmortales…

HOMBRE Mire, doctora, Dios sabrá lo que hace y por qué lo hace… Dios es infinito, incomprensible…

DOCTORA Sí, sí, pero no se me vaya por las ramas… si Dios permite eso, Dios es abortista… Explíqueme eso…

HOMBRE Usted, doctora… ¡usted es la abortista!… ¡Asesina!

EFECTO CUELGA

DOCTORA ¿Se dan cuenta? Eso es lo que suelen hacer los fanáticos, los fundamentalistas, cuando no tienen argumentos, insultan y terminan el diálogo.

EFECTO TELÉFONO

DOCTORA Veamos quién llama ahora… ¿Sí?

CHICA No le haga caso a ese dinosaurio, doctora. Como los hombres no se embarazan, dicen tonterías. Ellos no saben. Nosotras sí queremos saber y hablar de este tema.

DOCTORA Y vamos a hablar, claro que sí. Vamos a hablar del aborto, pero tranquilamente, sin fanatismo, investigando, averiguando bien… En este tema, y en todos los temas, cada quien tiene su opinión y hay que respetarla. Yo voy a darles mi opinión también. Pero siempre con respeto. Con respeto y cumpliendo mi horario porque ya el técnico me está haciendo señas. ¡Hasta la próxima, amigas y amigos!

¿HABLAR DEL ABORTO?

Un pensamiento.

  1. Quiero comenzar este comentario aclarando que soy partidaria de la despenalización del aborto. Sin embargo, me parece que este radio clip, en un afán por defender algo que yo también defiendo, está simplificando demasiado un problema que es extremadamente complejo; pues, si bien pienso que el aborto no debería ser penalizado, tampoco es una circunstancia ligera. El aborto, más allá de su legalidad o conveniencia, es una situación muy delicada, que de llegar a consumarse voluntariamente deja marcas muy profundas en la vida psicológica no solo de las personas, sino de los sistemas familiares. Esto no lo digo como una persona religiosa, sino como una persona que conoce de psicogenealogía, constelaciones familiares y terapia familiar sistémica y ha visto las huellas que dejan los abortos provocados en las personas y en los sistemas familiares. Una cosa son los óvulos fecundados que la misma naturaleza se encarga de desechar, en su sabiduría, y otra muy diferente el hecho de tomar la durísima decisión de interrumpir un embarazo porque las circunstancias de la vida no permiten llevarlo adelante. Me parece que es así cómo se deben enfocar las cosas, además desde el respeto al dolor de las personas que tienen que tomar esta difícil decisión.

    Lucrecia Maldonado, QUITO, ECUADOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.